Miercoles, 18 de Octubre del 2017
LOS TACONES DE OLIVIA

EL EDITORIAL: “Chivos expiatorios.”

Nuria Roca Granell 7 octubre, 2014 NURIA ROCA 1 comentario

IMG_3267.JPG

Lo de la tarjetas opacas de Caja Madrid está muy mal, sí. Lo hemos dicho aquí, le hemos dedicado mucho tiempo y más de un editorial en denunciar a estos beneficiarios, que gastaron con poca medida el dinero de una Caja a la que contribuyeron a hundir.
Todos los medios de comunicación le estamos dando una gran cobertura al tema y así tiene que ser. Sin embargo, creo que se trata de un caso que está viniendo muy bien a los partidos políticos y puede que los 86 portadores de esas tarjetas se conviertan en un chivo expiatorio para presumir de lo que se carece. Me explico. Observo la vehemencia con la que algunos líderes de los principales partidos piden explicaciones, obligan a dimitir o cesan directamente a estos nuevos “enemigos públicos”. Se les llena la boca a algunos líderes diciendo que van a expulsar, que hay que perseguir, a aquellos de su partido que hayan utilizado estas tarjetas. Y creo que así debe ser, pero siempre.
No se puede ejemplarizar demonizando a estos directivos y mirar para otro lado con casos mucho más importantes, aunque no sean tan contundentes. Los Ere, el caso Barcenas, alcaldesas presuntamente corruptas sin paliativos, presidentes de comunidad autónoma que no se enteraban nunca de nada… Casos realmente relevantes sin que nadie sea cesado, obligado a dimitir o expulsado de dichos partidos.
Estoy muy de acuerdo con este comportamiento de los partidos en la denuncia y en las expulsiones, faltaría más, pero creo que lo de las tarjetas les está viniendo muy bien a algunos para mostrar una postura inflexible contra la corrupción que tiene más de pose que de realidad.
Una buena excusa para aparentar lo que no se es.

Compartir

Acerca del autor

1 Comment

  1. guillermo grandal alonso 7 octubre, 2014 at 12:31 pm

    los políticos nuria es la nueva clase social de este siglo igual que como lo fueron los condes y los marqueses en pasados siglos
    un cordial saludo

Deja tu comentario