Viernes, 28 de Abril del 2017
LOS TACONES DE OLIVIA

IMBÉCILPHONE

Nuria Roca Granell 4 noviembre, 2013 NURIA ROCA 26 comentarios
IMBÉCILPHONE_03

O le ponemos remedio a lo de los móviles o nos vamos a volver imbéciles. Tal cual. Me refiero al vicio que estamos cogiendo de vivir la vida a través de la pantalla de nuestro smartphone. Y no es una crítica a los más jóvenes, sino a todos. Incluyéndome a mí la primera en ese vicio mirar el puñetero teléfono a cada instante hasta convertirlo casi en un tic nervioso.
¡No sin mi móvil! parece ser el lema de nuestra existencia. Instagram, Twitter, Facebook, whatsap… da igual lo que sea o que sea todo a la vez. Lo que hacemos, lo que sentimos, lo que nos sucede no ocurre si no lo contamos en un tuit o subimos la foto a Insagram.
Hay que terminar con esta costumbre que nos vuelve lelos. Estamos tan centrados en la pantalla que nos perdemos las conversaciones que hay a nuestro alrededor, casi no atendemos al que tenemos enfrente, estamos embobados, nos tienen que repetir la misma frase tres veces porque nuestra mente está en el smartphone.
Algunos creeréis que exagero y a lo mejor es cierto. Soy una ferviente defensora de cualquier avance que nos haga la vida más sencilla y por supuesto de cualquier manera de comunicarse. El problema es cuando esas nuevas formas de comunicación impiden la comunicación real con la persona a la que puedes tocar.
Escribo este post después de una comida en familia en la que hubo un momento en el que íbamos a empezar a comer seis personas y cinco estábamos consultando el móvil. La única que no lo hacía era mi hija Olivia, que acaba de cumplir tres años.
Estoy un poco enfadada con la escena y también un poco avergonzada, pero fue exactamente así. Propuse a todos los comensales guardar los móviles hasta que nos levantáramos de la mesa y no me hicieron ni caso. Era muy importante inmortalizar el momento de la comida haciendo fotos para subirlas a Instagram, explicar lo que habíamos comido vía Tuiter y dar envidia en algunos grupos de whatsap de lo bien que lo estábamos pasando.
Y además mentimos. Y exageramos. Ponemos filtros que convierten la realidad en una realidad sin fallos; inmortalizamos con una foto la risa creyendo que de esa manera la convertimos en eterna. La realidad nos parece algo menor, con demasiados defectos. Pero a la vida real no se le puede poner filtros, ni las sonrisas se amplían deslizando los dedos por la pantalla.
La vida real tiene un montón de defectos maravillosos, discusiones estupendas y guapos sin necesidad de filtros.
Así que levanta la cara de la pantalla, guarda el móvil en el bolso y ponte a vivir de una vez.

Compartir

Acerca del autor

26 Comentarios

  1. Cristina Martín 29 noviembre, 2013 at 10:42 am

    Cuantísima razón Nuria!!

    Estoy totalmente de acuerdo contigo!!

    El móvil y sus aplicaciones son útiles, pero todo tiene su momento y cuando se está con una persona “de carne y hueso” al lado hay que vivirlo y dejar el móvil.

    Besos!! :)

  2. Goi 8 noviembre, 2013 at 4:37 pm

    BUENÍSIMO!! No puedo decir mas.
    En mi casa estamos dejando lo al lado del fijo para no tenerlo al lado porque sino las conversaciones pasan a un segundo plano y me parece muy triste!!!
    El telefono facilita la vida pero no la tiene que cortar

  3. tyna 8 noviembre, 2013 at 12:31 pm

    Yo no soy partidaria de muchas de las cosas que nos ofrecen las redes sociales. Mi movil tiene mas de 8 años y no tengo wsapp , me niego. Mis hijos dicen que debo actualizarme… pero me da tanto miedo caer en algo que me atrape y me vuelva idiota…no.
    Cuando vienen mis hijos a comer los moviles se olvidadan. Eso si lo he consegido.

    Enhorabuena por tu post…es bueno reflexionar sobre esto.

  4. Cool Mums 7 noviembre, 2013 at 9:09 am

    Tienes toda la razón…La vida ya no la ves pasar, la consultas en las redes.
    Lo que no se ve, no existe….eso dijeron una vez sobre la televisión, me temo que eso es lo que está ocurriendo en las redes:
    Lo que no subes, no sucede.

    “Los más jóvenes” cuando se reúnen su única meta es inmortalizar lo que hacen el las redes, suben fotos, bajan canciones, informan de lo que hacen y con quién lo hacen, así es como socializan.

    “Los menos jóvenes” lo hacemos de forma moderada comparada con ellos, pero es cierto que se viven situaciones exactas a la que comentas.

    En un futuro no muy lejano nuestros hijos no van a saber cómo relacionarse unos con otros, se volverán introvertidos y solitarios.

    Ey!, pero quizá consigas que tu comentario sea trend topic! y lo compartes con el mundo….así nos sentimos menos pequeños, hacemos que el mundo parezca pequeño, y en el fondo lo único que conseguimos es aislarnos del real.

    Estamos creando mundos virtuales.

  5. Beatriz 5 noviembre, 2013 at 8:35 pm

    Tota la raó!!!!!!

  6. de nueva York hasta Los Ángeles 5 noviembre, 2013 at 9:26 am

    Cuántas veces hemos visto la escena de la foto de cabecera y la hemos criticado! Y luego nosotros hemos hecho lo mismo. Están claro todos los beneficios de las redes sociales, pero también nos hemos convertido en dependientes totales SI NO DEMUESTRO EN LA RED, DÓNDE ESTOY O LO BIEN QUE ME LO PASO, ES COMO SI NO HUBIERA OCURRIDO. Nos hemos pasado! Hay q empezar a desintoxicarse, a saber medir y disfrutar fuera de los smartphones. Gracias por el post!

  7. Ana Belén García 5 noviembre, 2013 at 9:01 am

    Estoy de acuerdo en todo, pero creo que es maravilloso poder compartir momentos felices, lugares, manjares…no soy partidaria de enseñar cada paso que doy, va en días, pero es una nueva era. Casualmente, hoy publico en mi blog un post que se llama “feisbuquero pasivo”, que va sobre esto que tu dices, mas o menos.

    Pero estoy contigo en que es una falta de educación y respeto, en grupo. Eso si que no lo aguanto.

    Hace poco yo propuse, dejar todos los moviles en el centro de la mesa y la primera persona que mirara el suyo, pagaba una ronda…todas y todos me miraron como un bicho raro, y por supuesto, ni caso…

    Buen martes Nuria

  8. Celeste 5 noviembre, 2013 at 12:47 am

    Totalmente de acuerdo. Tenemos q empezar x nosotros mismos. Yo estoy a 10.000km de casa…a 10.000km de familiares y amigos…y no se q haria sin internet!!!! WhatsApp, skype, insta…puedo tener 5 de estas aplicaciones abiertas al mismo tpo! Pero gracias a ellas no me pierdo muxas cosas, celebre con mi madre su cumple, vi los primeros pasos de mi sobrino…cosas de infinito valor. Pero…al mismo tpo mi xico y yo nos tenemos prohibido el movil en las comidas y por la noxe tenemos “hora tope” ni movil, ni talet, ni ordenador…solo cara a cara y muxo amor. En resumen, tiene muxo bueno “san wifi” pero, como todo, en su justa medida!!!

  9. Laura 4 noviembre, 2013 at 9:13 pm

    Nuria Roca, refleja la realidad actual las pantallas son omnipresentes . Según la Asociación Americana de Pediatras PROHÍBEN LAS PANTALLAS DE 0-2 años!!
    Los niños tienen que vivir a ser niños :experimentar,vivir, descubrir..etc.

    A partir de los 3 años pueden utilizar las pantallas (móvil , televisión , tabletas…etc) con limitaciones del adulto.Pero siempre ha de existir una interacción lingüística con el adulto.

    La dependencia absoluta del móvil es llamada NOMOFOBIA!!
    Recomiendan un programa terapéutico para la NOMOFOBIA llamado: desconect@.

    Todos tenemos que dar ejemplo de la utilización de las pantallas!!

  10. aurora 4 noviembre, 2013 at 6:58 pm

    Yo ya puse una possible solucion a esto en mi twitter jajaja (agomezp1)

  11. Gemma 4 noviembre, 2013 at 4:41 pm

    Una cruda realidad difícil de solucionar

  12. Gemma 4 noviembre, 2013 at 4:39 pm

    Es una cruda realidad, pero difícil de solucionar!!!!

  13. Dani 4 noviembre, 2013 at 2:32 pm

    Te recuerdo: sin la pantalla no podría haber leído este post y posiblemente hubieras sido fruto de la imaginación de más de uno. Pero igualmente opino que más de uno se pasa, dobre todo los chavalitos y chavalitas los cuales deberían controlar los padres… No muerdas la mano del que te da de comer…

  14. cinedeculto 4 noviembre, 2013 at 2:10 pm

    Totalmente de acuerdo.

    Es anormal estar en un bar con 4 ó 5 amigos, o comiendo en pareja, y estar contestando conversaciones de twitter. Subiendo 5 fotos a instagram y hablando en 3 grupos de whatsapp.

    Entiendo la tentación de ir a comer a un japonés y subir una foto de un plato a instagram. O si suena el whatsapp mirar a ver si es algo importante… y si lo es contestar, claro.

    Pero no hay tantas urgencias ni necesidades. Consultar más de 4 ó 5 veces el movil (si suenan avisos) y sobretodo sumergirse en él debería recriminarse a los amigos, sobretodo cuando hay confianza, aunque al principio nos miren raro… a la larga será productivo.

    Y claro empezar por recriminárnoslo nosotros mismos…

    Quedar en el Starbucks con amigos para hablar por el whatsapp… para eso quédate en casa!!

    Un Saludo.

  15. Nuria 4 noviembre, 2013 at 12:49 pm

    Que GRAN VERDAD¡¡¡ a todas horas todos con los ojos y las manos pegadas al dichoso móvil: en el cuarto de baño, viendo la tele, al acostarse, al levantarse, encima de la mesa del restaurante, donde comes con amigos, mientras tus hijos te hablan hasta que se aburren de tí… ¡es de las peores adicciones! Hay que autoimponerse un uso limitado para que no acapare todo tu espacio y vida social. Llegarán los anuncios de MODERA SU CONSUMO, ES PERJUDICIAL. Porque la realidad es que LO ES.

  16. Dania 4 noviembre, 2013 at 12:45 pm

    Cuanta razón!!!!! Yo he dejado de salir con gente xq quedaba conmigo xq tenía ganas d verme y saber de mi y después staba enganchada al movil todo el tiempo, pues no kedes conmigo mejor me envías un mensaje, tenemos q empezar por nosotros, ni hacerlo ni permitirlo. ;) )

  17. Cristina 4 noviembre, 2013 at 12:29 pm

    Qué arte tienes escribiendo, hija! Pedazo de post. Hasta en las comas estoy de acuerdo. Qué pena, a mí también me pasa lo mismo, estamos en reunión y rara es la persona que no está constantemente mirando el teléfono, yo la primera! Qué vergüenza ese momento en el que hay un silencio y te das cuenta de que es porque cada uno está a lo suyo … Estamos utilizando mal las tecnologías.
    No dejes nunca de escribir, POR FAVOR!! jajajaj un besazo, guapa!

  18. crischispa 4 noviembre, 2013 at 12:23 pm

    tienes toda la razón, es una pasada, yo cuando estoy con mis amig@s suelo no hacerle caso, no lo miro lo dejo para cuando este en casa porque sino no haces caso a lo demas…

  19. GUADALUPE 4 noviembre, 2013 at 12:22 pm

    La verdad es que sí, y encima estamos contagiando a nuestros hijos esta dichosa obsesión que tenemos con el móvil.

    Aunque también tiene su parte positiva, estar en contacto continuo con la gente que queremos y no podemos tener cerca; yo en mi caso, me sirve para seguir el día a día de mis sobrinas, a las cuales veo muy poco.

    ….y reconozco que me encanta, ja, jaaaa…

  20. Lorena 4 noviembre, 2013 at 12:01 pm

    Muy bueno! Estoy totalmente de acuerdo; no sabemos vivir sin movil y sin whats app y yo me incluyo. Es muy triste que cada vez que nos reunamos con familia o amigos estemos mas pendiente del movil que de disfrutar de la compañia.

  21. Rocío 4 noviembre, 2013 at 11:57 am

    Es para hacérselo mirar. El otro día leí el siguiente mensaje en un bar : ” NO TENEMOS WIFI, POR FAVOR HABLEN ENTRE USTEDES”. Yo no tengo ese problema porque decicí no tener Smartphone, cuando salgo de casa, dónde sí que tengo internet, se acabó el ciberespacio. No me arrepiento y lo recomiendo. Me pongo enferma cuando voy en el metro y sólo escucho el sonido del whatsapp, yo aprovecho para sentarme al lado de una persona mayor y hablar de nuestras cosas. Buenos días a todos.

  22. Mariajesus 4 noviembre, 2013 at 11:48 am

    Cuánta razón!!!! Se ha puesto de moda entre los más jóvenes dejar los smartphones encima de la mesa en una comida o lo q sea….., el primero q siente la necesidad de mirar es el que paga….. Ahí lo dejo.

  23. Desmerced 4 noviembre, 2013 at 11:37 am

    Totalmente de acuerdo, la vida se nos escapa tras las pantallas(una que firma desde el iPod…)

  24. pik_3 4 noviembre, 2013 at 11:28 am

    Estoy totalmente de acuerdo… Cuando vives una relación en la que se pasan 4 días a la semana separados, se convierte en tu día a día estar pendiente del móvil. Yo procuro, desconectar de él los fines de semana, y vivir de verdad, dejar el móvil en casa es lo mejor que puedes hacer cuando quedas con amigos. Yo lo hago, y de viernes a domingo, casi no existe el teléfono. Odio que todo el mundo dependamos tanto de algo material. Vivamos!!!

  25. Eva 4 noviembre, 2013 at 10:39 am

    Pues sí, tienes razón. A mi me da rabia cuando alguien está hablando por whatsapp, le preguntas y no contesta. Esos que no saben leer o escribir y atender a quien le habla. Esas persona me enervan sobremanera. Luego están las que en twitter cuentan su vida, como si de un diario íntimo y personal se tratase. Lo peor es que se repiten hasta la saciedad, lo mejor es el poder de bloquearlos y hasta nunca. Conslusión: cuanto malo están haciendo los avances. Lo antaño ya es historia.

  26. susana 4 noviembre, 2013 at 10:38 am

    no exageras para nada! menuda adiccion tiene mucha gente y no solo crios precisamente

Deja tu comentario