Viernes, 24 de Noviembre del 2017
LOS TACONES DE OLIVIA

EL EDITORIAL: “Quiero ser una Barbie!”

admin 29 enero, 2016 NURIA ROCA, OPINIÓN 9 comentarios

  

“Esa mujer parece una Barbie”. Así hemos definido durante más de cincuenta años a algunas mujeres. Barbie se había convertido casi en un calificativo para explicar a un tipo de mujer rubia, explosiva, de cintura imposible y delgadez exuberante… Pero a partir de ahora habrá que matizar a qué nos estamos refiriendo cuando hablamos de “una Barbie” porque ahora la Barbie puede ser bajita y morena y negra y de cadera ancha… Vamos, que la Barbie que no es una Barbie. 

La empresa que la fabrica ha decidido crear una nueva gama de cuerpos, pieles y pelos para que las niñas puedan identificarse más al parecerse la muñeca a las mujeres que ven a su alrededor… 

No me parece mal, todo lo contrario, pero esta noticia de la Barbie que ya no parece una Barbie me sirve como excusa para reflexionar sobre la necesidad de esta sociedad de tener que contentar a todo el mundo… Está muy bien que haya muñecas gordas y bajitas, pero no todo tiene por qué ser tan correcto incluso a la hora de jugar… 

No existe el cuerpo de la Barbie. Lo sabemos todas la mujeres y las niñas que ahora juegan con ellas lo sabrán en cuanto crezcan. ¿Y qué? No es, creo, necesario proteger tanto, ni evitar frustraciones a la niñas creando una Barbie de cadera ancha… Hay algo aspiracional en el juego que también es importante, aunque sea para algo tan frívolo como querer ser de mayor esa mujer inalcanzable. 

Está muy bien lo de las Barbies gordas, pero a mí la que me gusta es la otra, la de siempre, la que ninguna mujer puede ser… Que para eso es un juguete.  

Compartir

Acerca del autor

9 Comentarios

  1. Marina 1 febrero, 2016 at 6:27 pm

    Soy del 84…mi hermana tenía barbie y yo la chabel(más bajita,y con caderas)así que he convivido con las dos, y me considero una persona normal, con algún complejillo como todas, pero me encanta pensar en una mujer alta, guapa, delgada, con cintura de avispa, una buena delantera y sobretodo tener ya los pies preparados para unos buenos tacones…no pasa nada porque me guste, el problema viene cuando sacamos las cosas de madre.
    Como cuando dicen eso de ciudadanos y ciudadanas.

  2. Anabel 31 enero, 2016 at 4:05 pm

    Hola Nuria, he leído tu post y me parece estupenda tu postura, aunque sea desde un punto de vista sociológico. También pienso que no conviene olvidar que el objetivo principal de esta iniciativa está pensada desde el márketing, para conseguir vender más ahora que el valor social de la mujer real está al alza.

    Si bien creo que el mayor beneficio de estas muñecas lo tendrán lxs niñxs al encontrar nuevos referentes a los que aspirar. Quizá te puede parecer una tonteria, pero en la infancia es donde se empieza a construir la idea del “yo” y mientras más opciones les demos, mayor libertad tendrán ellxs de elegir en un futuro cómo y quien pueden llegar a ser.
    Además las viejas Barbies siempre estarán ahí, y seguro que habrá alguien que las vuelva a elegir como aspiración, no lo dudes.

    Un saludo, y gracias por compartir tus reflexiones ;)

  3. Alba RC 30 enero, 2016 at 12:48 pm

    Mi hermana y yo jugamos años y años con las barbies de siempre y nunca nos provocó problemas que fuera superdelgada y siempre llevara tacones. Porque nuestros padres ya se encargaban de enseñarnos que no hace falta estar tan delgada para triunfar. Me parece genial que, como dicen en otro comentario, Mattel se adapte a lo que pide la nueva sociedad. Igual que me parece perfecto que sigan manteniendo el modelo original. No creo que así pierdan su esencia, és más, creo que así se enriquecen más como marca. No es Mattel el que tiene que ptoteger a los niños, son los padres los que les tienen que enseñar a ser felices tal como son.

  4. Carla 29 enero, 2016 at 12:59 pm

    La Barbie es una muñeca con la que las niñas o los niños juegan, y la usan para soñar cómo pueden ser de mayores o qué quieren ser. En esta época ha sido muy criticada por el físico que representa y los problemas que les pueden causar a las niñas por intentar ser como ellas. A mí me parece muy bien el cambio, pues Barbie se adapta a la sociedad para poder continuar en el mercado. Cuando Barbie empezó era una muñeca bonita que representaba a la típica mujer (americana en este caso) que estaba en casa limpiando y sirviendo a su familia y que además tenía que ser bonita. ¿Significa eso que se tendría que haber quedado ahí y no avanzar a que Barbie trabajara? No, la muñeca avanzó. El año pasado la bajaron de los tacones, porque no todas las mujeres van siempre con tacones, y ahora puedes elegir cómo la quieres. ¿Es eso malo? Barbie es una muñeca para soñar. Si quieres que tu muñeca sea ama de casa, puede serlo, profesora o médico, astronauta… Si quieres que tenga novio, puede tenerlo, pero si quieres que tenga novia, también. Si se quiere ir a hacer deporte se pone un chandal y unas deportivas bajitas y si se va de fiesta un vestido y taconazos. Y ahora, puede tener el físico que todo niño ve en su mamá o en alguna ídolo que pueda tener.

    Entiendo muy bien tu postura, yo soy fiel fan de las Barbies de toda la vida y aunque no hubieran hecho este cambio me seguirían gustando. Pero nunca he soportado las críticas por su físico o belleza, pues la sociedad de hoy no hace más que criticar todo lo que sea perfecto. Así se les calla la boca al resto del mundo y puede crear una imagen más real del sueño que tengan los niños que juegan con Barbies.

  5. guillermo grandal alonso 29 enero, 2016 at 12:49 pm

    se ha muerto a los 55 años nuria el dirigente de podemos de andalucia muy joven el pobre hombre l
    da pena
    un beso chiquilla

  6. Andrea 29 enero, 2016 at 12:24 pm

    Pues a mi me parece estupendo que fabriquen barbies que representen todo tipo de mujeres.Lo que no me parece nada justo es que vivamos en una sociedad en la constantemente nos impongan un tipo de cuerpo,porque si,nos lo imponen c,que si un cuerpo fit,que si pruebas esta dieta,que como uses mas de una talla 42 olvidate de entrar en una tienda de moda.Lo que nos podemos permitir es que los ninhos crezcan pensando que lo que esta bien,es lo que esas munhecas representan.Puede que lo de la munheca en si sea una tonteria,pero es un pequenho cambio para permitir que los ninhos y no tan ninhos se den cuenta de que la felicidad no esta en la talla que uses.Por que no ponerselo mas facil desde peques?.

  7. Belen 29 enero, 2016 at 12:18 pm

    Me parece una iniciativa genial… Creo que no es sobreproteger, es no poner modelos de mujeres irreales a nuestras hijas. No quiero que esa rubia sea un modelo para la mía…

  8. Inma 29 enero, 2016 at 11:34 am

    Es que la verdsd es excesivo, tan poco me parece mal, pero joder, hay distintos tipos de juguete y muñecas comobpara poder elegir, y no cambiar lo de “toda la vida de dios” que me crie yo y mis dos hermanas con barbies, y no solo descubres que no existe ese tipo de mujer cua do creces, descubres 20 millones de cosas mas…porque te haces mayor!!! Que vamos a cambiarlas todas ?????? La virgennnnn santa!!

    P.d. las barbies negras y morenas ya existian hace años, pero se veian poquito!!!

    Buena editorial Nuria!!

  9. guillermo grandal alonso 29 enero, 2016 at 10:06 am

    nuria la Barbie rubia la tiene mi hermana Carmen que tiene 50 años , a mi me gustan las mujeres exuberantes, no delgadas
    un beso chiquilla

Deja tu comentario