Lunes, 29 de Mayo del 2017
LOS TACONES DE OLIVIA

EL EDITORIAL: “Así de duro y así de difícil de asumir.”

Nuria Roca Granell 25 septiembre, 2014 NURIA ROCA 5 comentarios

IMG_3195.JPG

Por fin han dado con él. El que los medios y la policía hemos denominado como el pederasta de Ciudad Lineal fue detenido ayer en Santander.
Manu Marlasca y Luis Rendueles nos lo contaban en este programa casi en primicia cuando apenas habían aparecido los primeros datos de la operación…
Es una gran noticia que este “depredador sexual”, como le ha descrito la policía y el propio Ministro del Interior, esté entre rejas, si bien este caso merece alguna reflexión aparte de la alegría por haber acabado con la alarma social que suponía que este criminal siguiera suelto.
Lo primero es congratularnos por el acierto de la policía. Algunos dirán que es simplemente su obligación, pero hay que reconocer el enorme esfuerzo de decenas de agentes para conseguir identificar al violador. Conocidos algunos detalles de esta investigación hay que alabar el esfuerzo titánico de la policía, que ha dedicado meses a tirar de un hilo a veces muy endeble hasta dar con él. Un caso con una complejidad sin precedentes en España. Cientos de cámaras de seguridad con miles de horas de visionario; registros interminables de teléfonos móviles cotejando datos y más de 78.000 vehículos investigados. En definitiva, una investigación minuciosa que merece la enhorabuena y el reconocimiento a la policía por parte de la sociedad…
Sin embargo, la otra reflexión que nos deja este caso no es tan positiva… Antonio Ángel Ortiz Martínez, que así se llama el detenido, no era nuevo en la delincuencia, pero sobre todo no era nuevo en esta brutalidad. Ya había sido condenado por el secuestro y violación de una niña de 6 años a finales de los 90, delito por el que cumplió sólo siete años. Así estaba la ley entonces, que permitió que este individuo saliera a la calle para volver a cometer el que personalmente creo que es el delito más repugnante que existe: la violación de una niña o un niño…
La policía, al parecer, tiene pruebas de que Antonio Ortiz había secuestrado y violado, al menos, a cinco menores y lo intentó con otras tres niñas más. Todas tenían entre 5 y 11 años. No sólo ha de existir una maldad incalculable en lo que ha hecho este pederasta, sino que su enfermedad impide la rehabilitación.
No es una opinión personal, hay multitud de expertos forenses que aseguran que este tipo de delincuentes tienen un porcentaje altísimo de posibilidades de volver a delinquir. Así lo hizo Antonio Ortiz y lo volverá a hacer, con casi toda seguridad, si algún día cumple su condena y sale de la cárcel. Algo que seguro hará, ya que tiene sólo 42 años y en unos más estará fuera.
Es así de duro y así de difícil de asumir: hay problemas que no tienen solución.

Compartir

Acerca del autor

5 Comentarios

  1. Klaus 28 septiembre, 2014 at 8:39 pm

    Por supuesto que hay que estar agradecido con la policía por haber cogido a este … (cómo padre de 5 hij@s me falta calificativo). Pero son parte de un todo, y este todo ha fallado a la hora de dejarlo en libertad en los 90, igual que falla en tantas ocasiones. Que no utilicen esto para echarse flores, por favor. Han hecho su trabajo, y ya era hora.
    A los policías e investigadores como individuos: Muchas Gracias!!

  2. ELENA 26 septiembre, 2014 at 1:47 pm

    Estos son los casos que deberian hacer dimitir a un ministro de justicia. Esto y no el falso orgullo infantil de “o se juega como yo quiero o abandono la partida…” de una ley inutil e insignificamente para la sociedad. Pues que le vaya bien señor, y tenga cuidado no le de la puerta en el culo al salir.

  3. Cristina 25 septiembre, 2014 at 6:54 pm

    Efectivamente es lamentable la situación de desamparo e impotencia que deben sentir las pobres familias de estas victimas sin voz.
    Y más aún tener unos “gobernantes” que se permitan el lujo de entretenerse con leyes y no leyes que destierran intereses de unos y otros mientras que otros temas quedan en el olvido abandonados porque no parece beneficiar a ninguno de ellos. Es inaudito y desgraciamente así seguimos.

  4. Enara 25 septiembre, 2014 at 12:40 pm

    Repugnante el delito. Repugnante la actitud. Y más repugnante aun las leyes. Como pueden vivir tranquilos unos padres?

  5. guillermo grandal alonso 25 septiembre, 2014 at 9:26 am

    el problema en España es que para esta clase de tipos asquerosos, las penas de cárcel son irrisorias,
    cometen un delito grave y a los 4 días salen de la cárcel, mientras que en estados unidos si te cazan se te cae el pelo
    un cordial saludo

Deja tu comentario