Sábado, 24 de Junio del 2017
LOS TACONES DE OLIVIA

EL EDITORIAL: “Políticamente Incorrecto.”

Nuria Roca Granell 6 noviembre, 2014 NURIA ROCA 1 comentario

IMG_3414.JPG

Alfonso Guerra se va de la política. Y con él se va parte de la historia reciente de España. Los más jóvenes no sabrán de la importancia de este personaje y sobre todo de su popularidad. Los que tienen menos de 20 posiblemente no sabrán ni siquiera quien es, pero los mayores de 40 sabemos que Alfonso Guerra fue posiblemente el político más popular que hubo en España durante un par de décadas… Alfonso Guerra era el poli malo en contraposición a Felipe González…
Ese andaluz del pueblo que detrás de un atril en un mitin era completamente indomable. Cuando las cosas iban mal para el partido allí estaba él tirando de muchas veces de demagogia para movilizar masas con mensajes claros para muchos millones de españoles que no hacia tanto tiempo que habían salido de una España triste en blanco y negro.
Guerra hablaba de “descamisaos” ese grito de “¡Qué viene la derecha!” como el que hablaba de la peste… O aquella frase, poco antes de ganar las elecciones del 82 nada menos que con 202 diputados en el Congreso en la que anunció aquello de “Vamos a dejar España que no la va a conocer ni la madre que la parió”…
Alfonso Guerra era simplemente Guerra. Y Guerra ha sido un político de una clarividencia extraordinaria. Fue uno de los redactores de la Constitución, hombre clave en la transición y vicepresidente del gobierno que modernizó España desde 1982 hasta 1991… Habilidoso, mordaz, sarcástico, temido, Guerra fue además un gran director de campañas electorales para su partido.
Cuentan las crónicas que un caso de corrupción le obligó a dimitir, si bien un distanciamiento ideológico con Felipe González tuvo bastante más que ver en aquella salida del gobierno. Su hermano Juan ocupó un despacho en la delegación de gobierno de Andalucía sin ser ni siquiera funcionario y desde allí se aprovechó para hacer negocios. A Alfonso Guerra le vapulearon, seguramente con razón, en los medios aunque aquello judicialmente quedó en nada.
Casi 40 años como diputado y más de medio siglo en la política activa dan para mucho. Luces y sombras; amores y odios, pero con Guerra se acaba una forma de hacer política más viva, menos correcta, seductora e irreverente. Se va el último rockero, el único superviviente del parlamento democrático y, por tanto, una parte de nuestra historia.

Compartir

Acerca del autor

1 Comment

  1. guillermo grandal alonso 6 noviembre, 2014 at 7:04 pm

    de lo socialistas nuria mi opinión es negativa la ucd fue un gobierno modelo
    un cordial saludo

Deja tu comentario