Martes, 17 de Octubre del 2017
LOS TACONES DE OLIVIA

BESOS DE MENOS Y BESOS DE MÁS

Nuria Roca Granell 29 marzo, 2014 NURIA ROCA 1 comentario

20140329-110824.jpg

Me gusta que la gente se bese, claro. Preferiblemente que se bese de verdad. Los besos no se cuestionan, no hay nada malo en besar. Eso sí, el beso tiene matices. La mayoría de ocasiones nos besamos de menos, si bien hay veces que nos besamos de más. Hay besos de compromiso, besos de amor, besos castos y besos tan sexuales, que son más sexo que el sexo.
Repasando la gala de los Oscars he visto besos de todo tipo, casi todos justo después de que alguien escuchara su nombre como ganador, entonces besa a la persona que tiene al lado o a las personas, porque muchas veces antes de subir al escenario se pasan un rato largo besando a todo el equipo de la película. Está bien, son besos de enhorabuena, besos agradecidos, besos de alegría. Son besos, en definitiva, de triunfador. Sin embargo, en estas galas de premios, Oscars, Goyas o los que sean, echo de menos el beso al perdedor. Cuando no es tu nombre el que suena detrás de la frase “The winner is…” nadie te besa y tú tampoco besas a nadie. Falta ese beso de compasión, el beso de apoyo, el beso al perdedor.
A mi me encanta que me besen, pero no me gusta frivolizar el beso, especialmente el beso en la boca. Ese beso es demasiado importante como para dárselo a cualquiera. Hay cierta tendencia a que la gente del espectáculo se salude con un beso en los labios, dándose un pico, cada vez que se encuentran o se despiden. Hombres con mujeres, mujeres con mujeres y hombres con hombres. A mí no me gusta eso. Yo creo que esos son besos de más. Ni te quiero tanto, ni me caes tan bien para juntar mis labios con los tuyos. Te doy mi mejillas, pero para mí besar en los labios implica deseo, amor, sexo. Si es en los labios yo sí beso, beso de verdad. Y beso con ganas.
Posiblemente no hay nada más triste que besar sin ganas. Sobre todo, a tu pareja. Besos que no saben a nada, besos secos porque nada mojan. Besos que no se deberían dar, besos de más.
Me gustan los besos de deseo, esos que te estremecen con sólo juntar los labios, besos que se han pensado y que cuando son realidad parecen imaginados de lo bonitos que son. Me gusta el beso en la boca cuando me gusta la otra boca. El beso es el inicio de todo, pero no es sólo un preámbulo. Los hay que después de abandonar la boca para ir más abajo se olvidan de volver. Mal, porque la boca nunca se olvida. Ni antes, ni durante, ni después.
Hay besos de madre, besos de hija, besos de amante, besos de compromiso, besos de hermana, besos de despedida, besos húmedos, besos de amor, de desamor, sexuales, besos que deberían darse, pero besos que no habría que dar nunca por respeto al beso.
Hay besos de menos y hay besos de más.

Compartir

Acerca del autor

1 Comment

  1. Eva 30 marzo, 2014 at 7:47 pm

    ¿Por qué no poneis el enlace a compartir de “facebook? :(

Deja tu comentario