Domingo, 20 de Agosto del 2017
LOS TACONES DE OLIVIA

EL EDITORIAL: “Atención, ¡PELIGRO!”

admin 30 abril, 2015 NURIA ROCA, Sin categoría 3 comentarios

   

Cuentan testigos de aquella época que al principio, cuando no se conocía apenas nada del SIDA, salvo que era una enfermedad que destruía hasta la muerte a aquellos que se contagiaban, que algunos la consideraron una bendición… Tal cual. 

Una bendición pues para algunos creyentes católicos recalcitrantes esa enfermedad era un castigo divino a comportamientos desajustados de la moral. 

Aquel virus mataba sólo a la parte enferma de la sociedad, drogadictos y maricones, así que en cierto modo era una especie de limpieza de las malas hierbas… Eran finales de los 70 y principios de los ochenta y el SIDA era una enfermedad mortal de necesidad de la que se sabía poco y hasta existían dudas de si se podría contagiar dándole la mano a un enfermo… 

La ciencia fue descubriendo algunos remedios, que normalizaron la vida de los enfermos, y sobre todo descubrió que el virus atacaba por igual a hombres y mujeres, a negros que a blancos, a altos que a bajos, a homosexuales y heterosexuales, a jóvenes o a viejos… El estigma social de aquellos primeros enfermos se fue diluyendo hasta la normalidad de nuestros días… O eso creíamos todos, o casi todos. Y por eso nos sorprendíamos ayer, me sorprendía escuchar la información en la que me enteré de que en algunos países de la Unión Europea, Francia entre otros, los homosexuales no pueden ser donantes de sangre. Y no sólo eso, sino que el Tribunal Superior de Justicia de la Unión Europea dictaminó ayer de forma demasiado ambigua que esa prohibición “puede resultar justificada”, dejándola en manos del país correspondiente… si bien la sentencia deja claro que “es preciso demostrar que estas personas están expuestas a un riesgo elevado de contraer enfermedades infecciosas graves”… Se trata de una sentencia discriminatoria en la que queda claro que el colectivo gay es potencialmente peligroso. Qué barbaridad!

Me suena a estigma y me suena a un retroceso de décadas. 

En este sentido en España vamos muy por delante. Se analiza la sangre y si la persona está sana puede donarla. Así de simple. 

En riesgo, señores del tribunal, según la ciencia, estamos todos o no, pero no depende de la persona con la que nos acostamos. El riesgo, señores está en las practicas sexuales, seamos homosexuales, bisexuales o heterosexuales, no en la orientación sexual.

Que manera tan lamentable de criminalizar desde las instituciones. Qué pena. 

Compartir

Acerca del autor

3 Comentarios

  1. Beltane 30 abril, 2015 at 3:39 pm

    Me parece una gigantesca estupidez por parte de nuestros mandamases este temor a la sangre de un homosexual…. Ser gay o lesbiana es una condición de libre elección y para nada una enfermedad contagiosa. Tienen el mismo derecho que cualquier ciudadano de a pie de donar sangre si ellos quieren hacerlo, en pleno siglo XXI tenemos las herramientas para que si cualquier persona homo ó hetereo no puede donar por enfermedad no pueda hacerlo, pero desde luego esto me parece una política de la edad media y humillante!

    Pues que no me dejen donar a mi que tengo colesterol… y eso tb puede provocar la muerte ¿no?

    Un besazo!!

  2. Ginger 30 abril, 2015 at 2:03 pm

    Hola Nuria:

    Yo cuando empezamos oír hablar del sida era muy joven, la década de los ochenta es de la que guardo mejor recuerdo. Me parece un poco vergonzosa y retrograda la sentencia de Francia en cuanto a los homosexuales se refiere, lo más lógico es que si das sangre se analize de que ésta sea de una persona totalmente sana, sea cual sea su orientación sexual o cualquier otra cosa, me parece un poco patético esta manera de “rizar el rizo” saludos desde Valencia

  3. guillermo grandal alonso 30 abril, 2015 at 1:19 pm

    que se yo que les hagan 1º un análisis de sangre a las personas antes de donar sangre
    un beso chiquilla

Deja tu comentario