Miercoles, 26 de Julio del 2017
LOS TACONES DE OLIVIA

NO SIN MIS HIJOS…y sacádmelos monísimos en las fotos!

Nuria Roca Granell 8 mayo, 2014 NURIA ROCA 18 comentarios

20140508-160742.jpg

No sin mis hijos… y sacádmelos monísimos en las fotos. No es una crítica a nadie, pero observo que últimamente hay niños que parecen un complemento. De igual forma que el bolso ha de pegar con los zapatos, hay niñas que deben conjuntar con sus madres. La última polémica al respecto ha sido la protagonizada por Alesandra Ambrosio al llevar a su hija al festival de música de Coachela. La niña iba monisima, pero qué hacia allí una menor tan menor. Es una pregunta retórica para intentar argumentar que llevar a una niña a un sitio así me parece una excentricidad…
Yo tengo tres niños, los más guapos que he visto, supongo que igual que los vuestros. Son dos niños y una niña. A ella me divierte mucho vestirla, ponerla divina y hacerle fotos. Lo reconozco. La enseño mucho en Instagram porque me encanta. No sé sí está bien, pero no logro encontrar nada malo en ello, aunque pueda haber opiniones distintas a la mía. Eso sí, yo sé estar sin mis hijos, es más hay veces que quiero estar sin ellos.
Esta es la segunda parte de este debate para reflexionar sobre esta nueva moda de estar con los hijos a todas horas y llevarlos a todas partes. Lo de Ambrosio en un festival musical es un extremo, pero cada vez proliferan más esas madres modernas tan antiguas que no tienen mejor compañía que la de sus vástagos. Simplemente es mi opinión, pero ni siquiera me parece saludable. No sé si es una moda, no sé si es simplemente un comportamiento estético, algo de esto hay en algunas actitudes. Si no es únicamente por estética me parece difícil de explicar por qué Victoria Beckam (la imagino con varias nanis) saliendo de su portal con unos tacones de veinte centímetros con su hija apoyada en la cadera, a modo de chulapa con sus nardos. Me parece una simple pose.
Yo creo en las teorías de que la única función de los padres es enseñar a sus hijos a separarse de ellos. La contraria es una nueva corriente en la que impera esa felicidad de familias guapas, sanas y naturales de niños rubios que caminan juntos por las verdes praderas, todo superhappy. La felicidad a golpe de foto de madres estupendas con niñas ideales. Vuelve a ser simplemente una opinión sin el más mínimo ánimo de establecer dogmas, pero a mí me dan pereza.
Hay algo de vuelta atrás en estas actitudes. Una involución hacia lo que significa ser madre. Nuestras abuelas fueron madres abnegadas, nuestras madres salieron de sus casas para no renunciar a una realización como mujeres independientes y creo que nuestra generación con tanta madre amantísima está dando un paso atrás.
En todo caso, hay debate porque hay nuevas corrientes al respecto de como criar, educar y convivir con nuestros niños. Madres que dan de mamar hasta que los niños tienen dientes; las hay incluso que los alimentan sólo con verduras y en algunos extremos ni siquiera los vacunan para que sus defensas se reproduzcan de forma natural. En esto de criar también hay ideologías, formas de entender el mundo… Hay madres que necesitamos nuestro espacio y las hay que van con los niños siempre a todas partes. Unas no seremos peores que otras y posiblemente tampoco mejores. Yo me muero por mis hijos, pero hay muchos ratos que quiero vivir sin ellos. No me siento culpable, pero a los conciertos, de cena y de copas prefiero ir con adultos. Eso de “no sin mis hijos” es para otro tipo de madres. ¿Cómo eres tú?

Compartir

Acerca del autor

18 Comentarios

  1. Lore 14 mayo, 2014 at 9:55 pm

    Leyendo todos los comentarios… Me da… UN TERROR SER MAMÁ… ( os lo digo más en serio que en broma…) y es que, encima siento que me está llamando “el reloj biológico”…
    No sé cómo seré cuando lo sea… Lo que sí sé, es que NO ES NADA SANO JUZGAR A OTROS PORQUE HACEN LO QUE NO NOS GUSTA A UNO… Cada quien es madre cómo quiere… Que si quieres irte al otro lado del mundo sin los niños … Pues te vas, la pareja también necesita estar a solas y desconectar, que si renuncias a todo por estar con tus hijos… Muy LOABLE TAMBIÉN… Pero una cosa sí os digo… “LOS HIJOS SON PRESTADOS”.
    Un saludo para todas!

  2. mary 14 mayo, 2014 at 3:36 pm

    Querida Nuria!!!
    No puedo estar más de acuerdo contigo, las supermamis no las soporto. Tengo 27 años, soy educadora infantil y no tengo hijos pero el día que los tenga, tengo muy claro que voy a intentar que sean independientes y que la sobreprotección no es recomendable en ningún ámbito.
    Y estoy bastante harta de la idealización que se hace de la maternidad, no todo es súper happy por tener a tu hijo/a.
    ahh, y lo de dar el pecho hasta que el niño/a hace la comunión me parece muy heavy.
    Ser madre no debería ir ligado a tener que renunciar a NADA!!! un besazo Nuria

    • B 14 mayo, 2014 at 7:30 pm

      yo a lo de ser educadora infantil le daría otra vuelta :)

  3. Ayelen 14 mayo, 2014 at 1:11 pm

    Solo espero que seas consciente de que tu opinión no es fundamentada. El día que te reias del documental de la educación en Finlandia lo dejaste patente.
    Las aficiones y retos personales son indispensables para todo ser humano,cuando tienes hijos tus inquietudes son igualmente importantes,pero las puedes desarrollar en tus ratos libres, no son incompatibles. Otra cosa es anteponer el “irte de compritas” al estar con tus hijos,tu mezclas churras con merinas.

  4. Mónica 13 mayo, 2014 at 8:25 am

    Hola, me ha gustado esta reflexión… ultimamente se habla mucho de “odio a las supermamis”, yo me siento aludida, porque así me siento y me gusta sentirme, también me tomo algo con mis amigas, y en ocasiones (ahora que los niños tienen 6 y 8 años), me voy de cena con mi marido y amigos… pero también organizamos viajes con ellos, hacemos planes con amigos del cole y sus papás, creo que todo es compatible, yo he dado de mamar a mis hijos hasta los 3 años, uno de ellos en tandem.. y no me considero una madre fundamentalista, solo hice lo que los dos queríamos, tengo una reducción de jornada, mis aspiraciones profesionales, han pasado a un segundo plano, no me importa, mi faceta de madre lo supera todo, y lo unico que pienso es que crecerán, muy pronto, y mis recuerdos con ellos serán para siempre, y tendremos mi marido y yo muuuuchos años para disfrutar solos, y tendré también muuucho tiempo para “mi espacio”, tendré tanto espacio que me sobrará, por eso ahora prefiero compartir tiempo, espacio y momentos con mis peques, porque los disfruto y cada vez soy más consciente que esto tan bonito se va.. y nunca volverá.

  5. Pilar 11 mayo, 2014 at 9:49 pm

    Hola Nuria. Qué gracia me ha hecho tu artículo. Yo si me permites de aquí sacaría dos temas a debate, uno es el de madres o padres en general que llevan a los niños a todas partes (en general sitios donde no deben estar) como en bares a altas horas de la noche, a reuniones que son de adultos siempre hay quien se lleva a los niños. A éste grupo no lo puedo soportar.
    Y el otro grupo es el de los hijos como complemento. Aquello que comentas de Victoria Beckam y el taconazo. Aquí también estoy de acuerdo con una chica que te escribe “B”. La maternidad es muchas cosas maravillosas y sacrificio también. Una cosa es tener ayuda (que oye, bendita sea) pero es que hay algunas que se nota que tienen los hijos para la foto y porque queda bonito, pero que no saben lo que es levantarse a media noche porque tiene fiebre o llenarse de arena en el parque. Yo vivo mi maternidad con pasión, quiero estar formada e informada, quiero hacerlo lo mejor posible, leo, me preocupo y disfruto, te aseguro que disfruto muchísimo. Estoy con mi nena 24 horas al día y aunque algún día reniego que me gustaría quedarme durmiendo o pintándome las uñas (que de eso también hay) luego reflexiono y creo que el tiempo pasa volando, mi Olivia tiene ahora 18 meses y es una etapa de mi vida y no me arrepiento. No me parece que haya sacrificado tanto y a cambio vivo de primera mano lo mejor, sus miradas, sus risas, sus gestos, nunca he hecho algo que me guste tanto como estar con mi niña. Yo también me vuelvo loca poniéndole modelitos y haciéndole fotos que vuelan por wasap. Enseguida será una niña y su padre y yo volveremos a salir y a hacer otras cosas que hacíamos antes. Pero de momento estoy orgullosa de mi elección y creo que lo que doy lo llevaré conmigo toda mi vida. No critico a quien no lo haga, pero yo soy así.
    Por cierto, no quiero despedirme sin darte un abrazo y un beso por la pérdida de La Peligro, me acabo de enterar y entiendo vuestro dolor.
    Un beso y gracias.

  6. Paula 11 mayo, 2014 at 5:39 pm

    A mi me parece bien que los padres les dediquen a sus hijos el mayor tiempo posible, que se los lleven siempre que puedan con ellos, pero hay ciertos sitios que no están hechos para ellos, una cosa es llevarte a tu hija de 16 años al Coachella, y otra muy distinta es llevarte a una de 5 añitos, por muy mona que la vistas…ese no es su sitio.

  7. Rocío 9 mayo, 2014 at 3:07 pm

    El problema viene cuando no tienes con quien dejarlos ni economía para pagar a alguien que te eche una mano …. Somos pocas madres, pero existimos eh

  8. Griselda 9 mayo, 2014 at 9:41 am

    es evidente que haces lo que predicas. es logico que cada persona necesita su espacio,pero mi me cuesta entender, en mi humilde opinion, como puedes dejar a tus hijos cada dos por tres e irte de vacaciones sola o con tu marido a la otra punta de mundo. y es publico porque tu lo publicas.trabajamos mucho, no vemos a los hijos todo lo que quisieramos y para mi, las vacaciones som sagradas y son para estar con ellos, para disfrutarlos.si hay que viajar, viajamos todos y no los enviamos a ca la iaia para estar mas relajados. Hemos viajado por muchos paises con los niños y estos momentos no tienen precio. crecen muy rapido!! Demasiado! Ya tendremos tiempo de marcharnos solos con la pareja.

    • B 14 mayo, 2014 at 9:14 am

      A Nuria no la conozco personalmente, conozco al personaje que es lo que me llega a través de los medios, y me gusta a pesar de que muchas veces no estoy de acuerdo con ella. Y si nunca me atrevería a juzgar al personaje porque no tengo toda la información, mucho menos a la persona. No sé cuales son sus circunstancias, ni sus motivaciones, ni conozco sus sentimientos. Yo sé en lo que yo soy buena, pero no me atrevo a decir en qué son malos los demás, ni lo que deberían hacer. Me puede gustar o no lo que hace una persona pero intento no juzgarla porque he metido la pata muchas veces y luego yo he cometido los mismos errores u otros parecidos, o peores :) Además, te quita energía. Como dice Deepack Chopra, el hábito de no juzgar crea silencio en la mente.

  9. Yolanda 8 mayo, 2014 at 9:55 pm

    Genial de nuevo,te sigo desde el principio y estos últimos post acertadísimos todos.
    Enhorabuena

  10. B 8 mayo, 2014 at 8:45 pm

    Pues yo pienso como tú en todo menos en una cosa. Creo que lo mejor que podemos hacer es hacerles independientes y prepararles para el mundo, el suyo, el que les va a tocar vivir a ellos, y jamás me los llevaría por ahí, ni soporto cuando ya no es su hora y siguen molestando sin irse a la cama. Me encantan mis momentos con mi marido, que me encanta, por cierto. Yo tengo cuatro hijos, les di de mamar a todos mas de 6 meses, pero a los cuatro meses los sacaba de mi habitación porque es la mía y la de mi marido y ellos deben aprender a dormir solos, ahora hay una tendencia que dice que tienen que dormir contigo y tu marido en tu cama hasta los dos o tres años ¿?, vamos tres años sin dormir. Siempre hubo una chica en mi casa pero nunca quise que se ocupara de ellos, solo de la casa. Los primeros años tuve excedencia, yo trabajaba de abogado en una multinacional americana (me encantaba), y cuando empezaron el colegio con reducción de jornada. Nunca quise perderme nada, yo me tragué (y mi marido) todos los parques, todos los baños, todas las noches, encantada porque realmente lo disfruté. Cuando el pequeño cumplío 8 años tuve que tomar la dificil decisión de dejar el trabajo, se me acabó el derecho a la reducción de jornada, y en vez de estar a las cinco en la puerta del colegio para ver con quien salen y entran y estar en casa, tenía que llegar a casa a las 9 cuando ya estaban dormidos. Tuve la suerte de poder permitirme dejar un buen trabajo aunque nadie lo comprendía, todos me decían que me arrepentiría, que en 6 años serían mayores y que qué haría yo entonces. Yo siempre les contestaba, que me quiten lo bailao :) nunca quise perderme nada,es poco tiempo y luego tienen que volar. Yo me reinventé claro, eran muchas horas de colegio para no hacer nada, creé una start up, escribí dos libros y estudio cosas que siempre quise estudiar. Los hemos llevado a vivir a diferentes países, para que se les abra la mente, exponerlos y que pierdan el miedo, ahora estamos viviendo por ahí. Les dejamos libertad según nos la van pidiendo, son ellos los que ponen el ritmo de momento y yo estoy encantada con mi decisión. Ahora, aquí viene lo polémico, lo que no se puede decir, en lo que no estoy de acuerdo y me llega al alma y que la mayoría va a poner el grito en el cielo :D , cuando me dicen que es igual de buena madre que yo una que trabaja hasta las 9 (pudiendo no hacerlo), que a sus hijos los cría una cuidadora, que no quiso darles de mamar porque era muy independiente y es una decisión personal (realmente lo es), que lo importante no es el tiempo que les dedicas si no la calidad ¿??, sonrío y no digo nada, pero confieso aquí que lo que pienso es que ella puede querer mucho a sus hijos, y puede ser una persona estupenda de verdad, y desde luego será mejor profesional que yo seguro, pero yo soy mejor madre. Que no quieran tenerlo todo, hay que saber renunciar si quieres ser el mejor en algo. Si no renuncias puedes encontrar el equilibrio, y puede estar muy bien, pero entonces no eres la mejor. Pero no lo aceptan. Yo tengo una amiga que si lo hace, me dice, yo soy de residencia seguro, pero a mi me meten con 60 :) y es una bellísima persona.

    • Rocío 9 mayo, 2014 at 3:19 pm

      Toda la razón del mundo !!! Cuanto más tiempo le dediques a una cosa mejor la conocerás …. y lo mismo pasa con la maternidad. No me refiero a estar 24 horas encima del niño. La maternidad abarca muchísimas cosas, desde poder ir al mercado SOLA a comprar verdura fresca para sus comidas, a poder coserle a tu hijo el disfraz más divertido o escribirle un cuento personalizado …. Sí señores, la maternidad requiere dedicación, estar ahí cuando han tenido un día duro en el cole, cuando se le cae el primer diente, cuando está triste…. hay tantos cuandos.

    • Susana 12 mayo, 2014 at 3:29 pm

      ¡¡¡¡Completamente de acuerdo!!!! Tengo dos niños pequeños, he cogido una excedencia de 5 años y me estoy planteando no volver a mi trabajo de fuera de casa… Me siento muy afortunada al poder elegir y sí me siento mejor madre que aquellas que pudiendo hacer lo mismo que yo, prefieren estar fuera de casa y dejar a los peques en manos de cuidadoras, abuelas, etc…etc… por no querer cambiar su ritmo de vida. Se es padre/madre con todas las consecuencias.

  11. Yolanda 8 mayo, 2014 at 7:21 pm

    El eterno debate…..yo tengo mi propia teoría sobre esto y es que tenemos a los hijos tan tarde por diversas circunstancias ( estudios, carreras profesionales….) y en ocasiones hasta necesitamos ayuda extra para tenerlos, que cuando vienen es algo tan planeado, tan deseado que nos hacemos unas “talibanas” de la maternidad ( y no quiero que nadie se ofenda por el término). De repente enloquecemos y decidimos que la mejor opción es colgarte a tu hijo con un pañuelo y no despegarte de él, darle teta hasta los 18 y montarte la escuela en casa…..Vamos lo que hizo mi iaia con sus seis hijos, con los que se iba a arar el campo a los 2 días de parir.
    Esto es como todo, el equilibrio existe o por lo menos hay que intentar buscarlo. Yo amo a mi hijo de 2 años con locura, pero necesito mis ratos de soledad con mi pareja al que también amo con locura, con mis amigas a las que también amo con locura….
    Creo que es muy sano ese espacio….aunque he de reconocer que yo me he colgado a mi hijo, le he dado pecho 6 meses y medio, y lloré la primera vez que no durmió en casa.

  12. Mamá Robinson 8 mayo, 2014 at 6:33 pm

    Yo adoro a mis hijos, me encanta salir con ellos y disfrutar pero también necesito/quiero ser Noelia, salir con amigos, ir al teatro, de compras, o a cenar sin ellos y tampoco me siento culpable. Soy mamá de tres pero también soy una persona independiente, son mis hijos no mis apéndices. Y que conste que me siento una madre muy presente, pero no omnipresente.
    En fin, cada una a lo suyo…

  13. Arancha 8 mayo, 2014 at 3:52 pm

    Ahí le has dado Nuria, pienso totalmente como tu. “No sin mis hijos” no va conmigo. Por supuesto que son lo más importante en mi vida pero cada uno necesita su espacio y sus momentos. Eso no significa quererles menos.
    Hay veces que esto mismo lo comentas con otras mamas y pareces una extraterrestre.
    Entre tu y yo, a las supermamis no las soporto.

  14. Carla 8 mayo, 2014 at 3:37 pm

    Pues yo como tu, adoro y amo con locura a mi hijo, pero necesito mi espacio y cuando quiero estar con mis amigas no me lo llevo, cuando salgo a cenar y de copas voy con mi marido y el niño en casa que es donde está mejor descansando en su cama

Deja tu comentario