Martes, 26 de Septiembre del 2017
LOS TACONES DE OLIVIA

EL EDITORIAL: “Algo es algo.”

Nuria Roca Granell 15 octubre, 2014 NURIA ROCA No hay comentarios

IMG_3305.JPG

No hace tantos años era el gurú de la economía, el autor de milagro que colocó a España en la elite del bienestar. Parecíamos los más ricos del lugar y mirábamos por encima del hombro a alemanes, franceses o ingleses. Menudos éramos nosotros. Nuestro piso, nuestro buen coche, el apartamentito en la playa… Y todo gracias a él y a sus ocho años como vicepresidente económico con Aznar.
Un distanciamiento de éste le hizo perder el pulso por la sucesión en detrimento de Rajoy, pero un hombre de semejante trayectoria tenía que ocupar un cargo a su altura y fue nombrado Director del Fondo Monetario Internacional y tras su salida de este organismo se fue a presidir Caja Madrid y Bankia.
Sin entrar en detalles pormenorizados, digamos que aquella maravilla económica de España era un espejismo que nos ha traído hasta donde estamos; del FMI salió tras una gestión que años más tarde fue definida por la propia institución como desastrosa y tampoco hace falta mucha memoria, ya que la tenemos muy reciente, de la calamidad de su paso por Caja Madrid y Bankia…
Aquel iluminado de la economía, qué cosas, declarará pasado mañana en la Audiencia Nacional como imputado por el supuesto uso fraudulento de las tarjetas opacas de Caja Madrid, y el PP se está planteando, o al menos no descarta según su portavoz, expulsarle del partido. Rodrigo, quien te ha visto y quien te ve…
El caso también nos puede servir de ejemplo para entender que este país ya no es, como ha sido durante tanto tiempo, un lugar impune para los corruptos. Sí, ya sé que falta mucho, que todos la que la hacen no la pagan, pero los hay poderosos a los que la ley también pasa por encima. Me quedo con eso. Barcenas está en la cárcel, un presidente de una Comunidad autónoma como Jaume Matas también está en prisión, por allí también ha pasado Blesa y hay procesos abiertos donde en la lista de imputados aparecen nombres ilustres, íncluido el de una Infanta y su distinguido esposo.
Es poco, sí, para los muchos desmanes que se han cometido, pero hace no tantos años sería impensable pensar que cualquiera de estos presuntos ladrones de guante blanco iban a pasar por el banquillo. Algo es algo.

Compartir

Acerca del autor

Deja tu comentario