Lunes, 24 de Abril del 2017
LOS TACONES DE OLIVIA

EL EDITORIAL: “…sin explicación”

admin 21 abril, 2015 NURIA ROCA 3 comentarios

  

 Ayer un niño de trece años mató de una cuchillada en el abdomen a un profesor. Instantes antes había disparado con una ballesta a otra profesora y había herido a una alumna en una pierna. Y un poco después cuando un amigo le pidió que parase también le apuñaló. 

Éstos son los hechos y a partir de aquí llegan las preguntas, la mayoría sin respuesta o al menos sin una única respuesta. La primera es qué ha fallado en el sistema para que un niño pueda cometer un acto semejante. Quién no le prestó la atención necesaria, el centro o la familia? Qué provocó su odio? Es un enfermo? Es un asesino? La culpa es sólo suya? Por qué tenía una ballesta?… 

Y a todo esto se suma,  además, el debate sobre la impunidad penal del niño, que al ser menor de catorce años no puede ser imputado… 

No sé contestar a ninguna de esas preguntas, salvo con opiniones improvisadas, lo que sí tengo claro es que a pesar de ser un hecho aislado tiene que hacernos reflexionar sobre de qué forma atendemos y educamos a nuestros hijos. En casa y en el colegio. No hay antecedentes en España de algo similar, es cierto, pero las agresiones de hijos a padres no paran de crecer, por ejemplo. Los profesores piden continuas bajas por depresión después de ser incapaces de imponer una mínima disciplina en la aulas y muchos pasan miedo cada mañana en clase… 

Claro que es una excepción que un niño de trece años mate a un profesor, pero la violencia entre los adolescentes comienza a ser demasiado habitual… Hay expertos que desde hace años están poniendo el dedo en la llaga del error que ha supuesto un tipo de educación en el que la disciplina no ha sido un valor primordial. Niños con nula tolerancia a la frustración que llegan a la adolescencia sin que nadie haya osado a decirles no. Pequeños monstruos que asustan en los parques, en las aulas, en las casas…  

Lo de ayer no tiene explicación, es un hecho aislado, no se le puede buscar motivaciones ni en videojuegos, ni en series de televisión, ni en sus supuestas aficiones paramilitares… Pero ese terrible ejemplo no puede caer en el olvido por tratarse de un hecho aislado.    

Compartir

Acerca del autor

3 Comentarios

  1. Nuria González 30 abril, 2015 at 9:11 pm

    Bravo por el editorial!!!

  2. B 24 abril, 2015 at 12:50 pm

    Es difícil saber de quién es la culpa, no me atrevería a decirlo. Lo que sí es cierto es que internet es un arma de doble filo y muchos niños, lamentablemente, pasan muchas horas allí. Allí encuentran violencia, gore, pornografía y todo esto consumido sin control en un cerebro que está formándose puede ser peligroso, sobre todo si no recibe otros estímulos positivos. Creo que es fundamental la educación en valores aunque parezca algo rancio del siglo pasado. Con esto me estoy refiriendo, a que, por lo menos, si los dos padres trabajan y no pueden estar con ellos durante el día, cenar con los niños cada noche, preguntarles lo que han hecho, como han pasado el día, quienes son sus amigos, alabar las buenas acciones que hayan hecho ese día ellos o sus amigos, hacer que se examinen cuando se hable de un mal comportamiento, enseñarles honestidad, empujarles a leer, a hacer nuevas preguntas a revisar las antiguas,a que sean compasivos, a que se esfuercen en comprender a los demás, que reflexionen antes de actuar pero que la duda no les paralice, que lleguen a territorios desconocidos y los exploren, enseñarles a soñar a crear a vivir, en definitiva, a construir su espíritu. Para eso estamos. Y aunque luego cada uno tiene su corazoncito, jugamos un papel muy importante. No basta con comprarles el mejor ordenador, una casa estupenda y una chica buenísima que se ocupe de todo, hay algo que solo pueden hacer los padres. Es una labor de largo recorrido, de un día tras otro. Yo vivo fuera de España y en España no estamos tan mal, quizá por la tradición católica de educación (que conste que yo no voy a misa, no van por ahí los tiros), o quizá porque somos mas familiares sin mas. Los niños en e país en el que vivo tienen esa falta de valores, les falta la familia.
    En cuanto a la edad penal, me parece justo que sean inimputables por debajo de 14 años. Un niño no puede ser responsable, y es cierto que a veces es difícil saber cuando uno deja de ser niño pero hay que poner la barrera en algún sitio.

  3. guillermo grandal alonso 21 abril, 2015 at 9:12 pm

    nuria los culpables somos nosotros por la educación que le hemos dado a los hijos permisiva , y el mal ejemplo que dan los padres de mi generación a los hijos , cuando yo era un niño se respetaba a los profesores, no existían estos casos, hay que vovlver a dar un paso hacia atrás para dar uno adelante
    un beso chiquilla

Deja tu comentario