Domingo, 23 de Abril del 2017
LOS TACONES DE OLIVIA

¡UY, QUÉ PRÁCTICO!

admin 26 febrero, 2013 LIFESTYLE 22 comentarios
UYQUEPRACTICO_SLIDERS

Ayer quise hacer limpieza en la cocina. No sé en qué hora lo pensé, pero fue una mala hora. Eso sí, en los armarios descubrí tantas cosas que ni sabía que tenía, que he decidido dedicar este post al “pequeño electrodoméstico”. Con los que me he encontrado abandonados puedo montar un bazar y estoy vendiendo hasta final de año.

La primera reflexión que se me ocurre es lo falsa que resulta esa afirmación de que estos cacharros te hacen la vida más fácil, cuando en realidad es todo lo contrario. La dificultad empieza por las instrucciones mismas, que en el caso de que vengan en castellano, que no es siempre, también te da igual porque nunca se entienden.
20130226-090741.jpgLos pequeños electrodomésticos pueden tener dos formas de energía, las pilas o el cable. En el caso de las pilas, hay que reconocer que la culpa no la tiene el fabricante, sino los usuarios que jamás, y digo jamás, cambiamos las pilas cuando toca. No he conocido a nadie que cambie las pilas de un electrodoméstico cuando falla. Somos capaces de cambiarlas de posición diez veces, chupar los extremos, intercambiarlas de sitio… Todo menos asumir que la pila ha muerto. Aún así, todavía es peor si el electrodoméstico lleva cable. El pequeño electrodoméstico se llama pequeño porque no tienen en cuenta el tamaño del cable, imposible de guardar en ningún armario, porque siempre se queda atascado en la puerta y no cierra nunca. Sí, ya sé que en la base de cada electrodoméstico hay unas pestañas para engancharlo, pero son un engaño. En esas pestañas no cabe ese cable, es un espejismo, una fantasía que nos hacen creer cuando lo compramos. Sabéis que llevo razón porque no existe la persona que haya vuelto a meter el cable en las pestañas una vez que se ha utilizado.
20130226-090829.jpgEso por no hablar de los aparatos que necesitan recambios como por ejemplo la aspiradora. Es imposible quitar la bolsa llena y si lo logras no podrás meter la nueva. Y no te digo nada si la aspiradora que te has comprado haciendo un esfuerzo económico es de las caras. Entonces lo mejor es que llames a la NASA para que te echen una mano.

De todas formas, la aspiradora es un electrodoméstico imprescindible que has de usar, no como otros que te los compras con mucha ilusión y las veces que los utilizas son una o ninguna.

20130226-090920.jpg20130226-090928.jpg

La sandwichera, por ejemplo. Vamos a ver, tenlo claro, a ti el sándwich que te gusta es el que te hacen en la cafetería, por mucho que lo intentes en casa nunca sale igual. La sandwichera que me compré yo tenía hasta para hacer gofres. ¿Pero cuándo has hecho tú un gofre en casa? En fin, que al armario hasta nunca jamás. Allí está también la licuadora, esa gran olvidada. Porque, a ver, ¿existe algún ser humano en occidente que haya utilizado la licuadora algún día después de que se la comprara en Navidad? Y anda que es pequeña y ese cable gordo, más gordo que el de la nevera.

20130226-091025.jpg

En esta lista de electrodomésticos estúpidos está también el set de cuchillos, un bonito juego de diez cuchillos maravillosos, a cual con la cuchilla más rara, que si para el pan, para la cebolla, para el ajo, para el cordero, para el pollo, para el jamón… ¿Pero chica, tú vives en un piso o en una carnicería? Total, que acabas utilizando siempre el mismo que es al que le tienes cariño.

Es conveniente hablar en este punto de la jamonera, que es el típico caso de “una cosa lleva a la otra”. Como tengo cuchillos buenos me voy a comprar un jamón porque ahora sí que voy a ser capaz de cortarlo bien. Y, claro, con el jamón me compro la jamonera. Error. El jamón no sabes cortarlo por mucho set de cuchillos que tengas y a la semana ese trozo que al principio querías mantener rectito como en los restaurantes es una media luna con el jamón casi negro de lo seco que está. En un mes, la jamonera te ocupa media encimera y no vuelve a utilizarse jamás.

20130226-091111.jpg

Allí pasa a mejor vida junto al afilador de cuchillos que te compraste junto al set, que por cierto no tengo yo muy claro que el afilador eléctrico afile realmente. Pasas el cuchillo una y otra vez y el cuchillo sigue sin cortar. Igual que la quesera, que decidiste comprar en un arrebato para conservar los quesos. ¡Qué gran mentira! La quesera no conserva el queso, el queso se conserva en la nevera. En la quesera le sale moho al tercer día. Y por mucha afición que le tengas al queso no es recomendable comerse uno en tres días.

Así podríamos seguir hasta el infinito con el molinillo de café, el separador de claras, el pelador de verduras o el cortador de huevos duros. Es tan absurdo. Ni que comieras huevos duros todos los días. Y cuando te los haces, por qué necesitas cortarlos con algo distinto a un cuchillo normal con todos los que tienes en el set.

20130226-091150.jpg20130226-091156.jpg

Para concluir, quería avisaros de que este drama que tiene la cocina sin espacio para meter las galletas que es lo verdaderamente importante, comienza por una simple frase que pronunciamos al ver algunos de estos aparatos en la tienda: “¡Uy, qué práctico!” Noooo. Es mentira, pasa de largo y no lo compres. Te lo digo desde la experiencia de alguien a la que ayer se le ocurrió hacer limpieza en la cocina.

Compartir

Acerca del autor

22 Comentarios

  1. Toñi Picapusa 27 febrero, 2013 at 5:21 pm

    Hola Nuria, como aficionada a la cocina que soy (con mi blog y todo…) te aseguro que sé de que hablas, y te aseguro también que en mi caso puedes multiplicarlo por tres lo que guardo y no sé ni para que.
    Entre lo más odiado tengo la licuadora (coincido) , la yogurtera (coñazooo)y la centrifugadora de ensalada, que ocupa más de medio armario y que compré guiada por el fantástico arguiñano que la usa a diario, como las bragas, y que me convenció que era IM PRES CIN DI BLE.
    A todo esto tienes que añadir toda clase de moldes de silicona, moldes desmoldables, cortagalletas de diferentes modelos y doscientas clases de platitos, cuenquitos, copas, mantelitos y atrezzo vario para las fotos de mis platos…
    Ya ves … un drama.

    Un besote :)

  2. @Borolito 27 febrero, 2013 at 2:12 pm

    Nuria estoy de acuerdo con Ana! Vendría muy bien un Post comentando tus esmaltes de uñas. Se ve que siempre lo cambias y están “IN”! Besos!

  3. Ana 27 febrero, 2013 at 11:41 am

    Jajajaja Que verdad!!!! La mayoría de pequeños electrodomésticos no los usamos y además son sustituibles por un simple cuchillo.Aunque tengo que decirte que yo si uso el molinillo de café, en mi caso somos muy cafeteros y mi madre de toda la vida compró el café en grano, hacia la mezcla y lo molía; así que yo sigo esa tradición…

  4. Ana 26 febrero, 2013 at 10:26 pm

    Genial Nuria!!! Como me he reído ….. yo entro en una tienda de cosas de cocina y me vuelvo loca….!!!!! hasta el punto de comprarme un tupper con forma de tomate para guardar el trozo de tomate que no has terminado….. Hasta qué lo saca de allí porque el tomatito de plástico ocupa mucho espacio….. Jeejrj

    Tengo ganas de un post con tus esmaltes de uñas!!!

  5. Nisi 26 febrero, 2013 at 8:43 pm

    Jajaja, acabo de darme cuenta que yo no tengo ninguno de esos pequeños electrodomésticos, ¡de buena me estoy librando! En serio, te doy toda la razón, yo aprendí de casa de mi madre, donde había muchos trastos de estos que casi no utilizábamos. Bueno, la sandwichera sí, pero lo demás… nada!

  6. Bodas Originales 26 febrero, 2013 at 6:04 pm

    Jajajaja que bueno!

    Pero que sería de las tele-tiendas si no comprásemos todos estos aparatos del infierno?

    En fin… como caemos, y que poco duran las buenas intenciones.

    Un saludo, http://bit.ly/UCQIZ7

  7. Ruth 26 febrero, 2013 at 5:39 pm

    Jajaja!! yo soy como tu…tengo que reconocer, que tengo DE TODO! hasta me he comprado una maquina, que hace bagels lights (esos panes como de donought que hay en USA, que engordan un monton, lights o no) si, como lo ves!

    Por cierto, que te veo yo que llevas tu mucho cuello de Ruth! nosotras (mis amigas y nuestras mini me’s tambien!) xxx

  8. @Borolito 26 febrero, 2013 at 4:51 pm

    jajajajaja que gracioso este post!!

  9. fisioterapeuta en barcelona 26 febrero, 2013 at 4:01 pm
  10. cristina 26 febrero, 2013 at 3:14 pm

    Noooooo adoro todos los electrodomésticos. Uso la licuadora, palomitero, de aceite, microondas, batidora, thermomix, sándwichera, peleador rallador, pela ajos piKa ajos ………. Y mil más, no puedo vivir sin ellos. Claro q mi cocina tiene más d 5m d pollo.

  11. CrisFil 26 febrero, 2013 at 3:08 pm

    Cuanta razon!jajajajaja casi,casi tienes todos los objets d la tienda en casa!jeje
    Me encantais:)1bsiño desde galicia

  12. Magaly 26 febrero, 2013 at 2:49 pm

    Totalmente identificada Nuria. Con obras en casa ya finalizadas, aproveché domingo para limpiar cocina y de paso hacer limpieza de “trastos” y acomodar, ayer continué y todavía tengo para otra tarde divertida!!! Qué de cosas acumula uno y muchas sin saberlo. Muy divertidos tus posts.

  13. Marta 26 febrero, 2013 at 1:00 pm

    que risa y 100% identificada… yo lo peor que compre fue como una especie de moldes para hacer canapes… y en mi vida la he utilizado!! jeje!!

    continuar escribiendo mucho que nosotros estamos encantados!

    un beso!!

  14. Rosanna 26 febrero, 2013 at 12:36 pm

    Leyendo este post me he acordado que tengo una fondue guardada que me regalaron unas navidades de hace ya a saber cuantos años, y que no la he sacado ni de la caja. jajajaja!! Un día de estos la estreno. Palabra.

  15. Carmen@txingu 26 febrero, 2013 at 12:05 pm

    Estoy contigo en todo menos en una cosa….EL QUESO EN LA NEVERA NOOOOOO!!!!!El queso rico tiene que estar “sudadito”, y no te quiero decir ese MARAVILLOSO queso curado que se parte solo con mirarlo…Para una casa de QUESEROS, como al mia, es imprescindible una quesera a ser posible de cristal.Por lo demas….GUERRA A LOS ELECTRODOMESTICOS INUTILES….JAJAJAJA
    Besos desde Salamanca!!!!

  16. Aracelimg13 26 febrero, 2013 at 11:37 am

    Buenísimo y cuánta razón por favor!!! Me encantaaaa

  17. tienda crime madrid 26 febrero, 2013 at 11:11 am

    Acostumbro cada mediodia buscar articulos para pasar un buen rato leyendo y de esta forma me he tropezado vuestro articulo. La verdad me ha gustado el post y pienso volver para seguir pasando buenos ratos.

  18. nosoloporno69 26 febrero, 2013 at 11:10 am

    jaja, que bueno, totalmente de acuerdo. Nuria Roca no tendría precio como monologa

  19. Carlota 26 febrero, 2013 at 10:55 am

    jajajajajajajaja me he reido mucho Nuria, me he sentido muy identificada :-)
    Y Elisabeth yo también tengo la cocina bastante pequeña, pero eso a la gente que te hace regalos en Navidad le da igual, aun recuerdo cuando me regalaron unas navidades un cacharro tremebundo llamado Arrocera jajajaja a los dos dias lo lleve al Cashconvertes de mi barrio y con el poco dinero que me dieron nos tomamos unas cañas mi marido y yo!!!!!
    Besitos Nuria!!!!

  20. Iolanda 26 febrero, 2013 at 10:34 am

    Genial Nuria!!!!!
    Gracias gracias gracias!!!!
    A parte de tener más razón que un santo (que no se de dónde demonios sale esa frase tan tonta) has conseguido que en el trabajo, mientras me como mi YOGURT de cada mañana, aburrida del YOGURT y del trabajo (que no de tenerlo, claro está) hayan salido de mis labios un par de carcajadas ….. Cosa no muy habitual últimamente. No dejes de escribir porfavor.
    Saludos!!!!!

  21. ELISABET 26 febrero, 2013 at 10:33 am

    VESSSSS???Eso a mi no me pasa….tengo una cocina “minusculis” (aprox 7m2- y menos metros cúbicos porque encima es de tejado caido…vaya que es un ático).

    Tengo que jugar al tetris para colocar las cosas. Lo mejor de todo es que no puedo comprar nada inutil; eso que me ahorro!!!
    Quién dijo miedo a las casas pequeñas???? Todo son ventajas.
    Eso sí, majetona, ni se te ocurra tirar nada de eso…porque el día menos pensado lo “necesitarás”. Hasta la baticao.

  22. Eva 26 febrero, 2013 at 10:31 am

    O si no el “pela patatas”…te puedes tirar un día pelando una patata en vez de coger el cuchillo y acabar antes…O el rayador, cuando ya se puede comprar la verdura o el queso rayados.¿Y el aparato ese que lo dejas en el suelo y te limpia todo?, ¿que me dices?. Si lo mejor que existe es sentirte útil limpiando tu casa, a tu antojo, no como le de la gana al aparatito.Hay tantas inutilidades que podrías escribir un libro con eso jajaja.
    Saludos!

Deja tu comentario