Lunes, 29 de Mayo del 2017
LOS TACONES DE OLIVIA

EL EDITORIAL: “… Ni siquiera pidiendo socorro…”

admin 26 mayo, 2015 NURIA ROCA 3 comentarios

   
Las elecciones mandan y ayer lunes la actualidad estaba centrada en ellas, además tengo que confesaros que tenía un poco de miedo a enfrentarme a este editorial que sabía que debía hacer… 

A veces hay líneas que asustan porque sabes que van a doler, pero desde el viernes sentía que le debía un editorial a una niña a la que no conocía… No sé su nombre, sólo una parte de su historia, una historia que le hizo saltar al vacío antes de ir al colegio porque ya no podía más… 

Una niña de 16 años a la que no conocía pero a la que hubiera deseado abrazar para mitigar ese dolor y ese miedo que le hicieron acabar con su vida por culpa de un malnacido, de un sistema que no supo protegerla, por el fracaso de una sociedad entera en definitiva… Una niña con discapacidad motriz e intelectual que cursaba segundo de la ESO… Una niña que cada mañana era objeto de burlas y chantajes… Una vida insoportable de la que quiso salir pidiendo ayuda y que nadie fue capaz de prestarle… La vida es dolorosa cuando no se puede comprender… 

Una niña que, como otros miles de niños, se deshacen cada día de cole en el dolor que provocan las burlas y el miedo… La complicidad de los cobardes y de las autoridades incapaces de prestar ayuda ni siquiera cuando alguien pide socorro… 

Tengo hijos y siento miedo, como todos los padres. Miedo a que nuestros hijos sufran y hasta pánico de que alguno de ellos sea el que cause dolor a otros… Ningún padre piensa en eso, pero siempre que hay un niño acosado hay otro acosador y muchos que callan… Una escuela debería ser el lugar más maravilloso del mundo y nadie debería convertirla en un lugar inhabitable… 

Se necesitan medios para que ningún niño sienta miedo en un colegio, que a la más mínima muestra de sufrimiento se ataje con toda la contundencia posible para que los fuertes no salgan siempre ganando en el sitio donde se debería, sobre todo, enseñar a pensar y a respetar al otro… 

Ya sabía que estas líneas iban a doler, pero se las debía a una niña a la que no conocí y a la que me hubiera gustado abrazar. 

Compartir

Acerca del autor

3 Comentarios

  1. Cristina 27 mayo, 2015 at 8:27 pm

    Amén.
    Es lo más importante intentar no educar a monstruos ni dejar que nuestros niños como madres se conviertan en ellos. Y lo más difícil por lo que desgraciadamente vemos cada vez más en nuestra sociedad. Madres del mundo mantengámonos sanas y tendremos niños sanos convertirlos en adultos sanos es nuestro cometido, responsabilidad y obligación.
    Mi pésame enorme a esa madre ahora desolada.

  2. Ana Belén García 26 mayo, 2015 at 5:11 pm

    Me has emocionado Nuria. Pobre niña.

  3. guillermo grandal alonso 26 mayo, 2015 at 3:12 pm

    envidia que la tenían a la pobre niña nuria, como siempre ocurre en los casos de acoso escolar
    un beso chiquilla

Deja tu comentario