Jueves, 19 de Octubre del 2017
LOS TACONES DE OLIVIA

¿POR QUÉ A LAS MUJERES NOS VA LA MARCHA?

Nuria Roca Granell 31 octubre, 2013 NURIA ROCA, OPINIÓN 5 comentarios
20131030-222746.jpg

20131030-231754.jpg

1) Me encantaría escribir que eso no es cierto, pero estaría mintiendo. Yo no sé las causas, que seguramente debería explicarlas algún psiquiatra. Puede que tenga que ver con esa insatisfacción femenina un poco crónica o esa tendencia a complicar las cosas que tenemos las mujeres. El caso es que nos gustan los hombres que tienen algo de inaccesibles. Ese que va detrás de nosotras tiene menos posibilidades que aquel que se resiste a pedirnos una cita o incluso nos la niega. Si un hombre no nos hace caso parece que comienza a interesarnos inmediatamente.
Vuelvo a reiterar que me gustaría que no nos sucediera porque en el fondo es algo bastante absurdo, pero me parece innegable que ese chico tan guapo que casi no nos mira es un imán para nosotras.
Puede que sea una coincidencia, porque esos hombres que se nos resisten suelen ser objetivamente atractivos y pueden elegir, si bien no creo que sea un problema de ser más o menos guapo lo que les hace más atractivos para nosotras y habría que especular con otras causas.

2) Somos competitivas. Por qué a esa sí le hace caso y a mí no. Porqué yo voy a ser menos. Además no nos gustan las cosas fáciles. A veces es para echarse a reír o a llorar, pero no se entiende que ese chico tan atento que sólo tiene ojos para nosotras acabe por aburrirnos o saturarnos demasiado pronto. Y, sin embargo, nos encanta un canalla, ese golfo que nos aplaza una cita o nos la anula o se pasa dos días para contestarnos un mensaje. También os diré a los chicos que leáis esto, que todo lo escrito es de manera moderada, porque si os pasáis tampoco nos hace ninguna gracia. Aquí no estamos hablando de masoquismo, simplemente de la atracción que nos produce la dificultad. Cuestión de equilibrio.

3) Nos gustan los hombres que tienen éxito con otras mujeres. Nos gusta que en cierto modo nos lo pongan difícil porque pueden elegir entre muchas y creemos tener más valor si nos elige a nosotras. Nos pone el ligón que no se “casa” con nadie y ninguna es capaz de “cazarle”. Ese chico de éxito con el resto de mujeres, ese a las que todas desean. Él nos gusta…hasta que está con nosotras. Esa es la enorme paradoja. Nos gusta el golfo por el mero hecho de serlo y cuando está con nosotras pretendemos que se convierta en una malva. A los cinco minutos pretendemos cambiarle, que ya no ligue más, que deje de tener éxito con las chicas, que no vuelva a mirar a nadie mientras dure nuestra relación.
Término está sección de ¿Por qué…? sin ser capaz de contestar con rigor por qué a las mujeres nos va la marcha. Que lo conteste quien lo sepa, yo modestamente me limito a constatarlo.

Compartir

Acerca del autor

5 Comentarios

  1. It Woman 4 noviembre, 2013 at 8:34 am

    Pues después de años de sufrir te digo que todavía no sé por qué me va la marcha. Pero me va. Eso te lo digo. Y casi que echo de menos no tener cerca a algún capullo . jajajajaja
    Te agradecería si puedes echarle un vistazo a mi blog: El nuevo negro. Diario de una It Woman.
    Estoy empezando y me gusta conocer opiniones expertas.
    http://www.elnuevonegroblog.com
    Los cuarenta son el nuevo negro.
    Gracias!!

  2. Angie 31 octubre, 2013 at 8:45 pm

    En mi caso me paso de pequeñita estuve enamoradita de “uno” un montón de años!!! y todavía me pregunto “¿porque yo no lo gustaba?” si le gusto a todo el mundo, jajaja, (menos a él).
    Al cabo de unos 15 años nos volvimos a ver, el iba con su familia y yo con la mía, el muy gilón se puso colorado como un tomate.

  3. aurora 31 octubre, 2013 at 7:47 pm

    es todo un misterio sin resolver..pero van pasando los años (o quizas por la experiencia vivida en mi caso) que ya no me atraen tanto los hombre de ese tipo

  4. Laia 31 octubre, 2013 at 4:10 pm

    No és algo que suceda solo a las mujeres con hombres así, a los hombres tambien les passa con las mujeres. Incluso entre lesbianas pasa exactamente lo mismo. Es inevitable nos gustan los imposibles.

    Y en el mundo de las lesbianas, es peor, no hay nada más improvable (no imposible) que ligar con una hetero!

    Es un problema universal

  5. Marina 31 octubre, 2013 at 1:08 pm

    pues ya te lo digo yo…….porque podemos….

Deja tu comentario