Lunes, 29 de Mayo del 2017
LOS TACONES DE OLIVIA

IRONMAN DE AUSTRIA, LA CRÓNICA DE UN SUEÑO

admin 4 julio, 2013 JUAN DEL VAL, OPINIÓN 82 comentarios
IRONMANASUTRIA

Eran casi las siete y media de la tarde y seguía haciendo sol en Klagenfurt. Llegando al kilómetro 42 del maratón levanté la vista buscándoles y casi al mismo tiempo que les encontré con la mirada les escuché gritar “¡Papá!”. Me estaban esperando detrás de una valla, unos pocos metros antes del pasillo alfombrado que nos llevaba a Meta. Abracé a Nuria, le dije que la quería y le di las gracias por ayudarme a haber llegado hasta allí. Me tomé mi tiempo para besarla y recogí a mis dos hijos mayores, Juan y Pau, que me agarraron cada uno de una mano para acompañarme en los últimos metros de un sueño que había empezado seis meses antes…

No sé por qué un día decidí hacer un Ironman. No he sabido contestar a esa pregunta ninguna de las innumerables veces que me la han hecho en estos meses. Quizá por intentar encontrar algo dentro de mí que todavía no conocía; posiblemente por vivir una experiencia al límite y descubrir si era capaz de superarla; a lo mejor lo hice simplemente por vanidad; o, más simple aún, porque me gusta hacer deporte y me hace sentir bien practicarlo. No lo sé. Seguramente ese día que empecé a soñar esta aventura lo hice por todos esos motivos y alguno más que aún no he descubierto…

Minutos antes de las siete de la mañana del pasado domingo el corazón me latía tan fuerte que casi no podía respirar. Estaba junto a tres mil personas a punto de comenzar la prueba de natación en el lago Wörthersee. A mi lado estaban Rafa, Héctor y Ricardo, tres de los siete amigos que estábamos juntos en Klagenfurt. Nos abrazamos todos y nos deseamos suerte. Nos animamos gritando un “¡Vamos!” bien fuerte como si junto a la voz intentáramos echar de nuestros cuerpos parte de los nervios que teníamos cogidos en el estómago. Me emocioné después de abrazarles y a punto estuve de ponerme a llorar. No era un buen momento para eso, así que miré al cielo, respiré profundo y contuve un poco la emoción. Sonó un disparo y todos al agua. Tenía que nadar 3.800 metros para superar la primera de las tres disciplinas del Ironman…

Conocí a Oliver de la Fuente, Oli, a finales de diciembre del año pasado. Me lo habían recomendado como un buen entrenador de triatlón, así que le llamé para contarle mi objetivo. Todavía no tengo muy claro lo que pensó de mí aquel día que nos conocimos, pero a mí él me gustó desde el principio. Creo tener un sexto sentido para conocer el fondo de las personas y con él no me equivoqué. Le conté con sinceridad mi pasado deportivo, que consistía en haber hecho diez maratones, pero le advertí también que no había montado en bici desde que era niño y le confesé que no sabía nadar. En este punto le insistí bastante. Yo no era capaz de completar más de un largo en una piscina de 25 metros. Él no se alarmó (es posible que creyera que estaba exagerando) y quedó conmigo para empezar a entrenarme después de Reyes. Antes de terminar aquel primer encuentro le pregunté si mi objetivo era posible o si era una locura. Ese primer día fue prudente y sólo me dijo que lo intentaríamos: “Desde luego es muy difícil –me reconoció-, pero yo me dedico a ayudar a hacer realidad sueños que parecen imposibles”. Con esa frase tuve claro que ese tipo bajito y yo hablábamos el mismo idioma…

Llevaba más o menos mil metros nadando y ya estaba muy relajado en el agua. Atrás habían quedado los nervios de la salida, los golpes que inevitablemente nos damos unos a otros en busca de un hueco dentro del agua. Cada brazada me hacía sentir orgulloso, cada metro que avanzaba me provocaba una satisfacción interna difícil de describir. Esa mañana de domingo iba a nadar casi cuatro kilómetros y mientras los completaba me propuse recordar varios días de desesperación y esperanza en la piscina. Recordé a Oli tranquilizándome cuando antes de completar el tercer largo (menos de 100 metros) tenía que agarrarme a la corchera a mitad de piscina porque me había quedado sin aire. Me acordé de la alegría que sentí el primer día que hice diez largos sin parar; me acordé de que las primeras semanas sentía mucha vergüenza en la piscina. Tal cual. A mí me adelantaban las señoras de sesenta años con su bañador rosa nadando a braza. Ese era yo hace apenas cinco meses y esta mañana estaba nadando en un Ironman. Perdónenme, pero ole mis cojones.
Los últimos mil metros en la prueba de natación de Austria se nadan en un canal estrecho en la que hay gente animando ambos lados. Casi en los metros finales estaban Nuria y los niños viéndome completar esa última parte de la prueba. Cada vez que sacaba la cabeza para respirar veía a Nuria, a Juan y a Pau animándome para llegar al final. Fue un momento maravilloso. Uno más de los muchos que me quedaban por vivir ese día.

El viernes Oli, Rafa, Richi, Héctor, Poli y yo habíamos hecho en coche el recorrido de la prueba de bicicleta para saber lo que nos esperaba. Rubén fue el único de los siete que prefirió no verlo y descubrirlo el mismo día de la carrera. Había que completar dos vueltas a un circuito de 90 kilómetros. Un paisaje maravilloso, con el tráfico cortado sólo para los ciclistas y un ambiente espectacular. Eso sí, a mí me pareció un recorrido bastante duro. En la bici decidí ser muy conservador. Sabía que ahí estaba la clave para poder acabarlo. Si era capaz de terminar “entero” los 180 kilómetros de la prueba de ciclismo tenía muchas posibilidades de cumplir mi sueño unas cuantas horas más tarde. Visualicé, imaginé, soñé mi entrada en meta con los niños muchas veces durante las más de seis horas que estuve sentado en la bici. Y cada vez que lo hacía me emocionaba. Tres o cuatro veces se me escaparon las lágrimas fantaseando mi entrada en meta con los niños. Ese pensamiento me cargaba de energía, pero al mismo tiempo me restaba fuerzas. Eso de llorar mientras subes un puerto del doce por ciento de desnivel no es muy recomendable. Son muchas horas encima de un sillín, te da tiempo a pensar en muchas cosas, así que volví a tirar de orgullo acordándome de todo el frío que he pasado estos meses encima de la bici, todo el viento que he padecido, el dolor de espalda y de culo que he tenido permanentemente. Me acordé también, claro, de ese 23 de abril en el que me caí en Manzanares cuando se me cruzó el coche de una señora despistada. Me costó mucho superar el miedo a caerme, el pánico a los coches y el dolor de las heridas de aquel accidente. Pero lo hice. Las heridas cicatrizaron, aunque han dejado alguna marca que me acompañará para siempre. Son mi otra medalla de esta aventura.
Cuando completé los 180 kilómetros en bicicleta y me estaba poniendo las zapatillas para correr tuve miedo por primera vez a no acabarlo. Yo había corrido 10 maratones, unos se me dieron mejor y otros peor, pero en todos había descansado dos o tres días antes de la prueba, me había hidratado convenientemente y en el momento de la salida estaba siempre en plenitud de facultades. Qué enorme diferencia con el maratón del Ironman, cuando sales a correr con las piernas machacadas desde el primer kilómetro después de llevar más de siete horas haciendo deporte. En eso pensaba mientras me ataba las zapatillas y con la incertidumbre de cómo reaccionaría mi cuerpo comencé a correr. Los primeros minutos me sentí bien, no parecía costarme mucho avanzar, así que cogí algo de confianza. Me duró poco porque justo al llegar a la señal de kilómetro 2 se apoderó de mí un pensamiento muy negativo. Comencé a sentir la fatiga de las piernas y pensé que aún me quedaban cuarenta kilómetros por correr. Cuarenta, nada más y nada menos. Me agobié. Me agobié mucho justo después de cruzar ese kilómetro. Una frase se instaló en el primer plano de mi cerebro: “¡Es imposible!” Pero la suerte decidió echarme un capote y justo unos pocos metros más adelante estaban Nuria y los niños esperándome. Me paré junto a ellos y les di besos a los tres. Nuria me preguntó qué tal iba y yo le dije la verdad: “¡Jodido…, pero lo voy a intentar!”. Me dieron ánimos y continué corriendo. De ese primer encuentro con ellos en la carrera a pie salí fortalecido. Es increíble la fuerza que puede tener la mente, de qué manera tan poderosa puede convertir lo malo en bueno y lo bueno en mejor. A partir de ese momento me relajé y me mentalicé positivamente para completar los kilómetros uno a uno, a un ritmo cómodo y observando todo lo que pasaba a mi alrededor. Vi mucha alegría, pero también vi mucho dolor. Evitaré detalles escabrosos, pero también el sufrimiento hace que esta prueba sea mítica y es parte de la realidad de este reto. Vi a gente abandonar llorando sin consuelo posible, vi a varios participantes vomitar. Me impresionó ver a un tipo muy alto incapaz de controlar su diarrea e intentar seguir corriendo con el pantalón manchado. Vi a gente exhausta, vi a un participante con una prótesis de aluminio en una pierna, vi como señores de más de sesenta años me adelantaron corriendo, vi a mujeres bellas y a hombres gordos. Vi, en definitiva, a muchos seres humanos intentando superarse, queriendo cada uno a su manera ser mejores.

Entre esos tres mil estaban mis seis amigos, los que me han acompañado en este sueño casi desde el principio y de los que no me resisto a escribir algunas líneas. Permitidme la licencia. En definitiva ellos ya son una parte de mí. Los seis llegaron a meta y los seis lo hicieron antes que yo, porque son mejores que yo.
Oli es el Boss, en el fondo me parece un tímido que se emociona con más facilidad de la que quisiera. Él lo sabe, pero por si acaso, se lo escribo por aquí. Le conozco hace sólo seis meses y ya le quiero un montón.
Richi, el alemán, tiene bastantes de las cosas que me gustan en las personas. Dice lo que piensa, es capaz de sentir con pureza la amistad y tiene mucho sentido del humor. La tele se ha perdido un guionista de mucho talento.
Poli, un ‘agonías’ y él lo sabe, pero apostaría a que es posiblemente la mejor persona del grupo. Todavía no me he atrevido a decírselo, pero lo único que le pasa es que es demasiado sensible. Me parece un gran tío, mucho más cuando sonríe.
Héctor es una de esas personas que se ajusta a la definición de “un cacho de pan”. Anda debatiéndose entre crecer y no crecer, pero tiene la enorme virtud de ser feliz y disfrutar.
Rubén es un tipo duro, aparentemente. No me equivoco al pensar que es alguien honesto, de fuertes valores, y por lo que le conozco me fiaría de él a ciegas.
Rafa, el más mayor…por poco. Inteligente, apasionado de lo que le gusta y sabio porque sabe lo que quiere y adonde va. Eso es muy difícil, compañero. A los seis, gracias por acogerme y por vuestra ayuda.

Pau no paraba de sonreír casi colgado de mi mano izquierda y Juan se emocionó agarrándome la derecha al doblar para encarar los últimos 100 metros con la meta al fondo. Me acordé de Olivia, mi niña, que estaría ajena en Madrid a la emoción que en ese instante estaba sintiendo su padre. Algún beso de menos le he dado por culpa de los entrenamientos cuando ya se había dormido antes de que yo llegara de correr. Ella ha sido también parte importante de este sueño.
Impresionante, emocionante hasta el límite, inolvidable… No sé si volveré a participar en un Ironman alguna otra vez en mi vida, pero esos últimos cien metros son uno de los momentos más intensos que he vivido jamás.
Crucé la meta sonriendo y feliz, abracé una vez más a mis hijos y fui en busca de Nuria, que me dijo lo orgullosa que estaba de mí. Supondréis que este momento que tecleo las últimas líneas de esta crónica tengo los ojos llenos de lágrimas.
Pienso ahora mientras escribo este post y es posible que ahora sepa un poco mejor por qué un día decidí empezar esta aventura: En realidad no es tan importante acabar un Ironman, lo verdaderamente importante es atreverse a soñar. Espero no dejar de hacerlo jamás.

 

Compartir

Acerca del autor

82 Comentarios

  1. Melca 20 noviembre, 2013 at 9:44 am

    Joe, tú con lágrimas al final de la escritura…yo con ellas desde el principio del texto!

    Felicidades, por todo: el artículo, el reto, los amigos y lo más importante, la familia.

    • Silvia Infante Garcia 26 junio, 2016 at 12:25 pm

      Jooo qué bonito! Estoy llorando desde que empezaste a escribir. Felicidades!

  2. Yolanda 12 agosto, 2013 at 1:34 pm

    Emocionante compartir tu experiencia aunque sea a través de tu blog. Gracias por ello!
    Y enhorabuena por luchar por tus sueños y contar con el apoyo de tu gente, incluidos los seguidores del blog.
    Eres grande, Juan!!!

  3. Pepe Panés 9 agosto, 2013 at 2:13 pm

    Joder Juan, me he vuelto a emocionar.
    Ya lo hice en Klagenfurt disfrutando y compartiendo un día maravilloso con vosotros 7, viéndoos pasar y con vuestras familias que era una suma de emociones y nervios.
    Se lo he dicho varias veces a Héctor, para mí ha sido uno de los días más emocionantes y lo sigue siendo cuando repaso las fotos que hicimos y ahora otra vez al leer tu post del que he tenido hoy conocimiento de su existencia.
    No sé a quién tendrás que pedir “permiso”, lo puedo aventurar, pero este no puede ser el primer y último Ironman, tenemos que disfrutar alguno más, ya he comprado el carrete de fotos para el próximo, ¿cuándo?
    Enhorabuena otra vez y si tienes que hacer méritos para conseguir el “permiso”, pues chico hazlos.
    Abrazos,
    Pepe.

  4. Leandro 16 julio, 2013 at 1:25 pm

    Joder, enhorabuena, yo estoy preparando unas oposiciones con pruebas físicas y hay días que se pasa mal, no me puedo imaginar lo que has conseguido tú, la preparación, el sacrificio, los malos momentos, la alegría de ver que vas alcanzando objetivos, son cosas que por mucho que se explique sólo conoce el que las está haciendo. De verdad enhorabuena, eres un crack!

  5. Aline 15 julio, 2013 at 2:22 pm

    Se me acaba de poner un nudo en el estómago! Estoy preparando mi primer medio para septiembre y he sentido cada palabra q has escrito! Sólo pienso en q me esperan mis dos hijos en la meta y q me cruzare de vez en cuando con mi marido en la carrera! Uf!!! Solo pienso en q LO CONEGUIRE!! Gracias por compartir tu experiencia!

  6. Ana 10 julio, 2013 at 10:13 pm

    Enhorabuena Juan!!, maravillosa manera de contar tu experiencia. Gracias por compartirla con nosotros.

  7. Carmen@txingu 9 julio, 2013 at 6:47 pm

    Madre mia Juan ERES LA HOSTIA!!!!!Eres un campeón por haberlo logrado…Me alegro muchísimo por ti y te doy las GRACIAS por compartirlo con nosotros…ME HAS HECHO LLORAR!!!! Desde luego entiendo a Nuria y a tus hijos que estén orgullosos de ti pq lo que has conseguido. BRAVO POR TI!!!! Besos muy fuertes desde Salamanca!!! ;) Carmen

  8. Irene 9 julio, 2013 at 10:26 am

    Sinceramente….me has hecho llorar a mares con tu descripcion de este sueño!gracias por compartirlo con nosotros y enhorabuena campeón!!

  9. Núria González 9 julio, 2013 at 12:01 am

    FELICIDADES JUAN!!! QUÉ ALEGRÍA!!!

  10. Isabel 8 julio, 2013 at 7:27 pm

    Enhorabuena Juan! Si ya es emocionante leerte, no puedo ni llegar a imaginar como debe ser vivirlo.

  11. earlinde 8 julio, 2013 at 6:13 pm

    Preciosa crónica. Tengo un amigo que ha hecho ya unos cuantos, en concreto éste contigo. Está enganchado y yo no lo entendía, hasta ahora.
    Enhorabuena.

  12. Arantxa 8 julio, 2013 at 5:16 pm

    ¡Enhorabuena!

  13. Consuelo 7 julio, 2013 at 8:20 pm

    Leí esta entrada hace dos días y se me cayeron las lágrimas de emoción. No soy de comentar, os leo en las sombras, pero no ver comentarios no m ha gustado, así que me estreno porque me gusta mucho como escribes, lo haces con las tripas y a mi me llega. Y con respecto a la prueba solo puedo decir ” Poh olé tu chocho”!

  14. bicicleta via verde 7 julio, 2013 at 7:37 pm

    Os adrezco el compartir con todos nosotros toda esta interesante información. Con estos granitos de arena hacemos màs grande la montaña Internet. Enhorabuena por este blog.

    Saludos

  15. Amparo 6 julio, 2013 at 10:43 pm

    Enhorabuena, crack, por atreverte a soñar y por hacer todo lo posible por hacerlo realidad. Esa magia no se debe perder jamás, ¿acaso no es lo que mueve el mundo?

  16. Glori 6 julio, 2013 at 1:28 pm

    IronMan!!!!
    que superación!!! me ha encantado leer tu experiencia!
    y he de reconocer que me he emocionado…

  17. Jerònia 5 julio, 2013 at 11:47 pm

    Ole tus cojones Juan! Grande! Con esta fuerza de voluntad podrás con todo lo que te propongas! Enhorabuena valiente!

  18. María Serrano 5 julio, 2013 at 8:08 pm

    Nunca me ha gustado la gente que hace deporte, me agobia, odio el deporte en todas sus facetas, pero a ti, a ese desconocido que cada vez se hace más conocido para mí, sólo puedo felicitarte, y decirte “olé tus huevos macho”. Ver tu afán de superación es admirable. Gracias por compartirlo con nosotr@s.

  19. Pilar 5 julio, 2013 at 7:23 pm

    Enhorabuena Monstruo!! Has hecho emocionarme y soltar alguna lagrimita…

  20. Miquel 5 julio, 2013 at 2:14 pm

    Me encanta. Enhorabuena Juan. Entiendo perfectamente tu experiencia y lo que representa el conseguir un reto de este tipo, la fuerza de la mente y lo importante que es tener a los tuyos cerca de ti en estos momentos. Son momentos que no se olvidan jamás y que a uno le dan fuerza cuando los recuerda en el futuro. Gracias por contarlo y compartirlo. Enhorabuena!

  21. rosa 5 julio, 2013 at 10:28 am

    Leyendo el post me ha recordado mucho al libro de Stephen King “La larga marcha”.
    Enhorabuena, tiene que ser una experiencia unica.

  22. laura 5 julio, 2013 at 10:22 am

    No sé cómo lo haces, pero siempre acabo emocionándome al leerte. gracias

  23. Elena 5 julio, 2013 at 7:55 am

    Hola Juan … Soy Elena, amiga de Rafa desde la universidad (el pleistoceno).
    Ayer nos dijo que leyéramos tu post, y, sinceramente, sssssssstupendo. Os felicito, estoy muy orgullosa de vosotros, y aunque no os conozco, la valentía es algo que admiro profundamente …
    Y como ya estaba por aquí, me he dado una vuelta … Como me gusta la gente con cosas en el cerebro …!!! Biennnn ….
    Yo también soy taurina …
    Bso para Nuria y para tí … Elena

  24. Vanessa 5 julio, 2013 at 7:28 am

    Que emoción leer estas líneas… el verdadero poder que ejerce nuestra familia sobre nosotros… cuántas alegrías nos dan. Enhorabuena Juan!!! Es admirable lo que has hecho y sobre todo es admirable la manera en que lo vives. Yo estoy segura que volverás a completar muchas más carreras… Un saludo!

  25. Cris mitre 5 julio, 2013 at 7:17 am

    Hola Juan
    Me ha emocionado mucho tu crónica. Doce horas en las que pones el cuerpo al límite, en las que sufres y lloras pero que te han hecho inmensamente feliz. Enhorabuena por la consecución de ese reto. Ahora a marcarse otro objetivo! Yo ya tengo el mío! :-)

  26. ROSA 5 julio, 2013 at 6:21 am

    Enhorabuena Juan. Un ejemplo.

  27. Ivana 5 julio, 2013 at 12:09 am

    Impresionante!!!

  28. Gloria 4 julio, 2013 at 11:14 pm

    Wow y enhorabuena… todo mi respeto y admiración!

  29. Susana 4 julio, 2013 at 10:14 pm

    Bravo!!!!! Meta conseguida. A buscar otra.
    Me has hecho llorar, explicas los sentimientos como si los estubiera viviendo. Tubo que ser inolvidable.
    Enhorabuena, campeon.

  30. Javier Garcia 4 julio, 2013 at 10:00 pm

    Todo un ejemplo.
    El esfuerzo siempre tiene premio.Te desee suerte en enero en Getafe.
    Me alegro mucho de q hayas hecho esta genialidad.
    Un abrazo.

  31. Ana Belén 4 julio, 2013 at 9:28 pm

    Enhorabuena de corazón!, tengo una amigo que lo hizo en 10 horas 44, pero lleva por lo menos 6 años haciendo locuras de estas.

    Digno de admiración, si señor!

  32. Paco 4 julio, 2013 at 9:12 pm

    Enhorabuena, estos retos no son fáciles, poca gente sabe lo que va por detrás, horas de entrenamiento, dejar de lado a la familia, y todos los sufrimientos y miedos. Me he emocionado al leer tu relato, será porque lo he vivido, después de muchos maratones, carreras de 50 km, de 100 km y de 24 horas, se me siguen poniendo los pelos de punta y se me saltan las lágrimas cuando termino. Ahora te propongo un nuevo reto. Cuantos kilómetros te ves capaz de hacer en 24 horas?…….. http://24hmadrid.blogspot.com.es/ Estás invitado. Sólo tienes que aceptarlo. ( ya lo hablamos en la presentación del libro de Marta Robles)
    Un abrazo y enhorabuena al que corre y a los que apoyan.

  33. Stefanya_due 4 julio, 2013 at 8:53 pm

    Lo que hiciste el domingo es algo que solo hacen muy pocos valientes y tú eres uno de ellos, es impresionante como sin saber nadar y sin montar en bici desde pequeño hayas llegado tan lejos. Me quito el sombrero ante usted Señor Del Val. Me despido con una frase que un día dijo alguien que admiro “Los sueños se cumplen, pero hay que buscarlos y jamás rendirse”.
    Estefanía.

  34. Melek 4 julio, 2013 at 8:35 pm

    Mis felicitaciones campeón, leyendo tú post se me ha puesto la carne de gallina. Es cierto los sueños hay que perseguirlos se cumplan o no, pero hay que intentarlo. Saludos

  35. Sara 4 julio, 2013 at 6:39 pm

    Me has dejado impresionada y tb se me han saltado las lágrimas. Enhorabuena campeón!!! Una pasada tu historia: coraje, valentia, corazòn…. Debes estar orgulloso de ti, al igual que tu mujer y tus hijos. Un abrazo,

  36. Goi 4 julio, 2013 at 6:30 pm

    Impresionante la foto y sobre todo tu fuerza de voluntad!!! Me parecías un Tio simpático pero ahora te admiro FELICIDADES, por soñar y por hacerlo realidad.

  37. reichel 4 julio, 2013 at 5:58 pm

    clap clap clap… nos hemos emocionado al leerte !! Enhorabuena y sigue escribiendo por aqui please !!!

  38. Ana 4 julio, 2013 at 5:26 pm

    Creo que los sueños nunca tienen respuesta, no se sabe porque van o vienen, por eso son sueños. Me he emocionado leyendo tu crónica, sobretodo pensando en los tuyos, en el orgullo de tus hijos y en Nuria. Creo que el amor mueve montañas y probablemente si ellos no hubiesen estado ahí mirando habrías abandonado o habría costado mucho más terminarla. Era tu sueño pero llegaste a la meta empujado por ellos. Sigue escribiendo, pero sobretodo sigue viviendo por y para lo que te gusta, porque eso es lo que eres.

  39. Vicky 4 julio, 2013 at 3:48 pm

    ENHORABUENA!! ENHORABUENA!! Enhorabuena por ese afán de superación que tienes y esa bondad al repartir ese tesón que tienes entre tu familia y amigos. Muy muy emotiva la entrada. Te felicito. Me quedo con tu última frase: lo importante es atreverse a soñar. FELICIDADES!!

  40. Montse 4 julio, 2013 at 3:32 pm

    Emocionante, precioso tu post de hoy, has hecho que a mi también se me saltara alguna que otra lágrima, me he sentido identificada con muchas cosas de las que has contado, mi marido también es corredor, maratoniano… no ha hecho un ironman ni triatlon pero no lo descarta… y cada una de esas emociones que cuentas las vive, las vivimos todos , esa ilusión , esa superación , esa meta objetivo marcado y superado…

    Enhorabuena de verdad , para mi sois super héroes.

  41. ruth 4 julio, 2013 at 3:08 pm

    Enhorabuena desde yankylandia! Yo, me he emocionado y todo leyendo este post. No soy una atleta, pero siempre he hecho deporte y durante el rato que he leido tu historia (haciendo el desayuno a los ninios, contestando movil y viendo a mis.padres en el skype) me has hecho soniar.

    Well done man!
    xxx

  42. ELENA 4 julio, 2013 at 2:12 pm

    ENHORABUENA!!!!! Con mayúsculas!!!! Por todo: Tu Ironman,tu vida,tu familia, tus sueños, tu fuerza…. Das TANTA envidia…

  43. Lorena 4 julio, 2013 at 2:06 pm

    He leído el post unas 10 veces, y en todas ellas se me han saltado las lágrimas, que manera más bonita de narrar esta gran aventura. Simplemente darte la enhorabuena por la gran persona que eres y por supuesto por este pedazo de IRONMAN completado. Tienes toda mi admiración

  44. ester 4 julio, 2013 at 1:08 pm

    Enhorabuena Juan, has conseguido superar un reto muy dificil. Gracias por hacernos partícipes a todos de esta fantastica historia de superación y por ser tan cercano contandonos tu historia. Enhorabuena campeón!!!

  45. ane 4 julio, 2013 at 12:57 pm

    Zorionak! Felicidades! Muy emocionante tu post. Que afán de superación! Sólo así se consiguen los sueños, queriéndolo e intentándolo. Felicidades de nuevo. ;)

  46. Kika 4 julio, 2013 at 12:35 pm

    Enhorabuena, ya sólo el planteartelo y conseguir llegar hasta allí ha sido un triunfo. Mi pareja decidió en el último momento dejar el ironman de Roth, ha sido una decisión muy dura para él pero sé que algún día llegará a conseguirlo y sentirá todas esas sensaciones que tu bien has descrito en el post, nosotros tb pensábamos llegar juntos a la meta y te apuesto que la cruzaremos… Una vez más ENHORABUENA!!!

  47. GUADALUPE 4 julio, 2013 at 12:14 pm

    VAYA PEDAZO DE POST!!!! Decirte que he terminado llorando, me ha encantado.

    Eres un VALIENTE, no digo mas.

    Un saludo.

  48. Miriam 4 julio, 2013 at 12:06 pm

    Debes saber que no eres el único que ha llegado a las últimas líneas con los ojos llenos de lágrimas. Me has dejado sin palabras. Solo puedo decirte…
    ¡ Enhorabuena campeón !

  49. sole 4 julio, 2013 at 11:53 am

    Enhorabuena por esa superacion a ti mismo con todas las barreras sobre todo psicológicas q nos autoimponemos.
    Eres un crack.

  50. Tosi 4 julio, 2013 at 11:18 am

    Me he emocionado mucho
    Enhorabuena

  51. lucia pascual 4 julio, 2013 at 10:58 am

    Alucinante!! Emocionante hasta el punto de hacerme llorar!! Qué valiente y que mérito tiene lo que has hecho Juan!! Mi enhorabuena!! un abrazo…

  52. Noelia 4 julio, 2013 at 10:53 am

    Joder Juan! A tí se te habrán llenado los ojos de lágrimas al escribirlo pero de los míos caen lágrimas de emoción al leerlo.

  53. Merce 4 julio, 2013 at 10:32 am

    Enhorabuena Juan,, todo trabajo bien echo tiene su recompensa, me has emocionado, eres un crack…

  54. ANA 4 julio, 2013 at 10:22 am

    Gracias por el post que nos has regalado hoy. Espectacular. Sin palabras y con muchas lágrimas. Enhorabuena.

  55. Alba soriano 4 julio, 2013 at 10:21 am

    Enhorabuena chiquillo qué proeza!!! Pendiente del twitter tol día a ver qué decía Nuria de cómo ibas. Otra vez felicidades!!!

  56. Lola Aranda 4 julio, 2013 at 10:18 am

    Joder Juan, os sigo siempre pero nunca había dejado un comentario, pero verme en la oficina llorando lo merece. Gracias por escribir.

  57. MER 4 julio, 2013 at 9:57 am

    No he parado de llorar desde que empecé a leer este post, en serio, lagrimones. Enhorabuena por hacerlo y por compartirlo así con tu familia y ahora con todos nosotros. un beso

  58. Teresa 4 julio, 2013 at 9:53 am

    Enhorabuena Juan!! Tu crónica es emocionante!! Sigue soñando, hacen falta mas personas como tu.!! Mucha suerte para todos los próximos retos que te propongas. Un saludo!!

  59. YOLANDA 4 julio, 2013 at 9:31 am

    Sevilla te dice buenos dias..

    Estoy emocionada con esto te lo digo “tó” Enhorabuena, enhorabuena, por s tu superación, por atreverte a seguir soñando, por compartirlo con tu familia y amigos.. Bravo por ti, bravo !!!!!

  60. Sarohe 4 julio, 2013 at 9:28 am

    Claro que se entiende que te emociones! Me he emocionado sólo con leerlo.. No me quiero ni imaginar vivir ese momento de superación, tiene que ser increíble!
    Enhorabuena campeón! Sinceramente

  61. Ana 4 julio, 2013 at 9:26 am

    Mi más sincera enhorabuena!!!! Lo importante es que lo has conseguido y has disfrutado con la experiencia! Ole!

  62. Ana 4 julio, 2013 at 9:22 am

    Joder…haber avisado que tenia que tener pañuelos a mano!!! menudo lote de llorar…desde el primer párrafo!!!!
    enhorabuena por tu esfuerzo, tu constancia, tu dedicación…es increible!!!
    que bonito que lo compartieras de la mano de tus hijos y con Nuria…
    me han encantado, bueno paro que ya estoy llorando otra vez!!!!

  63. Diana 4 julio, 2013 at 9:22 am

    Es genial Juan!! Aquí estoy yo también con la lagrimilla. Está claro que podemos conseguir todo con esfuerzo e ilusión. Gracias por compartirlo y porque al final nos quedamos con ese mensaje positivo de que se puede cumplir lo que nos propongamos. Enhorabuena y ahora a disfrutar mucho del verano!!!! Besos!!!

  64. MONTSE 4 julio, 2013 at 9:20 am

    Increíble relato. Enhorabuena CRACK!!!!

  65. Carla 4 julio, 2013 at 8:55 am

    Sólo decirte, estoy en el trabajo y me saltan las lágrimas, por tu gran esfuerzo y por el apoyo de tu família.

  66. rutipiti 4 julio, 2013 at 8:51 am

    Enhorabuena, Juan!
    Gran relato y gran experiencia! La de mañanas que te esperan despertándote sintiéndote pleno… qué bien! Disfruta la sensación, tiene que ser genial!
    Qué bonito es acariciar los sueños…
    Un beso, Ironman! :)

  67. paula 4 julio, 2013 at 8:46 am

    Enhorabuena!! Todo un reto, una leccion de superación personal y un gran regalo para los tuyos, orgullosos de tu esfuerzo… Felicidades

  68. María 4 julio, 2013 at 8:46 am

    Juan, lo primero enhorabuena..puedes estar muy orgulloso de haber hecho ese airoman. Sólo decirte que no eres el único que ha terminado el post con lágrimas en los ojos, nos has hecho vivir tu esfuerzo, tu dolor y tu experiencia. enhorabuena de nuevo.

  69. nodigonaylodigoto 4 julio, 2013 at 8:41 am

    Que bonito Juan! Has abierto tu corazón y has hecho que el mío se reblandezca. Eres un campeón aunque no hayas ganado y eres el orgullo de unos hijos y una esposa. Enhorabuena

  70. Anaïss 4 julio, 2013 at 8:35 am

    Enhorabuena!!!!!

  71. Malva 4 julio, 2013 at 8:33 am

    Me has emocionado, tanto tú como Nuria siempre conseguís hacerme soñar con vuestras palabras. Enhorabuena campeón!!

    M*

  72. Maria 4 julio, 2013 at 8:25 am

    ENHORABUENA!!! Me he emocionado mucho leyendo este post.
    Mi novio desde hace un año ha empezado a correr y este fin de semana corrio por primera vez un maraton. Sois muy valientes los que os atreveis con esto!
    Muchas felicidades!

  73. susana 4 julio, 2013 at 8:23 am

    Impresionante crónica, impresionante hazaña…jo nunca he sido una fan loca de nadie, ni de los new kids on the block, pero con vosotros estoy como para hacer cola una semana antes a la interperie jiji. Gracias

  74. ANA 4 julio, 2013 at 8:20 am

    Enhorabuena, por tu culpa he llorado leyendote en la oficina. Qué emocion, ha sido una historia muy bonita

  75. Mariajesus 4 julio, 2013 at 8:18 am

    Enhorabuena IRON!!!!! Colosal tu post, tu forma de escribir tus emociones, sensaciones….todo.!!!! Has conseguido emocionarme desde la primera linea.

  76. Mer 4 julio, 2013 at 8:15 am

    ¡¡¡¡¡enhorabuena campeón!!!!, me has emocionado……..

  77. CARMEN F 4 julio, 2013 at 8:06 am

    Bien tempranito estaba esperando tu post.
    Así ha sido. Ponerlo y leerlo rápidamente.
    Buena historia, buenas vibraciones, buen final.. Es lo importante. Soñar lo que se quiere y… realizarlo. Eso es lo más.

    Siempre animado y acompañado por los “leales”.. amigos, familiares.. pero sobre todo con uno mismo.
    Un gran abrazo

  78. chocolate belga 4 julio, 2013 at 7:57 am

    Caray! os habéis hecho esperar pero ha merecido la pena! Menudo post más emotivo! Me ha dado esperanzas para apoyar y animar a mi marido en las dos carreras que quiere hacer. A veces le digo que ese tiempo que emplea entrenando es tiempo que deja de estar en casa, pero con todo lo que has descrito y las emociones que has vivido, le apoyaré!
    Hoy os traigo una tarta de queso que seguro os divertiréis haciéndola, es muy fácil y rápida y os encantará!

    Gracias,

  79. Estefanía 4 julio, 2013 at 7:52 am

    Simplemente….¡¡Enhorabuena!! Se me saltan las lágrimas de emoción al leerte. Mi tío Felix es aficionado a hacer ironman en Lanzarote o donde decida cada año (Berlín, Canadá) y me encanta que me cuente las experiencias vividas allí. Sois unos cracks por conseguirlo.

  80. Leyre 4 julio, 2013 at 7:50 am

    Gracias por emocionarme al leer este post. Me alegro mucho de que hayas podido vivir ese momento en el que superas todas tus expectativas, y lo más importante…. rodeado de toda la gente a la que quieres (aunque en ese momento faltará la peque).
    Un beso muy fuerte y ENHORABUENA!!!!!!

Deja tu comentario