Lunes, 11 de Diciembre del 2017
LOS TACONES DE OLIVIA

EL EDITORIAL: “Tanto por hacer…”

admin 12 mayo, 2016 NURIA ROCA, OPINIÓN 4 comentarios


A veces nos sentimos muy orgullosos de vivir en el primer mundo y miramos con estupor a esos países en los que las personas no tienen los mismos derechos dependiendo de su condición sexual… Dependiendo del entorno en el que nos movamos, nos resulta extraño que alguien pueda ser discriminado por ser gay.

Sin embargo, aunque haya espacios dentro de la sociedad en los que uno puede vivir y expresar su sexualidad con total normalidad -los medios de comunicación son un ejemplo- hay otros lugares en los que decir que se es homosexual es algo casi heroico…

Nuestras leyes están a la vanguardia, pero hay sectores sociales, energúmenos que siguen anclados en la prehistoria… Existe un repunte constatado, denunciado por distintos colectivos, de las agresiones a personas homosexuales y no son sólo casos aislados.

Ayer conocíamos otro ejemplo más, muy simbólico, sobre todo el camino que aún nos queda por andar. Un árbitro de fútbol de categorías inferiores ha decidido dejar de arbitrar después de sufrir todo tipo de insultos y mofas por parte de los espectadores después de haber declarado abiertamente su homosexualidad. Se llama Jesús Tomillero y decidió dar un paso al frente y compartir algo que debería ser completamente anecdótico. Según cuenta, la Federación Andaluza de Fútbol le recomendó no hacerlo, amenazándole incluso con sancionarlo.

Sí, estamos hablando de España, año 2016…

A partir de ahí, los espectadores se han encargado de hacer el resto con sus insultos y comentarios y Jesús ha dicho basta. Se trata de un caso más, porque tristemente siguen siendo demasiados.

No nos podemos relajar por mucho que nuestra legislación esté a la vanguardia en cuando a derechos de gays y lesbianas. En la calle, en el día a día queda mucho trabajo por hacer.

Compartir

Acerca del autor

4 Comentarios

  1. Elena 15 mayo, 2016 at 4:44 am

    Desde luego una vergüenza igual el caso de la chica q tuvo que dejar de arbitrar con solo 14 años. Imagínate a que niveles arbitraba, pues bien los padres de los niños eran los que la insultaban llegándole a decir al parecer: “Vales más para prostituta que para esto”. Delante de los niños claro, flipo con el personal.

  2. guillermo grandal alonso 12 mayo, 2016 at 11:46 pm

    hay gente muy bestia, por mucho que el papa pida respeto a esta gente, yo creo que van a estar discriminados hasta la eternidad
    un beso nuria

  3. Montse 12 mayo, 2016 at 5:48 pm

    Suscribo el Editorial completo.No cambiaría ni una coma. Escribes de lujo, sin florituras y, mucho menos árido, sencillamente al grano.
    Yo tengo 57 años. Años que han sido muy estresantes por la velocidad a la que cambiaban casi todos aquellos conocimientos recién aprendidos.
    Una de ellas, el reconocimiento de los derechos de los homosexuales. Y he visto en ocasiones como han sido maltratados en todos los aspectos. Y ahora unos desnortados,¿nos quieren devolver a la Edad Media y la horrible y terrible Inquisición? No me harán tragar esa rueda de molino.
    Perdón por la extensión, tenía que dirigirme a ti. Gracias Nuria por tus Editoriales

  4. Ana 12 mayo, 2016 at 5:42 pm

    Me quedo sin discurso cuando leo noticias así. Por encima de su condición sexual o de cualquier otra índole, lo que verdaderamente debería importar es que Jesús sea buena persona primero y buen árbitro después. ¡Gracias por el chivatazo! Los que tenemos hijos haremos hincapié en educar en valores, respeto y empatía. Abrazo!

Deja tu comentario