Domingo, 20 de Agosto del 2017
LOS TACONES DE OLIVIA

EL EDITORIAL: “sin prensa internacional no hay paraíso”

Nuria Roca Granell 27 febrero, 2014 NURIA ROCA 1 comentario

20140227-150951.jpg

Los españoles tenemos a veces demasiados complejos… Otra veces, especialmente con el deporte, nos entran ataques repentinos de patriotismo y nos creemos el ombligo del mundo. No tenemos término medio.
En este sentido ayer me sorprendía leer y escuchar algunas informaciones y comentarios sobre la figura de Paco de Lucia…
Yo no soy especialmente aficionada al flamenco, pero no hace falta serlo para saber que Paco de Lucia era un músico universal… Me cuentan, porque he preguntado a los que saben de esto, que se trataba de uno de los mejores guitarristas de todos los tiempos, un virtuoso reconocido por el público, pero sobre todo por los propios músicos y guitarristas tanto de flamenco como de otro tipo de música, tanto españoles como de medio mundo…
Y ahí es donde ayer me sorprendía escuchar todas las noticias que parecían conceder grandeza a Paco de Lucía por el hecho de que llegase a tocar con Al di Meola o Chick Corea.. O que fuera admirado por Keith Richards o BB King… Ayer un montón de analistas hablaban de la importancia de Paco de Lucía porque se hubiera hecho eco de su muerte el New York Time o Le Mond…
Esto nos pasa mucho a los españoles y creo que deberíamos reflexionar…
A veces no somos tan importantes como nos creemos, pero cuando lo somos de verdad siempre nos parece que lo somos porque habla de nosotros la Prensa Internacional…
Parece que si nos han dado valor fuera lo tenemos realmente, porque nosotros en el fondo no nos los terminamos de creer…
Ha muerto Paco de Lucia, un músico universal. Y no porque lo diga el New York Time, sino porque lo dicen los que saben de flamenco. Y esos están aquí.

20140227-151139.jpg

Compartir

Acerca del autor

1 Comment

  1. Ana Belén García 28 febrero, 2014 at 8:02 am

    Oléeeeee!, me ha encantado.
    Que bien hablas!!, me encanta. Eso nos pasa a nosotros mismos muchas veces. El típico día que no sales convencida de casa con algo y te encuentras a alguien y te dice, “que mona vas”, y entonces piensas “si?, pues es verdad, que mona voy”.

    Un besazo Nuria!

Deja tu comentario