Jueves, 29 de Junio del 2017
LOS TACONES DE OLIVIA

EL EDITORIAL: “Hipocresía”

Nuria Roca Granell 1 abril, 2014 NURIA ROCA 3 comentarios

20140401-105621.jpg

No voy a meterme con la Iglesia, faltaría más. Simplemente voy a hablar de hipocresía… No es la primera vez que en este programa digo que no soy creyente y tampoco será la última en la que aseguró que la Iglesia como cualquier otra institución me merece todo el respeto. No precisamente por su doctrina que no comparto, sino por toda la gente que sigue la religión católica y, especialmente, por la ayuda que objetivamente presta a los más necesitados. Y más en estos tiempos de tanta necesidad…
Así que, una vez más reiterado mi respeto a todos los creyentes (hay que decirlo siempre) y dejando claro también lo mucho que me separa de su doctrina que no comparto y a veces me cuesta demasiado aceptar, quería hablar de la hipocresía de esta institución en algunos aspectos como el matrimonio y más concretamente sobre su nulidad…
Allá cada cual. Yo no estoy casada por la Iglesia, pero ya que tengo que tragarme tantos fastos católicos pagados por todos en un país aconfesional como debería ser éste, pues por lo menos déjenme criticar esa forma de saltarse a la torera tus propios principios cuando se trata de dinero…
Yo no soy católica, pero si lo fuera de verdad estaría muy cabreada cada vez que los tribunales eclesiásticos conceden una nulidad a alguien por ser rico o famoso invitándoles a mentir de una manera ridícula en un paripé bochornoso… Insisto que a mí me da igual, pero no deja de sorprenderme cómo se pueden relativizar los sacramentos si hay pasta o notoriedad de por medio… Es quizá lo que más me saca de quicio de algunos creyentes, esa hipocresía de sus élites, tan beatos y creyentes ellos, capaces de pagarse una nulidad mintiendo sobre lo que hicieron o sintieron. Y de la propia Iglesia aceptando la mentira sin sonrojarse…
En fin, que hagan lo que quieran, pero que luego no pretendan que les tomemos en serio cuando dan lecciones de moral.

Compartir

Acerca del autor

3 Comentarios

  1. Laura 5 abril, 2014 at 1:27 pm

    Totalmente deacuerdo si te has casado por la iglesia ( lo cual me parece perfecto) luego pides la nulidad alegando qué¿¿¿ Pues te has casado con una persona que en ese momento creías que era la persona perfecta pero luego ya no…..te separas, pero no pretendas ANULAR O BORRAR algo que ha existido además sólo se consigue pagando muchooooooooo dinero y alegando tonterías…..

    Yo respeto mucho a los católicos ( aunque yo no lo sea) yo creo en algo pero a mí manera………..

    Lo que tampoco entiendo es que ellos con rezar creen que ya está solucionado el problema cuándo a veces necesitas ayuda, por ejemplo un enfermo de cáncer, no……yo rezo por ti, cuándo esa persona lo que necesita es que le cuides, que le acompañes al médico, que pases la noche en el hospital con él, que le prepares la comida, que le hagas compañía y un largo etc……..esto es que lo he vivido en mis carnes hace unos meses y los que presumen de AYUDAR fueron los que menos lo hicieron.

  2. Ana Belén García 2 abril, 2014 at 7:18 am

    Contradicción cien por cien. ..que no lo separe el hombre??, que va!, donde digo digo, digo Diego.

    Yo si me he casado por la iglesia por algunos temas familiares, y porque la utilicé, más que por fe, por institución, pero he de decir, que me fastidió sobre manera los 300 euros que me pidieron por casarme.

    Tiene cosas buenas, como bien has dicho, pero malas muchas, e insisto, yo me casé hace un año por la iglesia.
    Tela.

  3. Marinita Rossi 1 abril, 2014 at 1:02 pm

    Buenas Nuria!

    Hay gente muy buena dentro de la Iglesia y gente creyente muy buena, estoy de acuerdo, pero muchas veces el dinero(poder) es más importante que unas creencias….Cuando fuí a Roma lo que más me gustó fue el Vaticano pero no entendí porque vendían dentro de él..incoherencias de la vida.

    Un saludo!!!

Deja tu comentario