Viernes, 26 de Mayo del 2017
LOS TACONES DE OLIVIA

No puedo con las SUPERWOMEN

admin 17 enero, 2013 NURIA ROCA, OPINIÓN 14 comentarios
NOPUEDOCONLASSUPERWOMEN_SLIDERS

No puedo con las superwomen, súper eficaces, súper seguras de sí mismas, súper independientes. Esas de yo puedo con todo, esas de yo soy más que tú, yo sé más que tú y hasta la tengo más larga que tú. Cuando las observo en los trabajos, en el gimnasio o en una comida de negocios, no puedo evitar pensar que en algo nos hemos equivocado en la lucha por la igualdad de las mujeres.

Tengo la sensación de que las primeras valientes que se atrevieron a jugarse muchas hostias, reales y figuradas, y hasta la vida misma por reivindicar su dignidad de mujeres y sus derechos, mirarían a estas superwomen con cierto recelo. Me caen mal, no las soporto. Es una debilidad. Y ni puedo ni quiero evitarla. Igual que a los hombres a los que ellas pretenden imitar buscando el reconocimiento y el éxito a costa de olvidarse de llorar y de reír y de sentir que alguna vez tienen miedo.

Todavía nos queda mucho por avanzar, pero no creo que mujeres así sean un ejemplo de nada, ni abren ningún camino interesante. Claro que hay que cambiar cosas. Hoy, por ejemplo, he sentido rabia cuando, como todas las tardes, en la puerta del colegio de mis hijos había, a simple vista, siete madres por cada tres padres. Igual que en el pediatra, donde ver a un padre solo es algo excepcional.

Me molesta, como a todas, que el número de mujeres que realmente mandan en las grandes empresas siga siendo residual y que en la televisión siga existiendo la mujer florero con sus dos tetas por delante acompañando al presentador al que hace de comparsa. Es así hasta en algunos informativos y me pongo mala al verlo.

Detesto el machismo, el de los hombres y el nuestro, el evidente y el más sutil, ese que a veces ni lo parece. Insisto, sé que hay que cambiar muchas cosas y sé que estamos lejos de la igualdad real, pero termino como empecé: no soporto a las mujeres que imitan y se empeñan en empeorar lo peor de los hombres.

No puedo con ellas, es una debilidad. Y es que yo, afortunadamente, tengo muchas debilidades.

Compartir

Acerca del autor

14 Comentarios

  1. Berta 26 junio, 2013 at 5:02 am

    Pues tú eres un buen ejemplo de ellas, mona. O das la imagen de tal. Esposa, madre, presentadora, escritora, bloggera, superwoman…
    Tanto defender el valor de la mujer frente al hombre pero detestas a la que consigue llegar a mucho,por capacidad, por exigencias personales o por inseguridad.

  2. Ana 27 marzo, 2013 at 7:48 pm

    Yo no es que las odié..Es que no me las creo!!! Las Superwomen cómo Superman; Para el cine!! jejeje..

  3. Mónica Rocha 20 marzo, 2013 at 9:40 pm

    Ostrás, yo no puedo con nada, ni lo pretendo, gracias…
    Me repatean ese tipo de anuncios de “yo puedo con todo”. Pues peor para tí, acabarás con una ansiedad de caballo, la cara llena de colágeno, vigoréxica perdida y con transtornos de alimentación.
    No me creo nada de estas súperloqué??, más bien me provoca lástima lo mucho que se esfuerzan para nada ¿a quién quieren engañar?
    Por favor, una de panceta.

  4. VICKYTPR 22 enero, 2013 at 10:25 pm

    que palabras tan sabias !!!! totalmente deacuerdo… como tiene que cambiar todavía el mundo…

  5. Ana Belén 21 enero, 2013 at 10:22 pm

    Yo creo que, si me encontrara a la primera mujer que se quiso sentir realizada, la mataría.

    Está muy bien querer hacer cosas, evolucionar, querer ser alguien en la vida. Estaría muy bien que se nos promocionara en la multinacionales, un poco más a las mujeres, y eso lo digo por experiencia, pero, a mi que me perdonen, hemos pasado a peor vida, al mil por mil.

    Nos hemos sobrecargado nuestros días y todo lo tenemos que hacer genial.

    Personalmente, tengo muchas inquietudes, soy muy activa, me encanta la vida, pero tengo muchas inseguridades y debilidades, aunque no lo aparente, y reconozco, que cuando me relajo pensando que no puedo ser perfecta, soy más feliz.

    Sigue escribiendo Nuria. Me gusta mucho como llegas a la gente.

    Un abrazo

  6. Ruth 20 enero, 2013 at 12:53 am

    Ay Nuria…yo a las superwomen no las aguanto nada, pero tampoco a las supermadres! En la suburbia americana abundan un monton, bueno, y en la patria tambien, me subia por las paredes cada vez que las veia y ademas me hacian participe, de sus habilidades domesticas y maternales…a estas ultimas, hay que identificarles en los parques y salir pitando de su radar! porque bajan la autoestima a las madres normales, a esas que lloran, esas que admiten que sus hijos la estan volviendo loca, esas que llevan raices en el pelo y necesitan la pelu ya!
    Asi que yo, aunque el tema no iba de esto, quiero reivindicar el papel de la madre normalita!

  7. Taqui 18 enero, 2013 at 1:11 pm

    Yo también tengo muchas debilidades. Pero te tengo que decir, y conozco a muchas mujeres de estas que hablamos, que estas mujeres son todo fachada. Luego cuando nadie las ve, lloran más que nadie y les puede la presión el triple que a nosotras que lo demostramos sin pudor. Viven en un constante papel a representar. Y eso si que es una pena.

    Un besazo

    http://www.momentazostaqui.com

  8. Mireia 17 enero, 2013 at 9:09 pm

    Me alegro que hayas escrito este post, Nuria. Estoy a punto de dar a luz y parece que desde hace una semana tengo un iman que atrae a las superwomen. Se me acercan para recordarme que aunque vaya a ser madre no debo olvidarme de mantener mi “status superwomancistico”. Vaya, que en cuanto de a luz debo recuperar mi talla en una semana, aprovechar la baja maternal para estudiar frances, volver a trabajar en cuanto pueda….Entre otras cosas….
    Asi que ando buscando gente que me diga que disfrute del momento sin agobios, que no me sienta culpable de sentirme una mujer 100% realizada solo por el mero hecho de que voy a ser mama…Sin tener en cuenta si llego o no llego a clase de Pilates despues de 10 horas en el trabajo.

    • Ana Ortiz 29 abril, 2013 at 5:49 pm

      Mireia, pero no creo que necesites que te digan que el momento que vives es para disfrutarlo al 200 x 200! Es una epoca muy compleja, pero llena de instantes maravillosos, intensos, conmovedores, preciosos que no se repiten por más hijos que tengas, cada parto y cada bebé te da momentos maravillosos y únicos. Creo que en ello consiste ser una super mujer: tener la sabiduría de atesorar y cuidar los momentos más bellos y significativos de nuestra existencia y priorizar adecuadamente cada cosa que conforma la vida de una gran mujer. Felicidades, Mireia, felicidades, Nora! Yo también aborrezco a esas pobres tontas que pretenden ser más y mejores que las demás. Besos!

  9. Belén S 17 enero, 2013 at 8:33 pm

    Igualdad!!Palabra tan actual y usada para todo!Tenemos que ser iguales en derechos,oportunidades,en cargos…Pero en otras muchas cosas me niego a la igualdad!!Viva la diferencia,el blanco y el negro,lo dulce y lo salado,tristeza y alegria..!!!Hombres y Mujeres!!

  10. Anónimo a las 19.00 17 enero, 2013 at 7:00 pm

    A todo el mundo le gusta le belleza. ¿Qué hacías en Waku Waku si no?

    • Ana Ortiz 29 abril, 2013 at 5:41 pm

      No entiendo a la gente que para meter caña o dar un golpe verbal necesiten esconderse en el anonimato. Por qué no le dices a Nuria lo que piensas usando tu nombre? Cuál es el peligro que corres? Como yo lo veo, ninguno. Por mi parte, creo que es una mujer muy agradable, bonita e inteligente y con este block se reafirma la buena opinión que tenía ya de Nuria Roca.

  11. Lola Vega 17 enero, 2013 at 5:04 pm

    No puedo estar más de acuerdo!! No las soporto y justo iba a decir lo mismo que Stefanya, que intentaré con todas mis fuerzas no parecerme ni un poquito a ellas!! Que sepas que me tienes enganchada, desde “Sexsualmente” a tus libros, después a tu twiter y ahora a tu blog!!! Hasta a tu marido!!! No sabes cuánto me siento identificada contigo, sigue así, muchos besos y disfruta mucho tu viaje.

  12. Stefanya_due 17 enero, 2013 at 12:23 pm

    A mí esas mujeres que se creen con aires de superioridad y grandeza tampoco me gustan. Quizás en un tiempo cambien las cosas, mientras tanto intentaremos no ser como esas personas que detestamos.
    Estefanía.

Deja tu comentario