Viernes, 28 de Abril del 2017
LOS TACONES DE OLIVIA

EL EDITORIAL: “Ofendidos a la primera de cambio”

Nuria Roca Granell 13 noviembre, 2014 NURIA ROCA 5 comentarios

IMG_3439.JPG

Tendemos a ofendernos con cierta facilidad. Y desde que las redes sociales son una forma de opinión pública más aún. En el fondo esa forma de describir Twiter o Facebook como un inmenso patio de vecinos me parece muy precisa. Lo que ocurre es que cuando un patio de vecinos con sus opiniones y cotilleos tiene semejante tamaño todo se amplifica de tal manera que los bulos se convierten en verdad una vez que se repite en las redes sociales.
Miro a una mujer bellísima en ropa interior en los diarios y me entero de la última polémica generada en Twiter como consecuencia de esa manera tan rápida de ofendernos que tenemos y a la que me refería al principio…
La mujer se llama Myla Dalbesio y ha protagonizado la última campaña de ropa interior de la marca Calvin Klein. La polémica se generó después de que se interpretara que Dalbesio estaba publicitado ropa de tallas grandes, ya que tiene una 42, que es una talla muy normal para cualquier mujer de la calle, pero más grande que la habitual en las modelos de lencería que apenas llegan a la 36… La red se colmó de mujeres ofendidas, de acusaciones a la marca de ofensas a la mujer y de promover la anorexia… Todo esto corrió como la pólvora en Twiter por todo el mundo sin que nadie se parase a pensar que toda esa polémica se fundaba en una interpretación equivocada de la campaña o más bien en una mentira.
El caso es que la citada modelo tiene una talla 42, pero no anuncia tallas grandes sino la ropa interior de esta marca que va desde la S a la XL. La única diferencia es que, en esta ocasión, en vez de escoger a una modelo de talla S eligieron una modelo de talla grande. Es decir, que la marca hizo exactamente lo contrario a aquello por lo que se la crítico: eligió a una mujer con un cuerpo más próximo a la normalidad que a esa delgadez extrema tan poco habitual en la mujer de la calle…
El ejemplo de esta publicidad sirve para valorar en su justa medida todo aquello que sucede en las redes sociales. Lo que pasa en Twiter muchas veces no es lo que realmente pasa, a veces ni siquiera se parece. La gente suele interpretar los hechos y los convierten en algo diferente cuando no justamente en lo contrario.

Compartir

Acerca del autor

5 Comentarios

  1. matilde 17 noviembre, 2014 at 12:00 pm

    Pues yo a la chica la veo estupenda, ni me había planteado que tuviera una talla grande, la veo con un tipazao increible, que ya quisiera yo que tengo talla pequeña (soy plana como una tabla)

  2. Ana Belén García 14 noviembre, 2014 at 8:22 am

    En su justa medida, es justo la clave.

    Van a tener que poner una asignatura en el colegio sobre como interpretar bien las cosas o como ser bien pensados. En EEUU, ya están implantando enseñar a los niños a disfrutar el “ahora” y disfrutar y luchar por lo que tienen y quieren, me parece genial para el mundo que estamos viviendo con tanto acceso a todo, que es maravilloso por otro lado.

    Aquí mi pequeña reflexión.

    Buen viernes Nuria!

  3. Cristina 13 noviembre, 2014 at 9:46 pm

    Totalmente de acuerdo; el problema de las ofensas suelen ser los adjetivos calificativos, me explico la obviedad; esta chica o aquella o la otra son ‘tallas’ sin más, ni grandes ni pequeñas ni extra-nada. Hasta que las mujeres que se ofenden (que habitualmente suelen tener algún tipo de problema) no entiendan eso, seguirán las ‘ofendidas’.
    El ojo de una persona sana ve eso, tallas diferentes pero ni mejores ni peores por ser S, M o L. El atractivo no reside en los cms de menos o de más. Gracias por tus posts y seguir actualizando.

  4. jmgjmm 13 noviembre, 2014 at 7:01 pm

    El caso es criticar y hablar de los demás mal, como dice el refrán vemos más la paja en ojo ajeno que la viga en el propio.

  5. Judit 13 noviembre, 2014 at 5:32 pm

    Encertadissima, com sempre.

Deja tu comentario