Sábado, 24 de Junio del 2017
LOS TACONES DE OLIVIA

EL EDITORIAL: “Que te comas el puré!”

admin 7 junio, 2016 NURIA ROCA, OPINIÓN 25 comentarios

El otro día me decía una psicóloga que no se debe castigar a tu hijo preadolescente sin el móvil porque supone para él un trauma similar al aislamiento… Es como si le encerrases en una habitación sin poder salir… Ayer leía a una escritora, también psicóloga, que a los niños no se les debe obligar a comer, que eso de obligarles con las verduras no sirve para nada… También recomiendan otros expertos que para que un niño modifique un mal comportamiento la única vía saludable es insistir en el diálogo, pues los gritos o los azotes no hacen más que provocarles frustración y mostrarles el modelo de violencia que terminarán repitiendo de mayores… No les quito la razón ni a los que dicen que no se les debe quitar el móvil, ni a los que aseguran que no se les debe obligar a comer verduras, ni a los que rechazan un grito o un azote en cualquier circunstancia… Y no les quitaré la razón porque seguramente la tengan, pero creo que generalmente a todos los dogmáticos de la educación idílica y de la plena de armonía con los niños les falta el detalle de tenerlos… 

Vaya por delante eso del sentido común y de que los excesos en el castigo o la reprimenda siempre son un error, pero creo que la sobreprotección a los niños en esta época es desproporcionada… 

No pretendo dar lecciones sobre cómo educar, faltaría más, bastante tenemos todos con hacerlo lo mejor posible con los nuestros, como para dar lecciones a los demás, pero no tengo dudas sobre que única y exclusivamente con diálogo en tono moderado no se rectifica la conducta de un niño de cinco años. Tengo claro que los niños te sacan de quicio y que si no se te escapa una voz de vez en cuando es que no has convivido con ellos… 

Creo que en más de una ocasión hay que obligarles a que se coman de puré de verduras. Y creo también que si tu hijo no hace algo bien, si no cumple, quitarle el móvil durante un tiempo no le causará un trauma insuperable… Es más, y si se lo crea, pues que lo supere… Porque creo que ahí radica el problema. En una forma de educación que impide que nuestros hijos tengan tolerancia a la frustración, algo que me parece muy necesario… 

No poseo ningún título académico que me autorice a dogmatizar sobre la educación, pero tengo la experiencia de tener tres hijos, y cuando escucho a algunos expertos se me escapa alguna sonrisa… Creo que cualquier padre o madre me entenderá perfectamente, aunque no tenga razón…

Compartir

Acerca del autor

25 Comentarios

  1. Ester Fernández 4 julio, 2016 at 6:56 pm

    Totalmente de acuerdo contigo. Me he sentido identificada con tus comentarios, es duro el día a dia, trabajo, casa, niños y que en algún momento no se escape una voz más alta. Por ello el leer tu artículo me ha hecho sentirme un poquito más feliz.

    Gracias por tus artículos estupendos.

    Otra Valenciana que te sigue.
    Ester

  2. ESMERALDA 22 junio, 2016 at 4:44 pm

    Hola Nuria,
    No tengo hijos todavía, pero si sobrinos y muchos primos muy cercanos bien pequeños y de todas las edades.
    Según veo como se comportan con sus padres e incluso como se comportan en publico, me gusta mas la educación que me dieron mis padres (sin necesidad de llegar a las manos, pero como padres!! respeto mutuo) también es cierto que va en la manera de ser de cada niño/a, pero si saber imponer limites, irán por mejor camino, serán mas educados, y sabrán como superar las barreras que nos pone la vida.
    Un besos guapa!

  3. Martes de cuento 12 junio, 2016 at 11:30 am

    De acuerdo contigo. Es muy difícil educar. Los hijos son cada uno un mundo y no vienen con manual de instrucciones bajo el brazo. En ocasiones, razonar con ellos es como intentar dialogar con un paquete de dinamita para convencerlo de que no explote

  4. el gran kanido 12 junio, 2016 at 8:02 am

    Claro que si ! un bueno tortazo a tiempo y merecido, jamas a traumatizado a nadie y un buen grito menos.
    La tonteria post moderna, es cansina y muy perjudicial.
    http://teatrapare.blogspot.com.es/

  5. Cristina 9 junio, 2016 at 5:39 am

    Hola Núria,
    Tal como dices la convivencia/educación de los hijos no es tarea fácil. Los niños a veces pero sobre todo no saber llevar las situaciones por diversos factores son los que nos sacan de quicio mejor dicho. Recomiendo leer a la psicologa Arantxa Coca. Todos los padres saben o deberían notar/saber cuándo se nos ha ido de la mano la situación recurriendo a los gritos o peor a las manos. Eso no es justificable ni con educar ni con poner en su sitio a nadie, no lo es para el vecino del quinto menos con los niños e hijos. Somos su ejemplo les enseñamos a que las situaciones se han de resolver así? Y luego qué charlas sobre lo que es el abuso/bulling o contra la violència de genero? No caigamos en absurdos y controlemos nuestros impulsos. Se trata de pactar y de empatizar. No come ok. Tres cucharadas y fuera por ejemplo. Todos tenemos malos días y para ello esta el autocontrol y no la autojustificación. Una cosa es suprar un enfado o desacuerdo y ahí radica la inteligencia emocional. Si hablamos de traumas el tema se pone feo. Luego os preguntaréis porqué tiene anorexia o sufre de rechazo social o se encierra en su habitación o peor se rompe el apego emocional que teníamos con nuestros hijos. Seamos adultos y aprendamos a educar nadie sabe y eso no es malo. Con decir me lo tengo que pensar casi es mejor sobre todo si nosotros estamos igual o más cansados quee ellos. – El silencio ante algunas situaciones es mucho menos dañino menos invasivo y a veces más educativo en el respeto, pero nunca los gritos y nunca la fuerza bruta. Luego se oye eso de ‘ha aprendido a gritar, menudo temperamento, a mamá no le hables así…’ entonemos un mea culpa no pasa nada. Pero no estoy de acuerdo en ‘como no se hacerlo mejor esto esta bien así y no pasa nada, un trauma lo superará…no. Eso no es así Núria.
    Una madre que lo intenta desde el cariño y la comprensión. Seamos los adultos siempre y comportemonos con todo el respeto que significa crear personas y no monstruos. Seamos igual de exigentes que somos con los demás. Ellos son estupendos sólo tienen menos experiencia y están aprendiendo a gestionar sus emociones, enseñemosles.

  6. Esperanza 8 junio, 2016 at 9:09 pm

    De acuerdo. El sentido común es fundamental. Y el amor a los niños por encima de todo. Quiero decirle a Dafne, que escribe más abajo, que enhorabuena porque su hija coma de todo. Pero yo tengo mi experiencia, con una niña que nunca tiene hambre y que si por ella fuera, sólo comería helado y chocolate. Juro por los dioses que he probado de todo. Por las buenas, las malas y las regulares. Sólo me falta poner un embudo. Tiene 12 años ya. Y ha sido así desde que tomaba biberón. Existen niños sin hambre y que ven la comida como un enemigo. Por qué. No lo sé. Tengo otra hija sin ningún problema con la comida.
    Lidiar con esto es muy difícil. No demos consejos fáciles.

  7. Gabriela 8 junio, 2016 at 3:12 pm

    Genial explicación

  8. Beatriz 8 junio, 2016 at 11:24 am

    Totalmente de acuerdo. Tengo una hija de 13 años y no tiene móvil y os puedo asegurar que está de todo menos aislada.

  9. Lola 8 junio, 2016 at 8:49 am

    Totalmente de acuerdo!!!!! Mucho sentido común hace falta, yo alucino con las innovadoras tecnicas de educación,y crianza que ahora estan de moda, monstruitos en potencia estamos criando.

  10. Cristina 8 junio, 2016 at 8:22 am

    Totalmente de acuerdo. Me identifico 100% con tus reflexiones de este artículo. La sobreprotección que hoy día damos a nuestros hijos (porque me incluyo) dudo, además, que les este haciendo ningún bien.

  11. Silvia 8 junio, 2016 at 7:53 am

    Yo no lo hubiera dicho mejor

  12. PATY 7 junio, 2016 at 11:03 pm

    Estoy de acuerdo con lo de poner límites.Eso es necesario ahora y siempre.Y el que lo niegue es que no sabe lo que es un niño.
    Lo que no comprendo es lo de los azotes.Por que si un hombre ejerce “su autoridad” sobre una mujer pegándola un tortazo es una actitud despreciable y cuando la ejerce un padre pegando a su hijo un azote pensamos que le ESTÁ EDUCANDO?? Expliquennmelo por favor porque yo no veo la diferencia.En mi opinión, en ambas situaciones la autoridad se identifica con sometimiento y violencia.

  13. Raquel 7 junio, 2016 at 9:32 pm

    Uffffff.. Menos mal que hay alguien que opina como yo!

  14. Isabel 7 junio, 2016 at 9:13 pm

    Que razón tienes Nuria, yo además de pedagoga soy madre y hay veces que es imposible solo dialogar sin levantar la voz, no obligar a comer y mil cosas más. El refuerzo positivo es importante pero aprender a que en la vida toda acción tiene su reacción también lo es, y si por no tener móvil se frustran que aprendan, que a lo mejor de mayores por no tener un descapotable también se frustran…

  15. Alicia 7 junio, 2016 at 9:04 pm

    Amén

  16. Marta 7 junio, 2016 at 9:03 pm

    No puedo estar más de acuerdo con todo lo dicho… Yo también me sonrío a veces cuando leo ciertos comentarios de algún profesional… Y siempre pienso lo mismo ¿ tendrá hijos?

  17. Dafne 7 junio, 2016 at 8:53 pm

    Soy madre de una bebé de dos años y medio y mi corta experiencia me dice que obligar a comer es contraproducente. Yo nunca la he obligado a comer, y cuando no quiere algo pues no se lo come y ya está. Qué he conseguido con esto? Que coma de todo, de hecho le encantan la mayoria de verduras y siempre lo quiere probar todo. Yo creo que lo importante es predicar con el ejemplo y si quieres que los niños coman verduras come tu también, lo que no funciona es intentar que coma algo que tu no comes….
    En cuanto a los gritos es inevitable que alguno se nos escape!!

  18. Paula 7 junio, 2016 at 8:51 pm

    Totalmente de acuerdo. Antes de ser madre pensaba como iba a reaccionar en determinados momentos… Ahora al serlo todo es distinto…
    La teoría es muy bonita , pero la práctica …

  19. Lourdes 7 junio, 2016 at 8:49 pm

    Totalmente de acuerdo en todo lo que dices Nuria, tengo dos niñas de 6 y 3 años, más unas mellizas que vienen en camino… Estoy harta de leer artículos, leer libros y asistir a charlas sobre educación para que me den pautas de cómo educar sin llegar a perder los nervios en determinados momentos, pero es imposible! Y leyéndote me doy cuenta que no soy la única que piensa que la teoría está muy bien pero luego viene la práctica donde te superan determinados comportamientos de tus hijos. También creo que hay una sobreprotección hacia ellos que no lo había en mi época y sí, reconozco que me dieron algún que otro cachete, me castigaron sin salir y todo ello no me causó ningún trauma sino todo lo contrario aprendí de cada castigo y de cada cachete… Es un tema peliagudo pero todo en su justa medida no causa ningún trauma…

  20. Sonia 7 junio, 2016 at 8:46 pm

    Totalmente de acuerdo , tengo una niña de casi 4 años y dia si dia no hay que pelear porqte se duche coma a base de amenazas … Creo que el diálogo es importante pero Unido a castigos que hagan entender su comportamiento. Aún así estoy con psicóloga que me está ayudando a entender ciertos comportamientos de ella….si bien es cierto que algo pasa… Los niños y la adolescencia no es como antes

  21. Paqui Vizcaíno 7 junio, 2016 at 8:14 pm

    Llevas toda la razón, seguramente no tienen hijos, no les pasa absolutamente nada por castigarlos sin lo que más les guste y obligarlos a comerse lo que les pones.

  22. guillermo grandal alonso 7 junio, 2016 at 7:16 pm

    yo no tengo hijos nuria desafortunadamente, pero eso de educar a un hijo , , solo dios sabe la forma perfecta de educarlos,algo esta pasando cuando hay hijos que matan al padre o a la madre, cuando yo era niño esas cosas terribles no se veian, mi psiquiatra tiene a padres en tratamiento por malos tratos de los hijos a legion de padres
    un beso nuria

  23. Laura 7 junio, 2016 at 7:16 pm

    Completamente de acuerdo con Nuria y con las otras lectoras. Tengo dos hijos de 3 y 11meses y hasta hace 10 min que se han dormido si pasas por la puerta de mi casa habrias oido comete el pure o mañana no hay parque, llantos porque quieren jugar y no cenar. Son niños y creo que deben y pueden llorar, gritar y patalear al igual que tambien deben experimentar alguna vez la sensacion de la frustracion, yo quiero lo mejor para mis hijos pero no creo q dandoles todo lo que piden les vaya a criar mejor.
    Un saludo. Laura

  24. Carmen 7 junio, 2016 at 6:54 pm

    No puedo estar más de acuerdo contigo! Yo me tragué un montón de charlas que hablaban del diálogo y la tolerancia y lo único que hicieron fue desorientarme porque como bien dices, la mayoría de los psicólogos que defienden esto, no son padres. En fin, tengo dos hijos y en ocasiones, la única opción es un buen castigo o un buen grito.

  25. Teté Valero 7 junio, 2016 at 5:32 pm

    Completamente de acuerdo. Creo que todos los padres (o la inmensa mayoría) somos partidarios de la ahora tan de moda «crianza respetuosa», pero también creo que a veces nos pasamos un poco. La teoría está muy bien, pero a veces no es tan fácil llevarla a la práctica a la perfección.
    Tengo dos hijos pequeños, adorables e inquietos a partes iguales, y es raro que no se me escape algún grito antes de que acabe el día, cuando su cansancio se junta con el mío y la paciencia empieza a agotarse.
    No me siento orgullosa de ello, claro que no, pero me niego a pensar que estoy haciendo tan mal las cosas.
    Gracias por tu artículo Nuria.
    Bsss

Deja tu comentario