Miercoles, 23 de Agosto del 2017
LOS TACONES DE OLIVIA

EL EDITORIAL: “Que hagan lo que quieran, pero que no lo llamen matrimonio”

admin 1 julio, 2015 NURIA ROCA 3 comentarios

   

Grecia acapara toda la actualidad de la semana y seguramente lo seguirá haciendo durante todo el verano hasta que se despeje la incertidumbre de lo que acabará siendo Europa después de esta crisis hasta ahora sin precedentes… Si bien, es necesario casi por higiene mental y para no acabar hartos de tanta propuesta y contrapropuesta de unos y otros, mirar hacia otras noticias que nos pongan de mejor humor… 

En estos días se celebran las fiestas del Orgullo Gay y en España, además se cumple una década desde la aprobación de la Ley del matrimonio homosexual… Una ley en la que fuimos pioneros y a la que se han ido sumando hasta 22 países, el último Estados Unidos esta misma semana… 

Parece que fue ayer cuando este era el único tema de conversación, cuando miles de personas se manifestaban en la calles españolas en contra de esta ley. Lo hacían con una coartada semántica, con aquello de “que hagan lo que quieran, pero que no lo llamen matrimonio” ¿Recuerdan?…  

Pues se llamó matrimonio, como matrimonio se llamaban aquellos que unían a un hombre y una mujer. La terminología era imprescindible pues a través de la palabra “matrimonio” se consiguió la igualdad plena de derechos… Aquel debate parece ya olvidado una década después en la que más de 31.000 parejas homosexuales han contraído matrimonio en España, más de tres mil parejas al año que han podido cumplir su sueño… Y aunque ya casi nadie cuestione aquella Ley, aún estamos muy lejos de la aceptación total de los derechos de todas las personas a acostarse, enamorarse, vivir y amar a quien le de la gana… 

España es, según las estadísticas, uno de los países en los que existe una mayor aceptación de la homosexualidad y sin embargo todavía hay personas que no pueden declarase como tal por miedo al rechazo de su entorno… Todavía hay mucho camino por andar en nuestro país, y no digamos en otros en los que se encarcela e incluso se condena a muerte a los homosexuales por el simple hecho de serlo… 

En España vamos muy por delante porque fuimos los primeros. Es un motivo para sentir orgullo de lo que hicimos y de lo que somos. Qué bien suena en este caso esa palabra, “orgullo”. 

Compartir

Acerca del autor

3 Comentarios

  1. guillermo grandal alonso 2 julio, 2015 at 2:47 pm

    te voy a hablar de psiquiatras españoles ¡ pura mediocridad¡ por lo menos en lo que a mi respecta nuria, por cierto las mujeres no estais tan discriminadas , yo solo cobro una pension de 364 euros por enfermedad , y me he pasado toda la vida trabajando como un negro , por cierto te dire que esos de intereconomia unos desgraciados tu bien lo sabes porque
    un beso chiquilla

  2. guillermo grandal alonso 1 julio, 2015 at 8:55 pm

    en china que es un país comunista la homosexualidad esa mal vista, antes se creía que eran las culpables de este asunto las religiones , pero china que es un país ateo, esta mal visto este asunto , será que el comunismo es otra religión ,
    un beso chiquilla

  3. Cristina 1 julio, 2015 at 5:52 pm

    ¡Buenas tardes! Soy una chica de 25 años y me gustan las mujeres desde que tengo uso de razón, en el cole ya me gustaban las niñas pero hasta la semana pasada no decidí contárselo a mi familia y amigos cercanos.
    Es verdad que en España cada vez hay menos “cabezas cuadradas” que les llamo yo (gente que ha nacido en los últimos 40 años y no es capaz de entender, ni respetar la homosexualidad) pero todavía quedan, y no sé por qué a la hora de contarlo nos puede más el miedo de sus críticas que el apoyo de los demás. Yo soy la primera que entiende que a mi abuela de 85 años le cueste entenderlo ya que se educó en otra época y con otros valores, pero escuchar a gente con 22 años decir que la homosexualidad es una enfermedad… No me entra en la cabeza. Me parece curioso que los homófobos crean que los enfermos somos nosotros cuando la homofobia si que es realmente una enfermedad.
    Yo sólo puedo decir que después de contarlo me siento liberada, feliz y lo más importante, por fin puedo ser yo misma. Todas las personas a las que se lo he contado me han dicho que se sienten muy orgullosos de mí así que no veo mejor nombre para este día, que el día del orgullo gay!

Deja tu comentario