Martes, 23 de Mayo del 2017
LOS TACONES DE OLIVIA

EL EDITORIAL: “…ya no hay vuelta atrás”

admin 13 abril, 2015 NURIA ROCA No hay comentarios

  

  

No había tenido tiempo la pasada semana de opinar sobre esa noticia tan desagradable que se produjo en el pueblo madrileño de Casarrubuelos… 

Ya saben: unos cuantos profesores y la directoral del colegio público tenían un grupo de Whatsapp en el que se referían a algunos alumnos e incluso a sus padres y otros profesores de manera vejatoria, con expresiones inadmisibles y en muchos casos crueles… 

Es evidente que las expresiones que decimos de forma privada no pueden servir para sacar conclusiones sobre cómo somos o lo que sentimos… Me parece muy difícil que alguien después de publicada su privacidad no quedase en entredicho ni moral, ni intelectualmente. Todos decimos algunas barbaridades en determinados contextos que no son aceptables… 

Sin embargo, en este caso, y aunque haya una traición intolerable en quien haya publicado los mensajes, las cosas no pueden quedarse como están… El desprecio con el que algunos profesores se refieren a los niños ya no tiene marcha atrás y es inviable que puedan seguir dando clases. 

No quedará por tanto más remedio que que la autoridad académica correspondiente expulse o al menos traslade de ese centro a otro a la directora y los profesores implicados… De hecho hoy hemos sabido que la directora ha sido cesada de sus actividades en el centro y otros cinco profesores expedientados…

Desde ese punto de vista, me parece un caso muy interesante: es lamentable que algo privado se conozca, pero una vez conocido ya no hay vuelta atrás… 

Hay otros ejemplos más cotidianos: como por ejemplo que tu pareja te mire el móvil, algo intolerable, pero si sucede y después de hacerlo descubre una infidelidad, tampoco podrías extrañarte de que te dejase… Puede que tu jefe no deba saber lo que opinas de él, pero una vez que lo sabe a lo mejor es procedente un despido… 

Hay decenas de ejemplos que ilustran de manera diferente la misma paradoja: no se debería haber sabido, pero una vez sabido ya no hay vuelta atrás.

Compartir

Acerca del autor

Deja tu comentario