Miercoles, 18 de Octubre del 2017
LOS TACONES DE OLIVIA

EL EDITORIAL: “La Santidad, un gran negocio”

Nuria Roca Granell 29 abril, 2014 NURIA ROCA 3 comentarios

20140429-055659.jpg

Todo el mundo habla de eso, es la noticia de la semana y posiblemente del mes. Las cifras del evento son espectaculares y, lo que es más importante, los sentimientos que mueve son aún mayores que el dinero que genera. Es un acontecimiento y por supuesto, hablamos aquí de él… Juan XXIII y Juan Pablo II son nuevos Santos de la Iglesia Católica…
A mucha gente esto les da igual, a otros les indigna y a otros les hace felices. Me parecen estupendas las tres opciones. Yo, estoy entre los del primer grupo, el que creo es el más numeroso. Me da igual… No creo que haya ninguna falta de respeto en mi indiferencia, pero es que al igual que yo intento ponerme en el lugar de los católicos para entender su devoción por estos nuevos Santos, por la Iglesia y por Dios todopoderoso creador del cielo y de la tierra, pues supongo que será fácil de entender que para una persona atea, todo esto es un poco absurdo.
Insisto en que nadie se lo tome a mal, pues absurdo no es otra cosa que algo opuesto a la razón, y no me negarán que lo de ayer es algo bastante irracional…
Yo soy atea, algo que no tiene ninguna importancia al igual que ser creyente. No creo en un Dios creador y desde hace años está instalada en mi cerebro la idea de que el día que este mundo que conocemos se acabe para nosotros se habrá acabado todo.
Ser ateo no te hace ni mejor, ni peor que ser creyente. Hay personas muy inteligentes que creen en Dios y ateos muy imbéciles. Y al revés, exactamente igual. Si bien es cierto, que a veces cuando los argumentos no pueden ser racionales, la pasión acaba cegándolo todo y cualquiera que ose a poner en cuestión el evento de ayer, es tachado de irrespetuoso.
Me parece muy interesante la simbología de la Iglesia, es creativamente muy brillante, pero el ejercicio de fe que hay que hacer para dar por bueno que dos hombres son convertidos en Santos a los que rezar, es de verdad muy notable. De todas formas, allá cada cual con lo que cree o deja de creer. Los católicos ya tienen dos Santos nuevos a los que rezar y el resto contemplamos como el negocio boyante de la fe goza de una espléndida salud.

Compartir

Acerca del autor

3 Comentarios

  1. carmen 5 mayo, 2014 at 4:52 pm

    Si, también pertenezco al primer grupo, pero no entiendo como estos acontecimientos mueven de esa manera las masas… me sorprende y es mas no lo acabo de entender. Las personas de mi entorno son cada vez mas creyentes. Posiblemente yo sea un bicho raro. Pero …Menos golpes de pecho y mas humanidad.

    Un saludo.

  2. Marisa 2 mayo, 2014 at 1:55 pm

    ‘El resto contemplamos cómo el negocio boyante de la fé goza de una espléndida salud’ Seguro que te da igual? Si te da igual, por qué escribes un post sobre el tema? Si te da igual, qué más te da a tí a quién haya que rezar? Estás igual de puesta sobre la simbología y a quién hay que rezar en otras confesiones religiosas? Sería súper interesante tu contestación.
    Un beso grande

  3. Laura 1 mayo, 2014 at 4:25 pm

    Yo pertenezco también al primer grupo.

    Al tercer grupo les diría que sigan rezando pero también AYUDANDO.

    Sé bien por qué lo digo…

Deja tu comentario