Viernes, 28 de Abril del 2017
LOS TACONES DE OLIVIA

¡EL ESQUÍ Y SU PUTA MADRE!

admin 1 abril, 2013 JUAN DEL VAL, OPINIÓN 50 comentarios
ELESQUI_SLIDERS

Vaya por delante que el esquí está bien como está. Lo digo porque son miles y miles de personas muy respetables las que practican este deporte y están encantadas de hacerlo. Así pues, el que tiene un problema con el esquí soy yo, no el esquí en sí mismo, que es una afición como cualquier otra para el que quiera disfrutrarla.
El esquí y yo, la verdad, es que no nos necesitamos. Mantenemos la misma relación que se mantiene con ese cuñado al que ves cada año cuando no te queda más remedio, pero por mucho que os empeñéis no os caéis bien, no os gustáis.
La verdad es que conocí tarde este deporte. En mi barrio, pegadito a la M-30 madrileña, no se estilaba la práctica de esta disciplina tan glamourosa. Salvo por las competiciones que veíamos en la tele a finales de los 70, principios de los 80, no sabíamos ni que existía la posibilidad de que la gente no nacida en Suiza o Noruega pudiera esquiar. Nosotros jugábamos al fútbol y a las chapas. Cuando había niñas, como deferencia, al rescate, y si nos poníamos muy sofisticados, como mucho, al baloncesto, que ya era un deporte un poco `amariconao`, con perdón. Espero que me entiendan y no se enfaden aquellos que no se hayan criado en cualquier barrio madrileño durante los años 70-80 porque los que lo hayan hecho seguro que saben perfectamente de lo que hablo.

EL_ESQUI_Y_SU_PMADRE_02Un día, pasados los 30, mi mujer decidió que el esquí me iba a encantar. Ella lo practicó desde pequeña y me aseguraba que era un deporte al que me iba a enganchar. Supongo que muchos de los que estáis leyendo este post habréis esquiado alguna vez, después de que este deporte se haya socializado desde hace algunas décadas.

Del esquí me sorprenden muchas cosas (que exista, es la principal), pero también la naturalidad con la que la gente se toma lo antinatural que es este deporte. Un tipo se pone unas botas de plástico duro que te obligan a andar como Frankestein, se sube encima de dos tablas alargadas, se abriga hasta las orejas, se sube en un telesilla que le lleva hasta el quinto pino y se tira desde allí resbalando para volver a subirse otra vez.

Sí, ya sé que estoy simplificando, pero os ruego que me permitáis la licencia después de haber estado cuatro días sufriendo dentro de esas botas esperpénticas. Sufrir, ese es el concepto. Porque cuando yo veo a alguien que sabe esquiar (mi distinguida esposa, por ejemplo) entiendo el disfrute, pero la mitad de la gente que se empeña en tirarse por la pendiente lo único que hace es pasar miedo. Luego dicen cuando terminan las vacaciones que se lo han pasado muy bien, pero yo no me lo creo. Para pasarlo bien esquiando tienes que haberlo hecho desde muy joven, de lo contrario el esquí es una tortura.

ELESQUI2_SLIDERSDe todas formas hay algo aún peor que esquiar: esquiar con niños. Ese momento en el que después de ponerte tus botas, estás con la camiseta térmica, los calzoncillos largos, el forro polar, el abrigo, la braga en el cuello, los guantes, el gorro…Te suda hasta el alma y tienes que ponerle las botas al niño, que le aprietan, y él tampoco para de sudar. Y luego hasta llegar a las pistas tienes que llevar tus esquís y tus palos y los de los niños, que al igual que tú, no pueden andar con esos botones tan rígidos. Entonces se quejan y tú les explicas que lo estamos pasando fenomenal y que este deporte es divertidísimo, aunque tú por dentro te acuerdas del esquí y de su puta madre, con perdón.

EL_ESQUI_Y_SU_PMADRE_03En las pistas has contratado un monitor para los niños, que suele ser argentino, y que cuesta una pasta. Ríete tú de lo que vale un master en neurocirugía comparado con lo que cuesta que los niños aprendan a esquiar.

Lo bueno es que a mí aprender a esquiar no me cuesta nada porque me enseña ella, que sabe esquiar de maravilla. El primer día que me puse los esquís, Nuria, en un alarde de confianza excesivo, supuso que como a mí en general los deportes se me dan bien, éste no iba a ser una excepción. Así que me subió en un telesilla y me llevó a una pista roja, de las empinadas. No he pasado más miedo en mi vida. Porque, aunque a los esquiadores expertos os pueda parecer una obviedad, la nieve con unos esquís puestos resbala muchísimo. “Tú sígueme, que verás que bien”, me dijo. “Haz la cuña, que es muy fácil”. Las veces que yo me caí rodando aquella primera vez y el miedo que pasé me hicieron desde entonces identificar este deporte de la manera en la que he titulado este post.

Desde entonces he vuelto varias veces a esquiar y mi mejora ha sido, digámoslo benévolamente, bastante discreta. Le tengo manía a este deporte, lo reconozco. No soporto la indumentaria, ni las botas, ni los esquís, ni los palos, ni el calor que paso cuando me visto, ni el frío que paso cuando estoy subido en el telesilla, ni el miedo que me da, ni caerme, ni levantarme, ni los monitores, ni los niños, ni los esquiadores expertos, ni los principiantes, ni a mi mujer cuando me dice “tú sígueme, que es muy fácil”. En definitiva, que no soporto el esquí, ni a su puta madre.

JUAN DEL VAL

Compartir

Acerca del autor

50 Comentarios

  1. Eva 7 febrero, 2016 at 7:28 pm

    Bravo Juan!! Rotundo, real y divertido. Escribe más aquí por favor.

  2. Solofisio 14 mayo, 2013 at 2:47 pm

    He leido vuestro post con mucha atecion y me ha parecido muy interesente ademas de facil de leer. No dejeis de cuidar esta web esta bueno

  3. Lucía 14 mayo, 2013 at 10:54 am

    Increíble post! Me has hecho reir :D
    Yo soy como Nuria, he aprendido de pequeña y para mí es un deporte de lo más fácil, con el cual disfruto un montón. Pero también entiendo tu versión, a mi padre le pasó lo mismo, de hecho, no le gusta nada de nada. Mi amor por el esquí viene desde mis abuelos por parte de madre.
    Mi consejo es que te lo tomes con filosofía y aproveches el momento.

  4. María 29 abril, 2013 at 3:28 pm

    Me ha parecido genial tu post. Yo también he aprendido a esquiar tarde y es algo que me encanta, pero es cierto que se pasan muchas penalidades y prueba de ello es como estoy ahora con la patita tiesa, ligamento interno de la rodilla roto, en una caída de lo más absurda…Yo que llevaba todo el invierno esquiando y el último día de esquí antes de volver a mi cálida Sevilla caída y bajada en camilla cual salchichón…Nada recomendable todo hay que decirlo.
    Pero pese a lo jodida que estoy ahora espero poder seguir esquiando. Me encanta la sensación, me encanta la montaña aunque estoy contigo que esas botas son una tortura!

  5. Enrique 9 abril, 2013 at 9:31 am

    Como todo en esta vida, si no te lo tomas con ganas y no te llama la atención: malo y esto del esquí peor, porque requiere de una fuerza de voluntad máxima, para superar los tres primeros días y ver que lo que estás haciendo sirve para algo.
    Ahora sí, una vez superado, la sensación de deslizarse por las pistas no tiene comparación con nada. El llegar a sitios y ver vistas que si no esquiaras no las verías en tu vida, no tiene precio, y no te digo nada con la sensación que produce enseñar a tus hijos. Te lo digo con la experiencia de haber enseñado a tres a los tres años de edad, y verles tan canijos en su primera semana, bajar por donde quisieras es impresionante.
    Además, tengo la suerte que les gusta a los tres tanto o más que a mi, y ya con diecisiete años el mayor, si tenemos que prescindir de vacaciones por circunstancias económicas, prescindiremos de las de vernao, pero que nuestra semana de esquí en familia no nos la quite nadie.
    De todas formas, agradezco la publcidad negativa que haces a este deporte. cuantos menos seamos en las pistas, más disfrutaremos.
    Con cariño,

  6. Ana Belén 4 abril, 2013 at 8:51 pm

    ES JUSTO COMO YO ME SIENTOOOO!!!, acabo de leerselo a mi señor marido, que además de tooooodo lo que tú dices, él fué monitor de esquí trés años en Sierra Nevada y no es argentino, Malagueño de pura cepa.
    Yo empecé a esquiar con 29 y me empeño en ir todos los años precisamente, por cabezonería y por sentir algún día lo que “ellos” sienten, pero TIENES RAZÓN!!!, nunca lo sentiremos y me siento super identificada con lo que dices,jajajaja. Buenísimo!

  7. Anna 4 abril, 2013 at 6:20 pm

    Este es sin ninguna duda, el mejor post del blog hasta el día de hoy. ¡Qué bien has descrito este deporte y como me has hecho reír! Graciassss

  8. Kika 4 abril, 2013 at 4:44 pm

    Buenísimo el post y TOTALMENTE de acuerdo contigo porque mi caso es como el tuyo pero al revés… Mi marido me convenció en Enero para ir a esquiar, mi primera vez, él monitor de esquí, y se le dan bien todos los deporte… Me pillé un monitor x si había alguna bronca q otra… El primer día contenta, con muy mal tiempo pero pasé el corte. El segundo y tercero no dejaba de caerme, aunq eso era normal me decían y en el cuarto vino la lesión: esguince de ligamentos internos, también muy común me decían, muy común pero aún sigo dolorida y en rehabilitación, volveré a esquiar el año que viene? Supongo q si… Soy muy terca y el esquí no podrá conmigo…
    Saludos a tod@s

  9. Clara 4 abril, 2013 at 9:14 am

    Es un deporte incómodo, con demasiados bártulos, lo practiqué de adolescente por ir con mis amigos que les encantaba, sólo el cargar con tantos artilugios es un deporte en sí mismo. Ahora con niños ni se me ocurre, me imagino a mi peque de 7 años diciéndome en el telesilla que tiene que ir al baño, que lo diría seguro por que ella tiene esa habilidad, vamos que se me abren las carnes sólo de pensarlo.
    En definitiva, estoy totalmente deacuerdo contigo.

  10. esconditesensaciones (@esconditedesens) 3 abril, 2013 at 9:34 pm

    No puedo estar mas de acuerdo!!!!

  11. Angeles 3 abril, 2013 at 12:18 pm

    Diosss… me ha dado el ataque de risa que me daba en el colegio, de esos que son una putada, porque no te puede ver ni oir nadie… el ataque de risa sordo, mudo…complicado!!!

    Buenísimo.

  12. adela 3 abril, 2013 at 9:54 am

    jajajja que bueno, yo aprendi a esquiar hace 30 años y tambien fue por amor solo que tenia 16, mi novio actual marido me enseño, me siento muy identificada contigo con lo que dices de los principios pero bueno poco a poco fuí aprendiendo y ahora genial, cuando tuvimos a nuestros hijos los dos ya sabiamos así que no fue tan complicado como tu lo cuentas, y ahora ya toda la familia compartimos la afición. Nada solo darte animos muchacho y que te sea leve no desistas jajajaja.

    Un articulo estupendo

  13. Sonia 3 abril, 2013 at 7:20 am

    Llorando estoy de la risa, porque a mi me pasa exactamente lo mismo, esquiar es una MIERDA, además yo creo que si desde el principio no apuntas maneras, olvidate! eso no es par tí!…

  14. Toni 2 abril, 2013 at 9:53 pm

    Cuanta razón en tan poco espacio. Un gran articulo, sin lugar a dudas, lo mejorcito que he leido en mucho….mucho tiempo

  15. Ana castellano 2 abril, 2013 at 9:42 pm

    Ja ja !! Pero no sabes k a pie de pistas suele haber unos bares muy calentitos donde las parejas de los esquiadores esperan con toda la mesa llena de libros, diarios, revistas y una copita de vino!!!

  16. Ana 2 abril, 2013 at 8:39 pm

    Juan yo también pienso que para esquiar se necesita un gen de barrio pijo del que yo carezco …no le encuentro el chiste al asunto de intentar no partirte una pierna cuando bajando encima de dos tablitas tienes muchísimos boletos en esa rifa en fin lo dicho al esquí que le den

  17. Esther 2 abril, 2013 at 8:35 pm

    Te recomiendo como clases de esquí baratas javalambre ( Teruel ). Ningún argentino, todos de la tierra (no tienen nada de malo los argentinos). Y hay que aprender a disfrutar de este deporte que lega a ser tan bonito como el triatlón tuyo jaja.

  18. isabelvantasia 2 abril, 2013 at 7:00 pm

    jajaja buenísimo el post!!!alegráis cada mañana. y q bien relatáis!!!

  19. Carmen 2 abril, 2013 at 6:34 pm

    Totalmente de acuerdo, me he reido con tu esperiencia, yo fuy a Sierra Nevada pero eso de esquiar…..nooo la equipacion me parece pesada, complicada… total que noooo me identifico contigo jajajaja.

  20. yolanda 2 abril, 2013 at 6:34 pm

    Completamente de acuerdo (contigo y con los comentarios que l@s bloguer@s han dejado)!!!! Mi primera experiencia con el esquí ha sido este invierno…Me envalentoné y propuse a mi peke cambiar su “Semana blanca” con los amigos del cole por unos días en la nieve conmigo. Me constó un poco, pero la convencí(debo aclarar que además de ir a esquiar, íbamos a visitar a mi hermana y sobrinos que viven en Aubert, pueblecito al lado de Baqueira). LA experiencia fue muuuuuuuy dura, pero conseguí superar el reto del cursillo de 3h al día, durante 5 días y bajarme pistas azules con mi hija.
    Confieso que me tomaba un redbull por la mañana y que iba dopada con ibuprofeno porq los dolores que tenía en las piernas eran insoportables.
    Nosotras repetiremos, aprovechando que tenemos alojamiento gratis cerquita de Baqueira y que ya tenemos equipación porq mi hermana nos regaló la equipación completa a las dos.
    Os recomiendo ver a Bertín Osborne en El Hormiguero contando su primera experiencia con el esquí (buscadlo en youtube). Es para troncharse y seguro que te permitirá consolarte un poco porq lo suyo fue muuuucho peor.

    Y ahora, mucho ánimo con lavuelta a la rutina y a seguir entrenando.
    Besos

  21. MaríaL 2 abril, 2013 at 5:49 pm

    Jajaja me has hecho reir aunque hoy no estaba por la labor. Las fotos son geniales ¿eres tú?

  22. Carmen@txingu 2 abril, 2013 at 4:56 pm

    JAJAJAJJA ME PARTO CONTIGO…JAJAJAJAJ yo la verdad es que tampoco esquio y conste que me gustaría….pienso que es el típico deporte que cuando lo tienes dominado debe ser una gozada!!!!! Ser capaz de controlar la velocidad bajando a toda pastilla por una montaña nevada mientras te da el aire en la cara….Yo lo intente una vez en Huesca que fui con unos amigos y no se me dio mal, pero no volvi y mi marido no esquia , le gustaría seguro, pero a sus rodillas no…. y en el caso de volver, me “apotronaria” en la terraza de la cafetería, y allí disfrutaría de un buen libro y de las vistas…..Besos desde Salamanca.

  23. Núria González 2 abril, 2013 at 3:58 pm

    Jajajajaja… superauténtico!!! La sinceridad que destila el post hace que te llegue al corazón. Me he reído mucho :)

  24. Carolina 2 abril, 2013 at 3:19 pm

    Totalmente de acuerdo contigo! Menos mal que a mi marido tampoco le gusta sinó tendría que ir solo.

  25. Ruth 2 abril, 2013 at 3:00 pm

    ah! y a ti por lo menos, tu pareja, tiene la defercia de enseñarte….a mi, la mia, me deja con el monitor, sonrisa en la cara, y me dice “see you later, enjoy”…

  26. Ruth 2 abril, 2013 at 2:58 pm

    Uyyy! si te parece esquiar un deporte peliagudo, ni te cuento yo, que tampoco esquio, que me aburre una barbaridad, y me parece un deporte en el que pasas un frio increible….que voy, y me caso con un friky del snowboard!!! que ahi, ya no llevan ni palos!

    Como te entiendo Juan! como te entiendo! xx

  27. @Borolito 2 abril, 2013 at 2:09 pm

    jajajajajajaja

  28. Mari Carmen 2 abril, 2013 at 1:51 pm

    Me encanta el post.
    Madre mía que razón tienes, yo de Madrid al lado de donde tu vivías, jijijiji y se me ocurre ir a esquiar con unos amigos que estaban locos con el esquí y a la primera de cambio un culetazoooo…. pero de los de no poderte sentar en una semana….o mas jiiiiiji y un miedo increíble ya no por lo que yo me pudiera hacer, si no por a quien podría llevarme por delante, así que para mi ese fue el principio y el final de esa experiencia con el esquí. Admiro mucho a la gente como tu mujer que es capaz de tener esa habilidad, pero eso no es para mi.
    Si por favor la versión de Nuria jajaja estaría muy bien conocer las dos partes de la historia. Un saludo

  29. conchig9 2 abril, 2013 at 1:27 pm

    Que cachondo!!!!

  30. Pik_3 2 abril, 2013 at 1:24 pm

    jajajajajajaja impecable el comentario!!! Tan impecable como la nieve virgen!!! jajajajajajajajajajajaja, Me ha encantado el post, aunque espero llegar a llevar la tabla de snow un poco mejor… nunca es tarde!!!! O sí, pero no importa, lo intentaré!!! XDXD

  31. Reyes 2 abril, 2013 at 1:14 pm

    Que buen post! y que de acuerdo estoy contigo!!, para mi es un deporte de riesgo y sufrimiento, cargar con tanta ropa, esas botas que no te dejan caminar para tirarte por una montaña sin frenos…va a ser que no!!!!!
    A mi me pasó algo similar, solo que yo contraté un monitor que como vió que en la zona de debutantes (prácticamente sin cuesta) me defendia bien decidió subirme al telesilla…ERROR!, ahí supe que mi lugar en las pistas de esquí estaba en la cafetería con un café y un buen libro (y si es vuestro ya es un lujo)…y como mucho en la pista con mi cámara reflex en mano para fotografiar a mi gente.
    Que bueno leer opiniones similares a la mía hacía este “deporte”…donde esté el pilates!! jajajaja
    Y por último decir que de los nervios que pasé allí arriba me subió hasta la fiebre. Desde ese día yo sigo acompañando a los mios a las pistas pero sólo eso…acompañando.
    Saludos!

  32. Ivana 2 abril, 2013 at 1:06 pm

    Buenísimo!!!!!! Me ha encantado!!!!! A mi me pasaba parecido, pero ya me he rendido y soy el avituallamiento en la cafetería. Un saludo.

  33. Sara 2 abril, 2013 at 11:40 am

    Por favor Nuria! Necesito la otra versión de ese viaje para no dejar el esquí para siempreeeeee!!!

  34. Marta 2 abril, 2013 at 10:42 am

    Yo soy de las de Nuria. Aprendí de pequeña y me encanta. De momento sólo he conseguido llevar a mi novio un día, aunque le llevé a una pista verde q una roja es muchísimo para empezar. La verdad es que estoy deseando que aprenda para que lo pueda disfrutar, porque le encanta la velocidad y bajar una pista controlando a toda velocidad con el aire en la cara y las vistas es genial. Además, cuando ya sabes esquiar y lo disfrutas parece que no te cansas, eso si, luego duermes como un lirón.

  35. Teresa Luz 2 abril, 2013 at 10:18 am

    Jajaja, me ha encantado, coincido plenamente!
    A mí lo único que me gusta del esquí es cuando voy en el telesilla, porque estoy sentada!!

  36. Silvia 2 abril, 2013 at 10:13 am

    Q bueno el post.
    Estoy totalmente de acuerdo. Yo soy de barcelona pero ahora vivo en Francia porque mi novio es de aquí.
    Me he sentido muy identificada porque yo tuve una experiencia parecida con la frase “sígueme, verás q fácil”… sólo decirte q mi novio no ha intentado nunca más enseñarme a esquiar… Q suplicio :-(

  37. Nisi 2 abril, 2013 at 10:00 am

    Yo nunca he esquiado aunque siempre me ha llamado mucho la atención. Estoy tentada de probarlo… o no! Después de leer tu post, no estoy muy segura de que me gustara, jajaja!

  38. ANA 2 abril, 2013 at 9:58 am

    JEJEJE, ME PASA LO MISMO, MI PRIMERA VEZ FUE CON UN MONITOR, QUE ME COSTÓ UN DINERAL, Y A LA MEDIA HORA LO MANDE A TOMAR POR CU…, PORQUE LO UNICO QUE ME DECIA ES: ” esquia para allá, ahora esquia para aquí”, ASI QUE ME MOSQUEÉ Y LE DIJE QUE PARA ENSEÑARME ASI, ME PODRÍA HABER TRAIDO A MI MADRE PARA QUE ME LO DIJESE Y LE DEJÉ PLANTADO.
    DESDE ENTONCES MIENTRAS MI FAMILIA ESQUIA, YO ME DEDICO A SER MAMA PIJA TOMANDO EL SOL, QUE YO DISFRUTO MÁS ASÍ Y PASO MENOS MIEDO

  39. Conchi 2 abril, 2013 at 9:39 am

    Jajaja estoy totalmente de acuerdo contigo. Mi marido lo práctica desde siempre y es divertido y fácil o al menos eso dice el. Yo he esquiado un par de veces luego con la excusa de los niños pequeños (aún eran bebés) me quedaba en la cafetería con ellos y creo q lo seguiré haciendo….

  40. nur 2 abril, 2013 at 9:29 am

    Alguien tenía que decirlo; Gracias Juan!

  41. Mónica 2 abril, 2013 at 9:28 am

    Aqui una esquiadora (también consorte y tardía), totalmente de acuerdo en todo, y que conste que una semana al año me toca… se te ha olvidado cuando los niños (aun pequeños)quieren ir al baño y tienes que comenzar a quitar capas, como una cebolla, por que el p…. mono de esquí no se baja cual pantalon…. un horror… yo siempre pienso cuando voy en la silla “con este pastizal que me estoy gastando, que bien estaba en Canarias al solecito”.. pero por agradar, y que a tus hijos no les pase como a tí, y que dominen el esquí cuando sean mayores… lo que sea !!!!

  42. Rocío 2 abril, 2013 at 9:28 am

    Eres genial!!!!! Me encanta como escribes y la manera tan natural de contar las cosas que todos pensamos.

  43. Teresa 2 abril, 2013 at 9:24 am

    No podría estar más de acuerdo…

  44. koke 2 abril, 2013 at 9:22 am

    NO PUEDO ESTAR MAS DE ACUERDO!!!!!!!! UN DEPORTE QUE HACE “PENAR” TANTO….RECUERDO CON HORROR MI CURSILLO EN LA MOLINA HACE AÑOS….JAJAJA.
    REBELATE Y NO ESQUIES!!! LES ACOMPAÑAS Y A TOMARTE UNA COPITA Y VER EL PAISAJE!!!

  45. Stefanya_due 2 abril, 2013 at 9:18 am

    Jajajajajaja, ¡¡¡¡¡¡Un post buenísimo!!!!
    Nunca he esquiado y creo que nunca lo haré, a mí eso de caerme 20000 veces como que no me hace ninguna gracia, ¿sabes lo único que sí me gustaría del esquí? Que tengo que ir abrigada como un pingüino, porque eso lo hago yo en mi vida cotidiana jajajaja.
    Estefanía.

  46. Ade 2 abril, 2013 at 9:14 am

    Buenísimo!!! mi primera vez esquiando no puede parecerse más a la tuya, con decirte que una y no más; jaja.
    Después de tres días intentando esquiar estuve una semana con agujetas hasta en el cielo de la boca y lo de las botas mejor lo dejamos…..

  47. Cristina 2 abril, 2013 at 8:50 am

    Jajaja, qué crack!! Lo que me he reido con el post!
    Yo solo he ido a esquiar una vez, con mi chico, que también era su primera vez, y unos amigos. La verdad es que yo solo me caí un par de veces y fue más un tirarme que un caerme, pero para mi chico si que fue un “el esqui y su puta madre” tal y como lo cuentas vaya.
    De todas formas piensa en lo bueno: ¿y el gustirrinin que da cuando por fin te quitas las botas, qué?

  48. Carla 2 abril, 2013 at 8:48 am

    Un post buenísimo!!!!!!!!!!!!!!!!
    Nosotros somos como Nuria y tú, a mi marido no le gusta nada y a mi me encanta porque como bien dices, aprendí de pequeña.
    Hace años que no esquio, porque como a él no le gusta, pues no vamos………a mi me encataría enseñar a nuestor hijo, pero la verdad, que me paro a pensar en las botas, el frío, las colas, la caravana para volver a casa, y ufffffffffffff me entra un repelús………..que aún no me he decidido a volver

  49. Itam 2 abril, 2013 at 8:36 am

    Me has hecho sonreír en esta mañana que llevo pelin complicada, primero con los juegos de la niñez, sobre todo el rescate jeje, soy chica! Y luego con tu descripción de tu experiencia con el esquí y las fotos, buenísimo!
    Yo no lo he practicado nunca pero me temo que se me daría como a ti o peor! Así que pa que? Qué necesidad de pasar un mal rato y fingir que mola un montón?
    Me encanta empezar las mañanas leyendoos!

  50. Carmen 2 abril, 2013 at 8:22 am

    Jajajajaja no puedo estar más de acuerdo contigo!!! Sé que nunca aprenderé a esquiar, y espero por Dios casarme con alguien que tampoco sepa!! jajajaja

Deja tu comentario