Viernes, 28 de Abril del 2017
LOS TACONES DE OLIVIA

MORIRSE DE MIEDO

admin 17 septiembre, 2013 JUAN DEL VAL, OPINIÓN 7 comentarios
MORIRSEDEMIEDO

El ser humano es imperfecto. Basta con ver cómo se nos abre la boca cuando nos quedamos dormidos en un sofá para entender que tenemos muchas carencias. Dios, si existiere, no era muy perfeccionista. Hay que asumirlo. Porque si no, cómo se explica que a los hombres nos empiece a salir pelo en sitios tan extraños a partir de los cuarenta. Si Dios fuera un ser compasivo no se le ocurriría poblarnos las orejas de pelo o las cejas o los hombros… Eso, por no hablar de lo que estaría pensando el Creador el día que diseñó los pies. Cuando ves la mayoría de pies que tenemos los seres humanos se nos debería quitar la fe de forma irreversible.
La imperfección del ser humano, sin embargo, no estriba principalmente en nuestro físico, sino en lo absurdo de algunos comportamientos en los que apenas reparamos. Esas reacciones que demuestran que el ser humano es demasiado cómico como para tomarse en serio.
Por ejemplo las cosas que hacemos cuando tenemos miedo. Estás en la cama por la noche y escuchas un ruido. ¿Qué haces?, ¡taparte con la sábana! Y te quedas tan ancho, como si ya no hubiera de qué preocuparse. Te crees que la sábana es antibalas y si viene el ladrón con un cuchillo tú estás a salvo…
Si no estás solo y tienes que hacerte el machito, la cosa puede ser aún peor porque decides salir de la habitación después de escuchar un ruido. Y ahí que vas en calzoncillos pegado a la pared cagado de miedo intentando hacerte el valiente delante de tu chica. Entonces no se te ocurre otra cosa que decir: ¿hay alguien ahí?… Pero vamos a ver, criatura. Cómo que si hay alguien. Tú te crees que si hay alguien te va a contestar. ¿Qué pretendes, ponerte a conversar con el malo?
Sin embargo, aún puede ser peor. Ese momento en el que te pones a buscar al supuesto ladrón debajo de la cama. Claro, porque tú te crees que el ladrón se va a poner a jugar al escondite contigo. O, lo que es peor, abres el armario para ver si está dentro. A ver, vives en un piso enano con un armario en el que no te caben ni las camisas, cómo crees que se va a esconder ahí un tío. Bueno, aunque se puede ser aún más idiota como una vez hice yo cuando en un alarde de valentía busqué hasta dentro de la nevera. En fin…
El miedo provoca reacciones extrañas y no sólo cuando estamos en casa. En el avión, por ejemplo, cuando hay turbulencias creemos que lo solucionamos mirando por la ventana, como si pudiéramos diagnosticar las presiones atmosféricas del espacio sideral… O en el coche, cuando el conductor empieza a correr más de la cuenta y tú te agarras al asita que hay encima de la puerta como si ya no pudiera pasar nada malo… O en el cine, cuando ves una película de miedo y te tapas los ojos con la mano, pero entreabres los dedos para mirar, así que lo sigues viendo todo y sigues cagado de miedo.
Esa es otra, la expresiones que definen el miedo excesivo como cagarse de miedo. ¿Habrá algo más inútil que cagarse de miedo? Bueno, sí, morirse de miedo.

JUAN DEL VAL

Compartir

Acerca del autor

7 Comentarios

  1. Cris 21 septiembre, 2013 at 12:28 pm

    http://www.elalmanaque.com/humor/clubcomedia/club7.htm

    Me pareció demasiado similar a algo que leí hace tiempo…

  2. Ana Belén García 19 septiembre, 2013 at 8:27 am

    Lo de los pies me ha encantado, jajajaja. Tengo una amiga ( de unos 80 años,jeje), que dice, que no entiende porque Dios ( si existiere), no nos puso alas a los seres humanos, que sería super divertido y práctico. Estoy muy de acuerdo con ella. Madre mía si pudieramos volar, como molaria….

    Me gusta las ocurrencias que tenéis Nuria y tu al elegir los temas de los post, desde luego, nada típicos.

    Un saludo y buen jueves!

  3. olga 18 septiembre, 2013 at 8:17 am

    demasiado parecido a un monólogo del club de la comedia de hace muchos años….

    http://www.monologos.com/reacciones-estupidas-ante-el-miedo/

  4. Sara 17 septiembre, 2013 at 8:24 pm

    Una vez mas: muy bueno!!!!

  5. Maria 17 septiembre, 2013 at 1:44 pm

    Juan, me encanta vuestro blog y siempre me parecen temas muy interesante. Pero lo de hoy es un monólogo que se llama “Reacciones extrañas ante el miedo” que desconozco su autor pero que se escribió hace mucho tiempo… de hecho yo lo interpreté una vez en un teatro…
    Hoy no has escrito algo original… hoy Juan de Val copia y pega.
    Espero que leas el post aunque no me lo publiques, claro…

  6. tumechupas la polla 17 septiembre, 2013 at 11:36 am

    pero como eres tan patetico,eres un chulo,prepotente y patetico que vais de guays los dos de parejita perfecta.Me cago de miedo en los pantalones juanito.

  7. Marc 17 septiembre, 2013 at 8:10 am

    jajaja … todavía me duele la mandíbula , Juan … muy bueno … y cierto … como la vida misma.

Deja tu comentario