Miercoles, 23 de Agosto del 2017
LOS TACONES DE OLIVIA

EL EDITORIAL: “Woody Allen ¿cineasta o abusador?”

Nuria Roca Granell 10 febrero, 2014 NURIA ROCA 6 comentarios

20140210-123744.jpg

Leo que hay algunas personas que están pidiendo en Estados Unidos que no se proyecten las películas de Woody Allen después de que su hija adoptiva lo haya vuelto a acusar de abusos sexuales cuando ella era una niña… Digo que ha vuelto, porque no es la primera vez que se le acusa de este horroroso delito, si bien la primera vez no hubo pruebas y Allen quedó libre de todo cargo.
Ahora la niña, ya mujer veinteañera, ha vuelto a la carga en Vanity Fair relatando con bastante detalle aquellos supuestos abusos sexuales…
El caso es que vuelve a discutirse a Woody como persona y eso afecta a su obra… Sea cierto o no, el daño ya está hecho.
Contaba Guillermo Fesser el sábado en El País, que en primavera se estrena en Nueva York el musical basado en “Balas sobre Broadway” y que los productores andan preocupados porque este suceso afectará a la venta de entradas… Lo mismo pasa con el estreno de la película de John Turturro en abril que protagoniza como actor Woody Allen…
Después de leer esto, reflexiono sobre hasta qué punto nos influye lo que haga una persona a la hora de valorar su obra como artista.
¿Es normal que si te gustan las películas de Woody Allen dejes de ir a verlas porque haya cometido un delito?…
Algo parecido (aunque el hecho, naturalmente, no tenga nada que ver) pensé al ver las imágenes de unos anti taurinos quemando los discos de Serrat y de Sabina en las puertas de la plaza de toros de Barcelona después de que estos se declarasen aficionados a los toros…
Ya no hablamos de delitos, sino de opiniones.
En este sentido, he sido testigo de conversaciones en la que escuché que no habría que ir a ver películas en las que trabajase Willy Toledo porque era un comunista, o no leer a Vargas Llosa porque era un facha… Son sólo unos pocos ejemplos de los muchos que hay…
A mí todo esto me parece muy ridículo, pero es una realidad que nos empobrece.
Me encantan la películas de Woody Allen; las canciones de Serrat y las de Sabina; Willy Toledo es un buen actor que me hace mucha gracia; Vargas Llosa es Premio Nobel… Me interesa lo que opinen, piensen o hagan. Pero de los artistas lo que más me importa es su obra.

Compartir

Acerca del autor

6 Comentarios

  1. lala 14 febrero, 2014 at 10:03 pm

    A mi si me importa…y mucho que pudiera ser un posible violador. No podemos compar esto con ideologias o comportamientos de otros personajes publicos…si estos rumores fueran ciertos, dejaria de ver sus peliculas

  2. B 11 febrero, 2014 at 6:21 pm

    Hoy me ha parecido horrible lo que has dicho…Importa y mucho lo que haga esa persona en su vida personal. Yo no voy a dejar de ver sus películas porque no está probado que este señor sea culpable y no quiero ser injusta. Pero si se probara que sí lo es porque salgan mas pruebas o mas testimonios, si se probara que es un monstruo, nunca mas iría al cine a ver una de sus películas, aunque me encantan. Hay que ser consecuente. Ya sé que es mas fácil decir que no tienen nada que ver una cosa con la otra, mirar a otro lado, ser mas frívolo y superficial y seguir divirtiéndote con sus películas. A mí me encantan. Pero hay que ser consecuente con lo que se dice y con lo que se hace. Si tu desprecias, supongo que como todo el mundo, un comportamiento así, no puedes ir a ver mas una película suya, aunque te encante, aunque te cueste.

  3. Ana Belén García 10 febrero, 2014 at 9:45 pm

    Estoy en parte de acuerdo con Nuria y con Isa
    (el primer comentario). No debería de influir, pero influye. A mi si me afecta la clase de persona que hay detrás de una gran obra de arte. Si no sé nada,solo valoro el arte, pero una vez que te enteras de algo de esto, puuuffffff!!!, tampoco soy capaz de ver una peli igual.

  4. mary 10 febrero, 2014 at 7:31 pm

    Hola Nuria!!!
    Suelo estar de acuerdo contigo en el 90% de las opiniones vertidas aquí pero en este caso no puedo estarlo.
    No podemos comparar los gustos de un cantante (toros), la ideología de un actor (comunista), con unos hechos que si hubieran sido demostrados hace 20 años cuando saltó el escándalo si que hubieran significado un antes y un después en su carrera como director.
    No sé tú pero yo no iría a ver las pelis de un señor que abusa ( de haberse probado) de una niña de 7 años. Mi conciencia no me lo permite.
    un saludo afectuoso.

  5. IsaP 10 febrero, 2014 at 3:01 pm

    Hola,
    Como siempre, escribiendo post muy interesantes 
    Este es un tema complicado, bueno al menos para mí, en el que muchas veces pienso.
    Para mí son dos motivos diferentes, el que cómo piensa y qué gustos tiene un cantante, actor, escritor… que un comportamiento.
    A mí me pueden gustar los toros o no, puedo ser comunista o no…pero el arte, la profesionalidad…que tenga esa persona, no debe influir en que tal vez opina diferente a mí.
    La música de Serrat y Sabina para mi gusto es buena le gusten los toros o no, por ejemplo.
    Pero cuando se trata de un comportamiento, un mal comportamiento, para mí es diferente. Creo que es inevitable no castigar o recriminar, no querer dejar de lado a esa persona (actor, escritor, bailarín, torero…) por su mal comportamiento.
    No es que se le tenga que cerrar las puertas en los morros, pero a mí personalmente me apetece darles un “toque”, dejarles un poco de lado, que vean que por ser quienes son, y tener el arte que tienen no todo vale.
    Tenemos muchos casos de gente conocida por diferentes profesiones, que no han tenido un comportamiento correcto, y .. buff una vez me entero, me cuesta mucho mirarles con los mismos ojos… No es que dejen de ser unos buenos bailarines, unos cantantes auténticos, unos escritores de locura… pero me cambia el chip
    Hace años fui a un concierto de un cantante que me encantaba, me gustaba mucho, le admiraba, me recordaba algunos de los momentos bonitos de mi vida, pero en el concierto se podía observar como estaba drogado, como en su cuerpo había sustancias no muy recomendables. Y sintiéndolo mucho dejé de comprar sus discos, e ir a sus conciertos. Creo que su público se merecía un respecto. Él estaba ofreciéndonos un concierto, estaba trabajando, como yo puedo trabajar en una oficina, y le ofrezco a mis clientes mi mejor trabajo. Y él no nos ofreció lo mejor que tenía. Yo si aparezco borracha en mi horario laboral me penalizan, pues considero que esta gente que está delante del público debe trabajar con la misma disciplina.
    En el caso de Woody todavía no está confirmado, y se tiene que demostrar del todo. Entonces no se puede ahora hacer un juicio paralelo. Pero en el caso que se demuestre que abusó de su hija, en mi caso, creo que, por mucho que me duela, pues me encantan sus películas, dejaré de verle, porque para mí es la única manera de poderle castigar por aquello que ha hecho. No puedo entender cómo es capaza de hacerle eso a una persona. Y por lo tanto me costará disfrutar de sus películas
    No sé si lo que hago o siento está bien o mal. Pero me cuesta mucho y me es muy difícil de separar
    Saludos

  6. Bea 10 febrero, 2014 at 2:24 pm

    Bueno yo creo que el caso de Woody Allen no se puede comparar con el resto. Serrat, Sabina, Willy Toledo al fin y al cabo son ideologías, opiniones que no les definen como buenas o malas personas, es simplemente su forma de ver la vida. Pero a Woody Allen se le está acusando de abusos! Sus pelis desde luego seguirán siendo igual de buenas y seguro que es un artista, pero yo creo que seguir sus obras es una forma de humillar a la víctima y engrandecer la figura de un abusador de niños! Si oímos en las noticias la historia de un hombre que abusa de niños lo pondríamos a caldo y nos daría igual lo bueno que fuese en su trabajo! Woody Allen no es menos… Desde luego si yo fuera la víctima, duda que pudiera elogiar sus películas.

Deja tu comentario