Sábado, 18 de Noviembre del 2017
LOS TACONES DE OLIVIA

EL EDITORIAL: “…y si le ponemos su nombre al aeropuerto?”

Nuria Roca Granell 16 octubre, 2014 NURIA ROCA 3 comentarios

IMG_3308.JPG

Es muy difícil juzgar a los dirigentes sin perspectiva. A menudo se cometen errores cuando no injusticias al valorar la labor de un político sin que hayan transcurrido años para comprender aquello que hizo en un momento determinado.
La historia está llena de ejemplos de dirigentes discutidos en su momento a los que la historia ha dejado en un lugar de privilegio entre los grandes estadistas. Desde Churchill a Gorbachov pasando por otros ejemplos más cercanos como el de Adolfo Suárez, discutidísimo durante su mandato e indiscutible cuando el tiempo nos ha hecho comprender su importancia como Presidente del Gobierno. De quedarse sólo, sin apoyo de nadie y recibiendo críticas de todo el mundo, a ponerle su nombre al aeropuerto más importante de España…
Es posible, con estos antecedentes, que dentro de unos años todos estemos equivocados y consideremos a Artur Mas un político visionario que consiguió la libertad de su pueblo y eso benefició a todos los catalanes, que consiguieron una vida mejor, sin que un estado demoníaco les robase e impidiera el desarrollo de una sociedad oprimida hasta que él la liberó…
Pues a lo mejor eso es lo que contarán nuestros nietos cuando recuerden a aquel dirigente bien parecido que hablaba de maravilla y sonreía de forma seductora. A lo mejor eso será así algún día, pero en este momento Artur Mas es uno de los gobernantes más esperpénticos que se pueden imaginar. Ha llevado su apuesta, a sabiendas, a un callejón sin salida. Ha frustrado la ilusión de un montón de gente que él mismo fomentó. Ha patrocinado un proyecto imposible hasta el último minuto y después ha dejado tirados a sus compañeros de viaje.
En este momento pretende celebrar una encuesta con urnas, una farsa de referéndum, una caricatura de proceso. Ha enfrentado a los ciudadanos que debería gobernar y ha pilotado un coche a toda velocidad directamente contra un muro.
Hay mil metáforas que explicarían a este gobernante que ahora está solo.
A lo mejor, el resto del mundo se equivoca, y en un lejano día del futuro le ponen su nombre a un aeropuerto. La historia es así de caprichosa, pero en estos momentos y en mi opinión, Artur Mas es un político desastroso.

Compartir

Acerca del autor

3 Comentarios

  1. María 22 octubre, 2014 at 8:38 pm

    Me ha encantado este post. Vivo en Catalunya y estoy 100% de acuerdo.

  2. guillermo grandal alonso 16 octubre, 2014 at 6:12 pm

    mira nuria conozco a un cónsul catalán muy buena persona que le pregunto por este tipo y me responde ¿ de quien me hablas ? hay mucha gente en Cataluña que le tiene pánico a Arturito
    un cordial saludo

    • María José Reche Mañas 23 octubre, 2014 at 10:46 am

      Hola, Nuria!
      iPobre Arturito! Si quiere dejar huella en la historia de Cataluña y España, lo va a conseguir. Pero no como él quiere.

Deja tu comentario