Lunes, 01 de Mayo del 2017
LOS TACONES DE OLIVIA

EL EDITORIAL: “Absolutamente Obsceno”

admin 17 abril, 2015 NURIA ROCA 1 comentario

  

 

Decenas de cámaras se agolpaban en una acera del barrio de Salamanca de Madrid esperando captar una imagen inédita en España, algo por lo que nadie hubiera apostado hace tan sólo una semana y que imaginada por cualquiera hace unos años hubiera sido simplemente ciencia ficción… 

Rodrigo Rato ha sido detenido y a eso de las ocho y media de la tarde salía de su domicilio sin esposar pero acompañado por agentes que le introducían en un coche de la policía. Esta madrugada, hace unas horas, y después de tomarle declaración era puesto en libertad… 

Definitivamente, con esa imagen de un hombre sin corbata al que un policía ayudaba a introducir la cabeza en el coche, se escenificaba el ocaso del que ha sido un dirigente emblemático en este país. Ministro de Economía y Hacienda, Vicepresidente del Gobierno y el hombre que estuvo a punto de ser el Presidente de España… Un símbolo del Partido Popular, respetado, casi un gurú de la economía, un faro ideológico liberal… 

Ver ahora en la hemeroteca a los principales líderes del Partido Popular elogiar al hombre milagro, como le denominaban, es algo que sonroja… Es obsceno escuchar al propio Rato hablar de moral…

Él, Rato, se acogió a la amnistía fiscal y ahora se le acusa de fraude, blanqueo y alzamiento de bienes. Ya dirán los jueces si es no no culpable, pero tan sólo su detención deja patas arriba la política española y hace un daño, seguramente merecido, al Partido del Gobierno… 

Y a partir de aquí, la duda: es muy difícil, verdaderamente, confiar en un país en el que el que fue su vicepresidente del gobierno y ministro de hacienda es detenido por blanqueo; si bien, también es cierto que merece la pena confiar en un país en el que algunos poderosos no son ni tan poderosos ni tan impunes como se creen.

Compartir

Acerca del autor

1 Comment

  1. María José 20 abril, 2015 at 1:49 pm

    Hemos tenido al lobo al cuidado de las ovejas,… de unas pobres ovejas que no tenemos más que una nómina, y de las que no podemos desviar ni un céntimo. En fin,… ¡qué personaje!

Deja tu comentario